Sello


Por: Martín Guardián


El gobernador del estado, Miguel Márquez, estuvo el martes en la sede nacional del PAN luego de que fuera convocado por Ricardo Anaya, presidente nacional del partido, junto con otros mandatarios en funciones y electos.


El mensaje que dio el líder nacional de los panistas a los gobernadores fue que deben trabajar en la transparencia y combate a la corrupción; el humanismo, respeto a la dignidad y a los derechos humanos; la seguridad y el crecimiento económico sostenido y generación de empleo así como la solidaridad con los más pobres.


Estos serán los ejes de trabajo que tendrán que ser el sello distintivo de los gobiernos emanados del PAN, les habría comentado Ricardo Anaya, según la versión oficial del partido.


En el encuentro estuvieron los gobernadores de Baja California, Francisco Vega; de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis; de Guanajuato, Miguel Márquez; de Puebla, Rafael Moreno Valle; y de Querétaro, Francisco Domínguez.


Junto con ellos estuvieron los gobernadores electos de Aguascalientes, Martín Orozco; Chihuahua, Javier Corral; Durango, José Rosas Aispuro; Puebla, Tony Gali; Quintana Roo, Carlos Joaquín González; Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca; y Veracruz, Miguel Ángel Yunes.


La cartilla que se leyó a los gobernadores panistas es que los ciudadanos esperan resultados concretos de su gestión; que deben trabajar de manera coordinada con el partido y estar de la mano con la población.


Ayer, en su visita a León, el gobernador Miguel Márquez agregó un tema que no estaba dentro de la versión oficial de Ricardo Anaya y que se refiere a la necesidad de constituir un acuerdo nacional para que el trabajo de los gobernadores sume a la credibilidad y fortaleza del PAN y evitar pleitos y divisiones, dentro y fuera del partido.


Y además agregó que este tipo de reuniones serán cada mes y posiblemente alguna de ellas se va a realizar en Guanajuato para poder compartir las experiencias exitosas de cada gobierno emanado del PAN.


Lo anterior, porque tienen enfrente el reto de gobernar a 40 millones de mexicanos a partir de este año y deben responder a la confianza de los ciudadanos además de que tienen la mirada puesta en el 2018, donde las encuestas dicen que van arriba.


Quizás ese método del “acuerdo” se quiera aplicar en Guanajuato por aquello de evitar pleitos y divisiones a la hora de definir quién será el candidato del PAN para la elección del 2018, lo que invariablemente inclinaría la balanza a la designación directa y no un proceso donde participe la militancia.

Entradas destacadas

1/2
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon