Francisco Villa, antes de las Batallas del Bajío

A finales del mes de marzo, el Gral. Agustín Estrada  informó a Villa que Obregón “se le echaba encima con el Grueso de su Ejército”, por lo que le ordenó que se replegara a Querétaro, y logró reunir en Torreón 6 mil hombres de caballería y 2 mil de infantería para marchar hacia el Bajío.

 

Villa ordenó a su hermano Hipólito para que se apurara a realizar las gestiones para la introducción de un cargamento con material de guerra que se encontraba detenido en El Paso. Los trenes de la División del Norte salieron  de Torreón, Coahuila rumbo a Irapuato a finales de marzo.

 

En su camino a Irapuato, Villa fue sembrando la duda informando que tenía 32 mil soldados y sí avanzaría con el grueso de las tropas contra Diéguez y Murguía dejando solo un retén en el Bajío, misma  información que caía en manos del General Obregón.

 

Mientras que el general Felipe Ángeles, llega a Torreón a tratarse una herida en el pie. Anda tan dispersa la poderosa División del Norte, que se predice que cualquiera puede derrotar al general Villa.

 

Villa, tomó la estación del ferrocarril de Irapuato, los meses de marzo a mayo de 1915, aquí permaneció con sus tropas. Su carro-pulman servía de oficina; la tropa, pululando por las calles de la población, infundían temor en los pobladores que muchas veces fueron vejados por esa ola incontenible de los “Dorados de Villa”.

 

Álvaro Obregón y sus batallas previas

 

El general Álvaro Obregón, había sido designado jefe de las Operaciones del Ejército Constitucionalista, tomando la ciudad de Puebla, en enero de 1915, posteriormente va derrotando a los convencionistas hasta llegar a la Villa de Guadalupe, y posteriormente hace su entrada triunfal a la ciudad de México.

 

“Es una antigua ciudad (Celaya), con una población aproximada de 35,000 habitantes, situada en el extremo sur del Bajío de Guanajuato, sobre un terreno perfectamente plano, circundada por extensas labores en que se cultiva preferentemente trigo, y a través de las cuales corren, en distintas direcciones, acequias y pequeños canales, para el regadío de sus tierras.

 

La importancia estratégica de Celaya, consiste en que allí hacen conjunción las vías ferrocarrileras del Nacional, en un ramal que parte de Empalme González, del Central y la que va por Acámbaro y Morelia a Toluca. Es asimismo, un importante centro de producción Agrícola, donde pueden encontrar abastecimiento grandes ejércitos”: Álvaro Obregón.

 

Momentos previos a la batalla

 

Es el periodo más trascendental de la campaña militar, vísperas al choque de los dos formidables ejércitos; el villista y el constitucionalista. De este resultado dependía la suerte de la Revolución.

 

Durante la etapa de la Revolución Mexicana, en 1915, el general Francisco Villa, junto a la División del Norte, dominaba el centro y casi todo el norte del país, conservando frescas las jornadas victoriosas en Tierra Blanca, Ojinaga, Torreón, San Pedro de las Colonias, Paredón y Zacatecas.

 

Los constitucionalistas de don Venustiano Carranza, ocupaban la periferia de la República. Obregón, por su parte, confiaba en triunfar, pues contaba con un ejército cada vez más disciplinado y, principalmente, bien pertrechado y aprovisionado.

 

En el libro Memorias de Pancho Villa, se menciona:

 

Y es lo cierto en que en aquellas mismas horas Agustín Estrada y Abel Serratos me comunicaron el nuevo avance de Obregón, preguntándome que qué hacían, que ya el enemigo se acechaba encima de Celaya en muy grande número; a lo cual yo les contesté que Estrada se retrajera de Celaya a Salamanca y que me esperara allí, y que allí llegaría yo otro día siguiente llevándole todo mi auxilio… Así fue. Hice mi marcha de Torreón hasta Irapuato…

Otras Notas: