Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas de México.


Foto del día: Aunque la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos fue publicada este lunes 5 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF), será a partir del 1 de enero de 2019 cuando los expresidentes dejarán de recibir sus pensiones y ningún servidor público ganará más que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien ha anunciado que percibirá 108 mil pesos mensuales. “Si bien va a entrar en vigor este martes, lo cierto es que el ejercicio del presupuesto es anual, con lo cual no podría jurídicamente afectar los salarios de la segunda quincena de noviembre ni de diciembre, porque eso lo están presupuestando para 2019”, explicó César Astudillo, miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

El corporativismo de Morena


Por Fidel Ramírez Guerra


Andrés Manuel López Obrador, su partido Morena. Empresarios a su alrededor y seguidores: periodistas, intelectuales, catedráticos, economistas, generan de momento todas las condiciones para que el proceso histórico que denominan Cuarta Transformación, sea un proyecto transexenal.


Al final, figuras para continuar tienen. Lo más importante es que tienen el control total del Estado mexicano. Las cámaras, congresos de los estados, gubernaturas, municipios. Pero sobre todo que los principales dirigentes nacionales de Moreno no son principiantes. Tienen experiencia política-política. Una trayectoria en las formas priistas de corporativizar a la población que ahora han mejorado e incluso, aprendido del PAN.


Por lo pronto no se ve seria oposición a la vista. No en el PAN. Tampoco en el PRI y mucho menos en el PRD. Los ex presidentes panistas le juegan a la oposición en redes, dolidos, humillados. Pasan a la historia como a quienes se les quitó privilegios dentro de un plan de austeridad de un gobierno social. Los empresarios y las agrupaciones empresariales, salvo contadas excepciones, están sumisos, temerosos, temerosas, inmersos a la disciplina de siempre. México no cuenta con un sector empresarial históricamente crítico. Más bien un sector de empresarios acomodaticio, ávido de sus intereses económicos y nada más.


Con el tiempo se puede generar la condición de crear por opositores a AMLO y a Morena, la confederación plural de resistencia nacional, un raro conglomerado de colores e ideologías, pero para esto falta mucho. Tendrán que venir medidas más drásticas, afrentas, que una a la oposición en su conjunto. Vaya momentos históricos que vienen para México.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

¿De la democracia a la polarización? / La reunión / Absurdo salario

06/11/2018


¿De la democracia a la polarización?

En el ámbito internacional ha llamado la atención la tendencia a la polarización de posturas políticas, esto de cara a la elección en Estados Unidos, donde Donald Trump ha conseguido dividir la opinión no sólo de los políticos, sino del país. Al respecto en Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el maestro del insulto, la provocación y la mentira es el Presidente […] pero el veneno está en todas partes. La campaña de las elecciones intermedias que se definen hoy es una feria de políticos profesionales acusando a sus rivales de ser o tramposos o idiotas o traidores. La pasión dominante en los demócratas es el rechazo a Trump: tienen más fobia que ideas. La pasión dominante de Trump es llevar su retórica xenófoba al extremo: contra la invasión centroamericana de Estados Unidos, contra la intención demócrata de convertir a su país en Venezuela, contra el derecho de nacer con plenos derechos en suelo estadunidense. Una polarización distinta pero igual de intensa parece haber tomado curso en Brasil, con la victoria de Jair Bolsonaro y la práctica desaparición del centro del espectro político, en particular del Partido Socialdemócrata de Brasil, un partido que dio a luz gobiernos extraordinarios, como el de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), y que recogió este año solo el 4 por ciento de los votos. La escena política la ocupan completa la derecha emergente […] de Bolsonaro y el irredento estatismo del PT. Una barrida semejante de los partidos tradicionales dejó la elección mexicana de julio, con el ascenso de un potente nuevo partido en cuya historia y naturaleza, la confrontación es marca de fábrica. No hay aquí peleas cerradas entre partidos, electorales o postelectorales y, por tanto, no hay la polarización partidaria de Estados Unidos o Brasil. Pero hay en los medios y en las redes una vaharada de descalificaciones tan ciega como en la contienda de EU o en el paisaje brasileño, aunque no encarnada en partidos, sino en los tonos ultras que nutren las injurias y las mofas de seguidores y antiseguidores. Malos tiempos para la democracia: ha perdido creyentes y donde antes recogía pluralidad, hoy recoge polarización”.


Sobre el panorama electoral EU en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “hoy se renueva parte del Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos y muchas de sus gubernaturas. Si todo sucede como lo anuncian los encuestadores es muy probable que los republicanos mantengan y tal vez aumenten su mayoría en el Senado, que los demócratas se hagan de la mayoría en la casa de representantes y también ganen algunas gubernaturas más de las que usualmente dominan. Aunque buena parte de la prensa y los opinólogos estadunidenses lo celebrará como una derrota del señor que habita la Casa Blanca, en realidad, si así sucede, no será demasiado nuevo. Clinton, George W. Bush y Obama recibieron castigos electorales en elecciones de medio término. En EU, estas elecciones funcionan como una especie de primer llamado de atención para el Ejecutivo en relación con el sentimiento de los votantes. Creo que la diferencia será la reacción de Trump frente a estos probables resultados. En los casos mencionados arriba, algunos de esos presidentes se pusieron a trabajar con la oposición para sacar, en la medida de lo posible y después de duras y largas negociaciones, reformas y legislación que permitiera a su país seguir, al menos funcionando. Podría apostar dos a uno que Trump no actuará así. He escuchado en los últimos días, por ejemplo, que su embate antiinmigrante cederá a partir del miércoles, que todo era electoral. Por lo mismo, por que mañana comienza la nueva elección, la de la presidencia en 2020, y porque su retórica xenófoba y racista ha agrupado y energizado a su base, lo seguirá haciendo. Es más, probablemente la cosa se pondrá peor. Quizá Trump interprete que lo que creyó un triunfo, la renegociación del TLC, no fue suficiente para lograr lo que quería y se pondrá difícil en los detalles que faltan por negociar, a esto habrá que aumentar la incertidumbre que respecto al tratado podría causar la nueva fotografía electoral con los demócratas como mayoría en la Cámara baja. México lleva dos años pensando que el señor Trump se va a moderar, que hay manera de tratar con él, que todo es cosa de convencerlo de buena manera o ser amigo del yerno. No. Las cosas solo podrán ponerse peor”.