Síntesis nacional

Conoce la opinión política del Periodista Fidel Ramírez Guerra, la columna de columnas, portadas del día y notas políticas de México.


Foto del día: Paso Express, Tren Toluca y NAIM, con sobrecosto de 70%. La falta de una buena planeación ha generado sobrecostos en la construcción de las obras más importantes de este sexenio.


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

AMLO en su elemento


Por Fidel Ramírez Guerra


Andrés Manuel López Obrador está curado de espanto. Viene del activismo social, de las protestas, de las movilizaciones, del choque, de los enfrentamientos, de la persecución, de víctima del espionaje, de la guerra sucia, de las masivas críticas… ya nada le espanta, está curado y hoy en el poder, la controversia y la polémica es su elemento. AMLO es uno de los políticos de más tiempo completo.


La rebeldía de la CNTE, las protestas de los sindicatos federales que no van a la descentralización, las críticas en las columnas diarias, comentarios en radio y en televisión, no le mortifican. La información que tiene en base a encuestas es que sigue teniendo el apoyo de la población de base: siete de cada diez respalda sus decisiones durante la transición.


Para muchos de sus críticos López Obrador ya desgastó más que otros presidentes electos durante la etapa de la transición. Todo poder desgasta, aquí y en China. Esta tendencia es ineludible. Las campañas es un llamado al paraíso y la realidad es un infierno. AMLO no podrá cumplir todo lo que prometió y sobre el trayecto vienen errores, excesos, contradicciones, con costo.


En mi análisis de redes sociales López Obrador comienza a perder la batalla. De tener las benditas redes sociales a su favor, ya no tanto. La propia personalidad de AMLO es controvertida: hay quienes están apasionadamente a favor y hay quienes están apasionadamente en contra.


La campaña fue efervescente y fue el punto alto de la participación de los ciudadanos en las redes sociales. Esta ebullición bajó. Bajaron los apasionamientos de quienes de momento circunstancialmente lo apoyaban y defendían. Contrariamente, quienes lo cuestionaban se mantienen y lo que es más, muchos se siguen sumando, incluyendo quienes en su momento lo apoyaron.


Lo que creo, es que el desgaste de Andrés Manuel López Obrador vendrá poco a poco y será notable en las redes sociales, donde consumimos muy rápido la información y la procesamos. El desgaste en la base social mexicana pero tardará, hasta que finalmente vengan rebeliones, pero eso a AMLO no lo asusta: él está curado de espanto y la controversia es su elemento, más ahora en el poder presidencial y en las cámaras.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

Monstruo / AMLO y el NAIM: entre concesión y consulta

11/10/2018


Monstruo

Las supuestas declaraciones hechas por el presunto feminicida de Ecatepec pusieron a temblar a todo aquel que vió el material, especialmente por la frialdad y falta de remordimiento con las que este sujeto narraba los atroces crímenes que cometió en contra de dos decenas de jovencitas, simplemente por el hecho de ser mujeres y estar ahí en el lugar y momento equivocados. En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “cuentan que cuando detuvieron a Juan Carlos, pidió la oportunidad de bañarse y ponerse un traje; pensó que sería presentado ante los medios de comunicación, no quería verse desaliñado ‘porque no soy un mugroso delincuente’, les habría dicho a los oficiales. Ese momento de gloria al que aspiran los asesinos seriales, según el perfil dibujado por los especialistas, no llegó, al menos no como él imaginó. No hubo traje ni presentación a medios. En cambio, tuvo una larga declaración, a la que corresponden las frases que anotamos arriba. Momento que fue registrado con un teléfono celular oculto y que días después sería filtrado en redes sociales. Y como quien cuenta una anécdota que merece un sonoro aplauso al final del relato, el sujeto narró cómo y por qué mató a más de veinte mujeres, todas de la colonia Jardines de Morelos, en Ecatepec. Orgulloso de sus actos, aseguró que seguiría matando si tuviera oportunidad. No hubo una señal alguna de arrepentimiento, aunque sí momentos de debilidad cuando recordó su infancia, de los maltratos que recibió de su madre, de los abusos de amigas de ésta y del abandono de la mujer que amó, justo un par de semanas antes de que comenzaran los crímenes. Del orgullo a la tristeza en cuestión de segundos, pero ni un lamento por sus actos. Nada. Según los primeros reportes médicos, Juan Carlos padece trastorno mental de tipo sicótico y alteraciones de personalidad. Esa claridad con la que habla sobre sus asesinatos, se mezcla con aspectos de su vida que son más bien signos de una mitomanía que lo ha acompañado toda su vida. Como lo hace un personaje criminal como él, no puede desenvolverse en la sociedad si no es mintiendo. Quienes lo conocen, aseguran que nunca notaron nada extraño. Incluso los familiares de sus víctimas […] Se hace hueco en el estómago al leer la declaración de Juan Carlos. El corazón se contrae, se hace pequeño, duele, al pensar que, así como él, hay miles de asesinos que hoy, que ayer, que mañana, seguirán matando porque algo dentro de sí les dice que es lo correcto. ¿Qué carajos le hemos hecho a nuestro entorno que lo volvimos caldo de cultivo de asesinos? A Juan Carlos le llaman ahora El Monstruo de Ecatepec, un mote que debe dar regocijo a su necesidad de atención, como quien se enorgullece de sus actos, pero realmente pocas palabras definen lo que le escuchamos declarar. Monstruo, ése ser temido con maldad indescriptible y que no puede, jamás, tener espacio en la normalidad.


AMLO y el NAIM: entre concesión y consulta

En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe sobre el pronunciamiento que hizo, (finalmente) el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, respecto a su opinión sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México: “el lunes, Andrés Manuel López Obrador hizo una de sus declaraciones más importantes: su posición como presidente electo sobre el nuevo aeropuerto, de la que quiero destacar algunos pasajes. Primero, que la transcripción fue personal, pues en su página oficial ya no las reproducen, publican un boletín de prensa […] Luego le dejó caer la mano a su designado secretario de Hacienda, al revelar: Cuando me presentaron el dictamen los de la comisión de nuestro gobierno, Carlos Urzúa me dice, una de las ventajas que tiene (el NAIM) es que es autofinanciado, se puede concesionar, no requiere del presupuesto, que es el dinero de todos los mexicanos. ¡Y ahora resulta que sí, (que cuesta) 88 mil millones de pesos! Después pasó a lo que he llamado su primera adjudicación directa: Que el ingeniero Carlos Slim se haga cargo de la inversión sin que se utilicen recursos del presupuesto. En ese caso, sí podríamos considerar la posibilidad de continuar con la construcción de Texcoco y no cancelar la obra. Pero punto y seguido, dijo: Al final de cuentas va a ser la gente la que va a decidir, porque se va a hacer una consulta a finales de este mes (…) en la democracia es el pueblo el que manda, es el pueblo el que decide, remató. En esto hay dos versiones extramuros, una que sí quiere terminar el NAIM, pero sin romper su promesa de campaña, la otra, irse por Santa Lucía-Benito Juárez, lo que tendría un enorme costo financiero, no solo por las cuentas, sino por el mensaje, aquí y afuera, de la cancelación de un compromiso de esa magnitud. Yo aún lo veo inaugurando el nuevo aeropuerto de Texcoco”.


Un escándalo que pudo evitarse con 70 mil pesos

En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “Una planta de luz de 6 mil 500 watts, que es de las más potentes del mercado, consume cinco litros de Diesel por hora. En Jalisco, el litro de ese combustible durante el último mes se vendió en promedio en 20.52 pesos. Mantener esa planta de luz encendida las 24 horas de los 30 días del mes costaría 73 mil 872 pesos. El gobierno del priista Aristóteles Sandoval no los quiso pagar. Entonces se destapó el escándalo. Esta es la historia: Cuando en enero de este año el gobierno de Jalisco comenzó a llenar de cuerpos no identificados el primer tráiler, las organizaciones civiles de derechos humanos y los colectivos de búsqueda formados por familiares de víctimas y desaparecidos no se enojaron: la unidad estaba a la vista de todos dentro del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y contaba con mejores condiciones de refrigeración que dentro de las oficinas. Lo consideraban más digno […] el tráiler se llenó por completo de cuerpos envueltos en bolsas negras, apilados, uno enseguida del otro. El personal caminaba encima de los cadáveres hacinados. Y entonces vino la llamada al equipo del gobernador. Fuentes involucradas en el caso me aseguran que el director en aquel tiempo, Luis Octavio Cotero Bernal, descolgó el teléfono y llamó al círculo cercano del mandatario estatal para que le transmitieran una petición: que le asignara 70 mil pesos mensuales de presupuesto extra para pagar el Diesel qu