Decretan justa la indemnización a
herederos de Ignacio Allende

El  24 de octubre de 1823, el H. Congreso Constituyente de México, reconoció  los méritos del extraordinario el Generalísimo don Ignacio Allende, al expedir el siguiente decreto en el que se acordó compensar a sus herederos el valor del molino de su propiedad que le había sido confiscada por el gobierno español.

 

1°. El Gobierno compensará con finca o fincas u otros bienes nacionales a los herederos de don Ignacio Allende el valor del molino de éste, que el gobierno español le confiscó.

 

2°. Esta compensación se extiende del valor líquido percibido por la hacienda pública y también se deducirá el aumento que haya tenido en la venta al justo precio del molino siempre que dicho exceso haya dimanado de algún privilegio de la hacienda pública.

 

3º: Siendo esta gracia concedida   especialmente  en reconocimiento al   mérito extraordinario de Allende, no serviría de ejemplar.

(Texto íntegro)

 

En honor a Ignacio Allende, San Miguel el Grande es nombrado

“San Miguel de Allende”

 

El 8 de marzo de 1826, por Decreto del Congreso Constituyente del Estado de Guanajuato en honor del Generalísimo don Ignacio Allende y Unzaga, dice:

 

 “El Congreso Constituyente del Estado Libre de Guanajuato, bien convencido de que el Regimiento de la Villa de San Miguel el Grande, a esfuerzos del caudillo Ignacio   Allende,   fue   el   primero   en   proclamar   allí   y   en   toda   la   Nación   la Independencia de ella y deseando perpetuar la memoria de aquel héroe así como sus heroicos sacrificios y los del suelo donde vio la luz primera, decreta:  “Que desde el día que en la Villa de San Miguel el Grande, se jure la Constitución Política del Estado se titule: Ciudad de San Miguel de Allende”.

 

Tiempo después el 27 de septiembre de 1826, se jura la Constitución Política del Estado Libre de Guanajuato, en San Miguel el Grande y oficialmente recibe el nombre de San Miguel de Allende.

Otras Notas: