Atractivos culturales de Acámbaro

1. Templo de San Francisco y su Claustro

 

El templo fue construido en el siglo XVll, de estilo neoclásico. El convento se edificó en el siglo XVlll, con estilo barroco elegante sombrío. Tiene un hermoso patio encuadrado por 16 pilares que forman una gran arquería, además de una importante fuente de piedra en el centro resaltada con una hermosa imagen religiosa. Siendo este el centro y el símbolo del catolicismo acambarense. El templo parroquial de San Francisco de Asís, tiene en su interior en las partes laterales, tres altares en ambos lados, y dos más en los cruceros. Están tallados en fina filigrana, y sus columnas forman nichos abiertos. Junto al brazo del crucero izquierdo, sujeto al muro, con comunicación a través de los muros, está un pulpito tallado en madera de caoba, tallado en el siglo XVIII, también de estilo barroco. Tiene en su exterior seis pinturas al óleo en  forma de medallones, representando algunos padres de la iglesia, entre ellos San Agustín, San Ambrosio, San Juan Crisóstomo.

 

Al fondo del templo, el altar mayor, adornado con 6 seis columnas de cantera labrada, con molduras verticales y otros labrados de orfebrería. En la parte alta de dicho altar, colocada en un nicho abierto, una escultura de madera, que representa a san Francisco de Asís, patrón titular de la parroquia nombrado desde el día de la fundación de Acámbaro.

 

 

2. Templo del Hospital

 

En 1532 Sebastián Ramírez de Fuenleal, presidente de la Segunda Audiencia, ordenó la creación del “Hospital Real de los Naturales para los Pobres Enfermos y así mismo para los Caminantes”, que cuatro años más tarde avalaría Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán.

 

El templo tiene una preciosa portada plateresca decorada con dos columnas y los relieves de San Pedro y San Pablo apoyándose sobre serpientes, que simbolizan la muerte; su función es impedir la entrada al templo a quienes intenten cruzar el umbral del paraíso -representado por el arco- sin buena fe. En el interior destacan el púlpito y el baptisterio, ambos tallados íntegramente en piedra.

 

El complejo (convento, parroquia y templo del hospital) está circundado por el atrio parroquial, actualmente una pequeña plaza famosa por su fuente decorada con motivos taurinos, que fue construida para conmemorar la primera corrida de toros realizada en la Nueva España del siglo XVI.

 

3. Santuario de Guadalupe

 

Vale la pena contemplar su interior con cuatro frescos del pintor Pedro Cruz, en los que detalla cómo fue el arribo de la orden franciscana a tierras de América, así como la construcción del Convento de San Francisco, en la sacristía se hayan tres pilastras esculpidas en cantera y una pintura del siglo XVIII, que representa el árbol genealógico de la Virgen de Guadalupe. Este santuario se localiza entre la avenida Hidalgo y el Andador Juárez.

           

4. Templo Expiatorio o de la Promesa

 

Construido a mediados del siglo XIX, durante esa época se había desatado una epidemia que comenzaba a diezmar a la población, por lo que los habitantes prometieron levantar un templo si se terminaba esa calamidad; al concluir la epidemia de inmediato los pobladores lo comenzaron a erigir. Tiene una fachada de estilo neoclásico. Se localiza a un costado del templo de San Francisco.

           

5. Templo de San Antonio

 

Construido en el siglo XVIII, dedicado a San Antonio de Padua, se localiza cerca de la avenida Hidalgo.

 

En su interior se puede contemplar el retablo central, adornado con vistosas maderas bañadas en un tinte plateado, uno de los templos más representativos de la ciudad. Posee una amplia nave y un atrio de gran atractivo.

 

Su estructura arquitectónica es de tipo sencillo de una sola nave rectangular y sin crucero. Cuenta con coro alto y una torre de dos cuerpos, su bóveda está dividida en tres partes. En el frente, en su parte alta está una hornacina con una escultura de cantera que representa a San Antonio de Padua con un libro abierto en la mano izquierda. Para darle más consistencia al muro frontal se le adhieren 2 dos contra fuertes. En una cara lateral interna del lado derecho tiene la inscripción “Por el favor de Dios Nuestro Señor, el M.R.P. Cura Fr. Pedro Herrejón se construyeron estos muros y se hicieron los demás trabajos de este templo. P.C. Octubre de 1904”

 

6. Templo de la Soledad

 

El Templo de la Soledad es de una nave de paredes planas mientras la cubierta es de bóveda de aristas dividida en tres tramos. Tiene coro alto hacia la entrada y ésta da a la plazuela, orientada hacia el norte.

 

La portada del Templo trabajada en piedra y de acuerdo con el diseño toscano del convento. Está formada por pilastras y entablamento, fieles al estilo mencionado.

 

 

7. Puente de Piedra

 

Obra monumental conformada por 9 arcos. Construido en 1751 sobre el Río Lerma. Su estilo es neoclásico y forma un conjunto armónico con cuatro monumentos en sus entradas y esculturas religiosas.

 

Los cuatro monumentos a las entradas del puente pudo servir a dos propósitos: el de confortar a los transeúntes y el de dar protección a la estructura arquitectónica sobre las aguas y sus crecientes, siempre en sentido religioso. Los pedestales son gruesos pilares en los que descansan enormes perillones y finalmente pequeñas esculturas figurativas.

 

Las esculturas religiosas que presiden los monumentos son de la Virgen de Guadalupe del Tepeyac y de San Francisco y otras de la Virgen y San José con el niño Jesús en brazos.

 

 

8. El Acueducto

 

Hacía el año 1527, Fray Antonio de Bermul localizó un manantial de aguas cristalinas en la sierra de Tócuaro, la cual decidió canalizar para el uso doméstico de la población, y fue que se inició la construcción que duro un año y el día 27 de septiembre de 1528, comenzó a llegar el agua de dicho manantial. Entre los años de 1774-79 se comenzó  a construir un acueducto de piedra, mezcla y argamasa con numerosos arcos los cuales son diferentes entre sí por su forma: ojivales, medio punto aplastado; fue terminado en el año de 1781.

 

Este estilo recuerda el estilo mudéjar y lo interesante de esta obra es que no obstante de ser una de las más antiguas de la república todavía le está prestando servicios a la población. Es digno de admirarse un arco que tiene una escultura en la parte superior y que es conocido como el “Arco de San José” además a esta arquería la complementaban numerosas pilas que existieron en la huerta de San Francisco, una pila de estas todavía está en buenas condiciones y se encuentra en el interior del mercado Hidalgo.

 

Se localiza en la avenida Hidalgo esquina con Leandro Valle.

 

 

9. Museo Acámbaro

 

Se halla aquí un importante tesoro arqueológico, ya alberga variadas piezas de la cultura de Chupícuaro, así como artesanías de la región y documentos históricos de la ciudad.

 

El Museo Local de Acámbaro fue fundado el 22 de Octubre de 1973, gracias a la iniciativa de un grupo de acambarenses encabezados por el Dr. Luis Mota Maciel, quienes convencidos de la riqueza arqueológica de nuestro municipio, buscaron apoyos municipales, estatales y la participación del Instituto Nacional de Antropología e Historia para este fin.

 

El Museo inicialmente se fundó en la Casa #3 de la calle V. Guerrero, posteriormente se cambió a la Casa # 78 en la calle Pino Suárez, el espacio con la Casa de la Cultura, finalmente durante la Gestión municipal 83-85 que se remodeló la casa en la esquina de Abasolo y Morelos, inaugurándose el actual edificio. La operación del Museo desde entonces es apoyada por el Gobierno Estatal a través del Instituto Estatal de Cultura y Municipal, así como, el Patronato Pro Museo de Acámbaro, A.C.

 

A solicitud del Gobierno del Estado y el propio INAH fue necesario que el Dr. Mota formara un Patronato para apoyar la fundación del Museo y registrar debidamente la colección de piezas arqueológicas de la Cultura Chupícuaro que había reunido al paso de los años.

10. Museo Waldemar Julsrud

 

Exposición de figuras de arcilla de representación de monstruos y animales prehistóricos. Encontradas en 1945 por el arqueólogo alemán, Waldemar Julsrud enterradas al pie del Cerro del Toro en las afueras de Acámbaro.

 

Eventualmente se encontraron 32,000 figuras y artefactos. La colección Julsrud verdadera o no es conocida y nombrada en diferentes partes del mundo. Con un valor artístico innegable.

 

 

11. Museo comunitario Fray Bernardo Padilla

 

Fue inaugurado el 24 de febrero de 1993 por autoridades del Estado de Gto. Esta obra es una realidad, gracias al esfuerzo y perseverancia de dos sacerdotes: el Sacerdote Agustino y originario del antiguo Chupícuaro Fray Bernardo Padilla y a quien en agradecimiento lleva su nombre por haber sido iniciador de la obra y el Sacerdote franciscano: Fray salvador Rangel Mendoza.

 

Este museo ha sido destinado para contener una muestra amplia de la cultura de Chupícuaro, su vida e historia.

 

12. Casa de la Cultura

 

Se ubica dentro de la cabecera municipal en la explanada Miguel Hidalgo en la calle M. Hidalgo, entre las calles Mariano Abasolo y Vicente Guerrero, la cual desarrolla programas culturales encaminados a la Danza Clásica, Artes Plásticas y Manualidades.

13. Fuente Taurina

 

La Fuente Taurina hecha de cantera gris ha causado curiosidad a los visitantes porque es única en su género, ya que, se trata de una obra civil, fue construida para conmemorar la primera corrida de toros en la Nueva España en el siglo XVI. Su ornamentación muestra en especial cuatro relieves con diversas escenas de la lidia de reses bravas, la corrida de un toro y el momento del quite por uno de los lidiadores, también se ve en otro relieve a un torero que se dispone a usar la “Desjarretadera” (Instrumento que usaban para cortar las piernas del toro).

 

Conocida antiguamente también con el nombre de la pila del Águila. Este apodo deriva del águila nacional que se le puso sobre el pedestal, al centro del depósito.

 

 

14. Fuente Morisca

 

Ubicada en el corazón del Mercado Hidalgo se encuentra la fuente de estilo Mudejar o Morisco, estos estilos hacen referencia a que tiene influencia árabe, recordemos que los árabes invadieron la península Ibérica varios años dejando su influencia en la música y por supuesto arquitectura. Este arte tan característico llega a América con la conquista.

 

Esta fuente pertenecía a los franciscanos y servía para sus huertos, data del siglo XVII.

 

15. Ermitas

 

Se erigieron con la finalidad de rezar durante el viacrucis de Semana Santa durante el siglo XVIII, aún se pueden admirar tres de las 14 que existieron en aquélla época. Ubicación: Av. Hidalgo, frente a la plazuela.

 

16. Reloj de Sol

 

En el área del Atrio común de los Templos de San Francisco y del Hospital se localiza el Reloj Solar, construido en el siglo XVI esta labrado en una piedra inclinada de forma cóncava semicircular, tiene grabados y muestra dos caras correspondientes a las temporadas de solsticios con los radios y la numeración para el horario. La columna es de orden toscano, fustre cilíndrico y una poma asomada por lo bajo de las esquinas del ábaco.

 

 

17. Monumento a Don Miguel Hidalgo

 

Se localiza en la plaza de armas de la cabecera municipal, tiene una altura de casi dos metros. El Cura Hidalgo empuña los restos de una cadena que simboliza la libertad del pueblo. Se localiza justamente en el lugar donde se le reconoce (a Hidalgo y Costilla) como Generalísimo de las Américas el 22 de octubre de 1810.

18. Momento Ecuestre a Don Miguel Hidalgo

 

Se colocó a la entrada de la ciudad de Acámbaro, y fue revelado en el marco de los festejos conmemorativos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana celebrados en el 2010, esta estatua del Padre de la Patria, porta en la mano derecha, el estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, basado en el lábaro que el cura Hidalgo tomó del Santuario de Atotonilco, para convertirlo en el lábaro de los libertadores. Fue el primer monumento ecuestre erigido a Don Miguel Hidalgo en México.

 

El autor de esta obra fue el escultor José Luis Padilla Retana.

Conoce más de Acámbaro:

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon