1 de diciembre: Día del Sufragio Universal



Antecedentes:


En el año 1931 el derecho al voto de las mujeres fue aprobado en España por las Cortes de la Segunda República. El 1 de octubre del 1931, el Pleno del Congreso aprobó por un total de 161 votos, el artículo de la Constitución de la República mediante el cual se establecía el sufragio universal, es decir el derecho al voto de las mujeres.


En las Cortes en ese momento sólo había tres mujeres: Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken. Fue precisamente Clara Campoamor quien luchó encarecidamente para que las mujeres al igual que los hombres pudieran votar.


El discurso de Clara Campoamor del 1 de octubre de 1931, tuvo una gran repercusión en aquel momento. Su discurso estuvo lleno de elementos en los que se resaltaba la gran importancia que había tenido la mujer a lo largo de los años. En él recordaba que cada persona como hijo de sus padres, recibe por partes iguales de uno y de otro, y por ello es producto de dos seres.


La discriminación para ella no tenía cabida: "Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho".


Gracias a su insistencia y tenacidad el 1 de diciembre se aprobó la Constitución que contemplaba por primera vez el Derecho al Sufragio Universal, gracias a la cual, las mujeres podían comenzar a votar. El derecho a voto de la mujer fue ejercido por primera vez en el año 1933.


Sufragio universal por países


Las fechas en las que el sufragio universal comenzó a aplicarse varía de unos países a otros a lo largo del mundo:


  • Francia: en el año 1944.

  • Venezuela: en el año 1947.

  • Estados Unidos: en el año 1965.

  • Japón: comenzó en el año 1945.

  • México: en 1953 se aplica el sufragio universal en todo el país.

  • Argentina: en 1949 se otorga el voto a las mujeres, siendo afectivo a partir del año 1951.

  • Alemania: en el año 1919, siendo revocado durante la Alemania nazi (1933-1945).

  • España: empezó a aplicarse en el año 1933, siendo revocado en la dictadura de Franco (1936/1939- 1975).



Historia del voto femenino en México




El 17 de octubre de 1953, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al artículo 34 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que aunque era una pequeña línea, fue el resultado de una larga lucha por el derecho de las mujeres a ejercer su derecho al sufragio

.

Dos años después, en julio de 1955, las mujeres mexicanas, emitieron por primera vez su voto para elegir diputados federales para la XLIII Legislatura.


Voto femenino fue una promesa de campaña


En 1952, el candidato a la Presidencia de la República, Adolfo Ruiz Cortines, prometió la ciudadanía sin restricciones para las mujeres durante un mitin de campaña en el que asistieron aproximadamente 20 mil mujeres.


Mujeres que fueron pieza clave


Esta lucha no podría haberse llevado a cabo exitosamente sin numerosas mujeres que participaron desde 1884 en protestas para exigir este derecho a sufragio:


Una de ellas, fue la periodista nacida en Taxco, Guerrero, Laureana Wright González, que en sus publicaciones Violetas del Anáhuac e Hijas del Anáhuac puso por escrito esta demanda.


En 1910, otro grupo importante fue el frente femenil antireeleccionista: “Las Hijas de Cuauhtémoc” que se vinculaban a Francisco Madero. Posteriormente las integrantes de este movimiento protestaron por el fraude en las elecciones y demandaron la participación política de las mujeres mexicanas.


Durante la promulgación de la Constitución Política de 1917, las mujeres fueron ignoradas por la inclusión de su derecho a votar, aunque sí existían lagunas sobre cuál era su papel en la sociedad mexicana.


Cinco años después, en 1923, la Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres convocó al Primer Congreso Nacional Feminista, que se reunió en la Ciudad de México, con la asistencia de 100 delegadas.


El primer estado en reconocer el voto para la mujer fue San Luis Potosí, gracias al Congreso Nacional Feminista al publicar un decreto que concedía a las ciudadanas de ese estado el derecho a votar y ser elegidas para las elecciones locales.