(1) En la Plaza Madero y por varios años en el Centro Histórico ha permanecido la Fuente Florentina o de los Delfines que fue un regalo para México del Emperador Maximiliano de Habsburgo.