Mujeres en la historia: 

Luisa Martínez

Otra heroína, de origen humilde fue Luisa Martínez, la cual tenía un tendajón en el pueblo de Erongarícuaro, Michoacán, por los años de 1815 a 1816. Independentista convencida, servía a los guerrilleros insurgentes proporcionando noticias oportunas, víveres, recursos, y era correo de comunicaciones de los jefes superiores.

 

Sorprendido el correo de la Martínez, portador de cartas dirigidas a los guerrilleros, ella huyó; pero perseguida, hecha prisionera y encerrada en una capilla, hubo necesidad de que pagara dos mil pesos de multa y prometiese no volver a comunicarse con los libertadores. No escarmentó. Tres veces más se le persiguió, encarceló y multó hasta que no pudo pagar los cuatro mil pesos que se le exigían y fue fusilada en uno de los ángulos del cementerio de la parroquia de Erongarícuaro, el año de 1817.

 

Antes de morir, inquirió a sus captores: “¿Por qué tan obstinada persecución contra mí?, tengo derecho a hacer cuanto pueda en favor de mi patria, porque soy mexicana. No creo cometer ninguna falta con mi conducta, sino cumplir con mi deber”. Luisa Martínez cayó atravesada por las balas de los realistas.

 

Otras Notas: