El bono de AMLO


Más de dos meses después de las elecciones y durante este proceso de la transición el bono de aceptación de Andrés Manuel López Obrador sube. La marcha atrás en la Guardia Nacional; polémica por miembros de su gabinete; temas como revés al aeropuerto en Texcoco; el planteamiento del Tren Maya con errores de rutas por pasar por zonas arqueológicas así como no bajar el precio de las gasolinas y el debate por delegados estatales, no han afectado la percepción de apoyo de personas encuestadas.


En este septiembre volverá a recorrer el país como agradecimiento a los votos. Uno de los estados que visitará será Veracruz. En tanto, la transición Peña Nieto - López Obrador sigue tersa y pactada. En términos reales AMLO ya toma decisiones y tiene tanto el Senado de la República como la Cámara de Diputados a su entera disposición.

AMLO: mejor, imposible, escribe Javier Solórzano

https://www.razon.com.mx/amlo-mejor-imposible/

Siete de cada 10 confía que con AMLO la economía mejorará. 60% cree que será en el primer año. Las previsiones económicas para el siguiente año no son las mejores, aún así la gente confía en que con AMLO la economía mejorará.

https://www.arenapublica.com/articulo/2018/08/09/12957/siete-de-cada-10-confia-que-con-amlo-la-economia-mejorara-60-cree-que-sera-en-el-primer-ano#.W3GF8lVOPZQ.twitter

En la etapa de transición sigue la reconciliación: López Obrador invitó a desayunar a su casa a Meade. Ya reconoció a Slim como buen ingeniero y empresario exitoso.


Fue humilde con Javier Corral, el gober de Chihuahua y, mantiene a Manuel Bartlett en la CFE, pese a la cascada de críticas sobre su pasado.


Andrés Manuel es grande. Bondadoso. Es magnánimo.


Y sigue con su bono democrático: Dice Roy Campos que aunque quienes votaron por él le critican algunas decisiones, lo siguen respaldando porque aún no gobierna.


La población sigue apoyando a López Obrador: El Financiero

http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/mayoria-de-mexicanos-respalda-trabajo-de-amlo-en-transicion-de-gobierno

Tropiezos de la transición

Otro de los tropiezos de AMLO en la etapa de la transición es el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz como director de la CFE por su pasado priista y por su actuación como presidente de la Comisión Federal Electoral en el año de 1988, con la famosa caída del sistema que dio triunfo a Carlos Salinas de Gortari frente al victorioso Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.


Las prisas provocan errores y parte del equipo de López Obrador padecen, tempranamente, contradicciones públicas de consecuencias.


La comisionada de paz, Loretta Ortíz, se fío del activista Carlos Cruz para dar por hecho el interés del Papa en participar con un mensaje en la convocatoria de pacificación pero fue desmentida. Sobre la marcha pretende recomponer la relación con El Vaticano, pero la relación inició mal y seguramente tendrá que intervenir Marcelo Ebrard para componer la plana.


Notas relacionadas:

Al diablo con las instituciones y la gran fortaleza de López Obrador



Además del bono democrático ganado en las elecciones AMLO gana el bono de la credibilidad, en un fenómeno social único e la historia moderna de México, donde las instituciones (públicas y privadas) van a la baja y él a la alza. Esto representa un mayor compromiso para el presidente Andrés Manuel y sus equipos que estarán en las esferas del gobierno.


Es como si toda la rabia acumulada de gran parte de una nación descargara la confianza en un solo hombre que, durante casi toda su vida se dedicó a la lucha social. En efecto, las instituciones que se crearon y nacieron, primero con el PRI como partido único y luego en el cogobierno con el PAN, se han desgastado y colocan a un líder por encima de todo.


Desde 2006, recuerda Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, las instituciones han venido a la baja y López Obrador al alza. Tras ganar la elección presidencial, su credibilidad y apoyo crecieron 10% con respecto a su voto. Hoy estamos en la etapa inicial de la Transición y la expectativa de este gran universo de creyentes, simpatizantes y seguidores, es mucha.


Sobre el tema, el periodista Raymundo Rivapalacio es concluyente:


Una encuesta de Consulta Mitofsky en febrero sobre la confianza en las instituciones, mostró una tendencia a la baja de la mayoría. Sólo tres subieron (universidades, Iglesia y Fuerzas Armadas), cinco se mantuvieron en la media (CNDH, estaciones de radio, medios de comunicación, empresarios e INE), y nueve mostraron tendencia a la baja: bancos (5.9 de una calificación máxima de 10), cadenas de televisión (5.7), Suprema Corte de Justicia (5.6), Senadores (5), Presidencia (4.9), Policía (4.8), diputados (4.8), sindicatos (4.6) y partidos políticos (4.4). Un informe de la CEPAL sobre perspectivas económicas para 2018 y confianza en las instituciones, reflejó la caída de la credibilidad en el gobierno de 43% en 2006, a 28% en 2016.


Al compararse con la creciente credibilidad de López Obrador, que de 2006 a 2018 pasó de menos 27% de imagen negativa, a más 25% de imagen positiva, se entiende la vulnerabilidad en la que se encuentran las instituciones y la forma como están reaccionando.

Entradas destacadas

1/2
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon