12 de Diciembre: Día de la Virgen de Guadalupe




Cada 12 de diciembre, los mexicanos celebran el Día de la Virgen de Guadalupe a quien se le tiene una gran devoción y por lo que millones peregrinos se reúnen año con año para celebrarla y agradecerle por los favores recibidos.


Según los relatos tradicionales, el 12 de diciembre de 1531, la Virgen María se apareció frente a Juan Diego por cuarta ocasión en lo que hoy es Cuatitlán en el Estado de México. La historia cuenta, que el indígena estaba en busca de alguien que pudiera ayudar a su tío enfermo, cuando se encontró en el camino a la Virgen, quien según la tradición, le informó que su tío ya estaba curado.


Según los creyentes católicos, ese día la Virgen María le pidió a Juan Diego que subiera a lo más alto del cerro del Tepeyac en busca de unas rosas, las cuáles tenía que reunir para llevarlas ante el obispo como una prueba de sus milagrosas apariciones, en las que solicitaba que se construyera un templo en su honor, como afirma el semanario religioso Desde la Fe.


La historia aprobada por el Vaticano cuenta que Juan Diego hizo caso a las instrucciones de la Virgen y llevó las rosas ante el obispo Zumárraga, quien lo recibió y presenció cómo, según los creyentes, al momento de dejarlas caer de su manto se reveló la imagen que todos conocemos de la Virgen de Guadalupe.


Su celebración


Las peregrinaciones iniciaron desde la aparición de la imagen en el manto de Juan Diego; sin embargo, los registros históricos ubican el primer festejo a la Virgen hasta el año 1667, es decir 136 años después de que supuestamente ocurrió la última aparición. En ese año el 12 de diciembre quedó instituido en México como el Día en honor de la Virgen de Guadalupe a través de una bula papal de Clemente IX.


Durante el México Independiente, en el año de 1824, el 12 de diciembre fue declarado como Fiesta Nacional por el Congreso de la Nación.


Desde entonces los festejos se realizan año con año en la víspera del 12 de diciembre. En la actualidad de la fiesta nacional varios artistas famosos le cantan Las Mañanitas a la Virgen y miles de peregrinos se reúnen en la Basílica de Guadalupe para orar; además en todo el país se ofician misas y fiestas en honor de La Guadalupana, en lo que conforma uno de los actos de fe más populares e importantes de América Latina.



Algunos datos curiosos


Es la más venerada:


En 1755, Juan Antonio de Oviedo publicó una versión aumentada de Zodiaco Mariano, haciendo en él un recuento de las 106 imágenes de la Virgen María que eran veneradas en las diócesis de México, Michoacán, Puebla, Oaxaca, Yucatán, Guadalajara y Guatemala, algunas con santuario propio y ninguna acumuló tantos testimonios de milagros como la Virgen de Guadalupe.


Patrona de México pero se le rinde culto en muchos países:


Aunque varios países ya le rendían culto, fue después de la canonización de san Juan Diego en el 2002, cuando la devoción por la ‘morenita del Tepeyac’ se extendió por el mundo.


El 25 de mayo de 1754, el Papa Benedicto XIV confirmó el Patronato de la Virgen de Guadalupe sobre la Nueva España, desde Arizona hasta Costa Rica. Fue también en esa ocasión cuando promulgó una bula que aprobó a la Virgen de Guadalupe como Patrona de México.


El Salvador y Guatemala cuentan con basílicas dedicadas a la Virgen de Guadalupe; y en Argentina, el Papa Francisco habilitó un templo dedicado a san Juan Diego, a quien declaró santo patrono de los floristas, cuando era Arzobispo de Buenos Aires.


Asimismo, existen templos donde se la rinde culto, en países, como España, Francia, Nazareth en Israel, Cuba y Brasil, entre otros.


Juan Diego, primer santo indígena:


El 31 de julio de 2002, Juan Diego fue canonizado como el primer santo indígena del suelo Americano, elegido por la Virgen para dar su mensaje. La Iglesia lo celebra el 9 de diciembre.


Sobrevivió intacta a un atentado:


El 14 de noviembre de 1921 la guadalupana sufrió un atentado, que afortunadamente para los creyentes no logró dañar la imagen, gracias a un hecho insólito.Aquella ocasión, “un hombre desconocido, con el pretexto de depositar él mismo un ramo de flores se acercó al altar y colocó su ofrenda ante la Imagen venerada de Nuestra Señora”, refiere un relato que se puede encontrar en la parte posterior de la Basílica de Guadalupe.


“Alrededor de las 10:30 de la mañana, estalló una bomba de dinamita que se hallaba oculta entre las flores. Los desperfectos fueron en las gradas del altar, que son de mármol, en los candeleros de latón y en esta Sagrada Imagen de Ntro. Señor Crucificado, que retorcida cayó al suelo”.


En el relato mencionado, se señala que tras la explosión, el cristal del cuadro que protegía la imagen de la Virgen de Guadalupe “ni siquiera se estrelló”.


Fuente: Milenio, El Universal, Unión Guanajuato. Fotografías: National Geographic, El Universal.