Coloquio 4

Señoras y señores:

Este martes 9 de octubre de 1990, en mi calidad de Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato, al igual que en los tres años anteriores, tengo el honor y la satisfacción de declarar inaugurado el Cuarto Coloquio Cervantino Internacional, punto de reunión de cervantistas prolíficos y receptivos, todos degustadores de la obra de Cervantes.

El Quijote, máximo logro de Miguel de Cervantes Saavedra, es, sin temor a equivocarme, un libro semejante a la Biblia en cuanto a su sabiduría, en cuyas páginas los hispano hablantes no dejamos de encontrar respuestas plenas de vigencia humana.

Rafael Corrales Ayala

p.8

 

Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato

ADOLFO SÁNCHEZ VÁZQUEZ nació en España en 1915 y estudió filosofía en la Universidad Central de Madrid. Debido a la guerra civil española se exilió a México en 1939. Fue docente en la Universidad Michoacana. En la UNAM (doctor en filosofía, 1966; profesor emérito) no sólo ha sido profesor, sino coordinador del Colegio de Filosofía y miembro del Instituto de Investigaciones Estéticas (premio de investigación, 1985). Es doctor honoris causa por la Universidad de Puebla (1984). Ha escrito, entre otros: El pulso ardiendo (poesía, 1942), Las ideas estéticas de Marx (1965), Filosofía de la praxis (1967), Etica (1969), Rousseau en México (1969), Estética y marxismo (1970), Del socialismo cienti7ìco al socialismo utópico (1975), Ciencia y revolución: el marxismo de Althusser (1978), Ensayos marxistas sobre filosofía e ideología (1983) y Ensayos marxistas sobre historia y política (1985). Es coautor de: Conciencia y autenticidad históricas (1968), Estructuralismo y marxismo (1970), La filosofía y Ias ciencias sociales (1976), ¡Exilio! (1977), Las revoluciones y Ia filosofía (1979) y Transparences. Philosophical essays in honor of J. Ferrater Mora (Nueva Jersey, 1981). Ha colaborado en distintas revistas, especializadas y de cultura general, mexicanas y del extranjero, entre las que pueden citarse: España Peregrina, Ultramar, Romance, Diorama de Ia Cultura, Cuadernos políticos, Thesis. Historia y Sociedad, El Machete, Universidad, Nexos, Dialéctica, Argumentos, Cathedra, Casa de Ias Américas de Cuba, Argumentos (España), Kulturni Radnile (Yugoslavia) y L ‘Homme et la Société (Francia). Del ruso tradujo los siete tomos de la Historia de Ia filosofía de M. A. Dynnik y ha escrito muchos prólogos. Ha sido incluido en la antología Poetas libres de Ia España peregrina en América (1947).

 

p.10

 

 

LA UTOPIA DE DON QUIJOTE

I

A UNQUE TODA creación literaria hunde sus raíces en el suelo nutricio de la sociedad de su tiempo, muestra siempre la capacidad de dialogar con los lectores de otras  sociedades y otros tiempos. Por ello, puede responder a sus preguntas en un interrogatorio inagotable.  Pero las preguntas para que puedan ser contestadas, tienen que estar dirigidas a la obra misma. Es decir, a un objeto que, una vez producido adquiere una vida propia, y por ello sobrevive a —y se independiza de— la vida de su autor. En nuestro caso, Ia obra que ahora nos proponemos interrogar es Don Quijote de la Mancha. Y nuestra pregunta se dirige no a lo que su autor se propuso poner en ella, sino a lo que encontramos —como lector— en la obra. Distinguimos, por tanto, entre las ideas encarnadas, formadas en la obra, y las ideas que el autor pretendió encarnar o formar. O también: entre sus intenciones y propósitos—si es que tenemos acceso a ellos— y sus resultados.

La historia de la literatura nos ofrece ejemplos aleccionadores de obras cuyas ideas se encarnan en ellas « a pesar de» o «contra» las intenciones o propósitos de su autor. Baste citar, en este punto, los casos ejemplares de Balzac, Tolstoi y, entre nosotros, José Revueltas. Y ello incluso aunque el autor manifieste expresamente sus intenciones, como hace Cervantes al declarar en el párrafo final de Don Quijote que: «no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros

p.11

 

Otras Notas: 

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon