Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: Luego que la Ley de Salarios Máximos acotará los sueldos de gobernadores, en donde se establece que ningún funcionario podrá ganar más de los 108 mil pesos que recibirá el presidente de la República, el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, anunció que bajará su sueldo a 105 mil pesos mensuales, pero dejó claro que el problema financiero del país no está en esta medida. “Yo siempre he apostado en que está bien mandar estos mensajes, la sociedad está harta, estoy de acuerdo, pero el problema financiero del país no está ahí, entonces yo no tengo ningún problema, es mas hoy doy el anuncio, a partir del día primero gano 105 mil”. El gobernador de Aguascalientes aclaró que el percibe 125 mil pesos libres de impuestos, aunque la ley permite que pueda ganar más. (Excélsior)


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

Oposición


Por Fidel Ramírez Guerra


En Vallarta, a principios de noviembre, Leo Zuckerman dijo ante empresarios constructores de Guanajuato que una preocupación de Andrés Manuel López Obrador era que al iniciar su gobierno no veía oposición. Este comentario lo habría dicho a José Agustín Ortiz Pinchetti el propio AMLO. JAOP es uno de los responsables para la redacción de la Constitución Moral. En el mismo evento, cuando LZ hablaba del panismo en el bajío, comentó que en los últimos años no se edificó una figura como se hizo con Vicente Fox Quesada.


Hoy, ante las medidas anunciadas por el presidente entrante en temas de seguridad y formalización de delegados, el panismo nacional comienza a vertebrarse, definido nuevo dirigente y el primer batallón son los gobernadores, que si le trabajan otro poco van a configurar la Conago azul, que en años anteriores no logró materializarse por la ausencia de un gobernador líder.


De los 12 gobernadores panistas Diego Sinhue, el de Guanajuato, inició con el pie derecho en este frente: logró un acuerdo con los ejecutivos de Querétaro, de San Luis Potosí y de Aguascalientes. Está en el escenario que se sumen Colima y Zacatecas, específicamente para el tema de desarrollo regional. Este acercamiento fue un primer paso para la aparición pública de los abajofirmantes en el escrito a López Obrador con su inconformidad al quedar marginados en temas de seguridad y supeditados a los delegados de los respectivos estados.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

¿Al tigre o a los leones? / Racismos / Elba y Juan: el pacto de Houston

24/11/2018


¿Al tigre o a los leones?

En días pasados, el residente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció su intención de otorgar el perdón a funcionarios corruptos bajo el argumento de que su intención es mantener la estabilidad del país; sin embargo, ante el clamor de justicia de los millones de mexicanos que votaron por él, el tabasqueño anunció que someterá a consulta si se enjuicia o no a ex Presidentes presuntamente corruptos. Esta decisión, consideran algunos, no ayuda en mucho a la democratización del país, pero si colabora a que la sociedad se polarice más. En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “‘No es mi fuerte la venganza; creo en el perdón y pienso que es lo que más conviene al país, a México, esta amnistía política. Hacia adelante, cero impunidad, cero corrupción, que no se perdone a nadie, ni al nuevo Presidente; si yo cometo un acto de corrupción, traiciono al pueblo…’, respondió Andrés Manuel López Obrador a Ciro Gómez Leyva […] ‘Va a decepcionar a muchos, a mucha gente que votó por usted…”, respondió Gómez Leyva. “No le hace, no me importa, porque son mis convicciones, y yo estoy seguro de que ellos van a entender que lo más importante es que acabemos de verdad con la corrupción, que iniciemos una nueva etapa…’, reviró López Obrador. Y será difícil maniobrar con semejante decepción. Será también complicado tomar decisiones sin la tranquilidad de un terreno libre de conflicto con quienes históricamente han sido sus enemigos. Así que anunció, esa noche con Ciro y horas después con Carmen Aristegui, que si el pueblo lo reclama, entonces se hará juicio a los expresidentes. A Enrique Peña Nieto, pero también a Felipe Calderón, a Ernesto Zedillo, a Carlos Salinas, a Vicente Fox… López Obrador parece optar, así, por desembarazarse de una decisión que podría obligarlo a faltar a su propia promesa de no buscar venganzas políticas, y pareciera que ha optado por echar la justicia al ruedo de los leones. ¿Como circo romano? ¿Si el tigre pide sangre, sangre le dará? ¿Y luego, cuándo pida más? La convicción antes que el pueblo. O el pueblo por encima de la convicción. Hoy amanecemos con una segunda consulta: el futuro del Tren Maya que, sabemos, está decidido. En el calendario está anotado el inicio de obra […] Será en marzo próximo cuando, además del destino de la Guardia Nacional, que ya comienza a hornearse en el Congreso, y la permanencia de un consejo de asesores, los mexicanos estaremos ¿obligados?, a decidir hasta dónde debemos permitir la impunidad. Yo me pregunto, ¿habrá ciudadano sensato que no desee expulsar este lastre de nuestras instituciones? Es una pregunta que puede hacerse en cualquier parte del mundo. La respuesta será siempre la misma. López Obrador deja al pueblo el destino de la justicia de este país. Él ya confesó su deseo, su convicción, como lo repitió […] Echar a los leones por decisión del pueblo —sin asumir ninguna responsabilidad— no es construir un mejor país, sólo es alimentar la polarización que, inevitablemente, se convierte en motor para todos los discursos de odio. Lo que menos necesita el país. Ojalá que antes de dejar la justicia en manos de fuenteovejuna, el futuro presidente recuerde que lo que incluso sus inspiraciones históricas le quedaron a deber a México fue la construcción de un verdadero Estado de derecho: ésta puede ser la oportunidad de ganar la Historia, con esa otra profunda transformación”.


Racismos

En Reforma, el escritor Jorge Volpi, escribe acerca de cómo la llegada de la caravana migrante a territorio mexicano ha despertado en algunos un sentimiento nacionalista que lo único que ha generado es una situación de odio y racismo contra los migrantes centroamericanos que lo único que buscan es una mejor vida: “ Aunque siempre pensamos que aquí no ocurriría, por desgracia sólo era cuestión de tiempo. De tiempo y de la aparición de ese típico político sin escrúpulos dispuesto no sólo a azuzar los temores frente a los otros, sino a crear y cultivar esos temores -y las primitivas sensaciones que se les asocian: la desconfianza, el recelo, el desprecio y la ira- en su beneficio. Es el modelo de Hitler y de Karadzic, en sus versiones más extremas, y por supuesto, de Trump. El demagogo intuye los resquemores de su gente, esas pulsiones ancestrales sepultadas por la civilización o la cordialidad, y sabe que basta con sacarlas a la luz -con volverlas aceptadas- para obtener un inmediato rédito político. Eso ha hecho, entre nosotros, el alcalde de Tijuana -cuyo nombre no pondré aquí- al hablar de los migrantes que llegan a su ciudad en tránsito hacia Estados Unidos y al convocar a sus votantes a repudiarlos con manifestaciones y pancartas que emulan las de los supremacistas blancos del otro lado de la frontera que hacen lo mismo pensando en nosotros, los mexicanos de esa misma Tijuana que hoy enarbola los colores de la rabia […] Lo peor es que esos pocos cientos de tijuanenses alebrestados por su alcalde -que Trump lo haya citado como ejemplo bastaría para volverlo inelegible- no son los únicos que piensan así: en la reciente marcha contra la cancelación del aeropuerto de Texcoco, en la Ciudad de México, también brotaron aquí y allá consignas semejantes: ciudadanos mexicanos clamando Make Mexico Great Again o ‘México para los mexicanos’ y casi llamando a los centro y sudamericanos ‘criminales y violadores’. Esto que vemos por primera vez en México ocurre, hoy, en todas partes […] Así empiezan la locura y el horror. Y no es que nosotros hayamos sido en estos tiempos particularmente generosos con los migrantes: basta volver a ver la extraordinaria La jaula de oro para saber cómo tratamos a guatemaltecos y hondureños y salvadoreños y nicaragüenses en su tránsito hacia Estados Unidos, o rememorar masacres como la de los 72 de San Fernando, pero hasta ahora los villanos y los verdugos habían sido los mismos que son villanos y verdugos para nosotros, los narcos y los miembros del crimen organizado, los zetas y los maras y el Ejército y los cárteles. Ahora, en cambio, estamos ante el inminente peligro de que el racismo se normalice entre nosotros, de que sea admisible decir de esos otros lo que los gringos dicen de nosotros, de asumir ese discurso fascista como propio y sumarnos a la indigna lista de racistas del orbe. ¿Qué hacer? Condenar siempre estos discursos; expulsarlos de los medios públicos; sancionar a quienes azucen el odio. Y, por supuesto, emprender campañas de educación que nos recuerden quiénes somos, cómo hemos sido víctimas de discursos semejantes, a fin de inmunizarnos contra esta plaga. Nunca deberíamos olvidarlo: nosotros somos esos migrantes”.


Elba y Juan: el pacto de Houston

En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “Antes de volverse enemigos y de que su grupo se fracturase y se enfrentarán en la actual lucha de poder y acusaciones de ‘traición’, Elba Esther Gordillo y Juan Díaz de la Torre sellaron un acuerdo de protección mutua, al que llamaron ‘El Pacto de Houston’, para mantener el control del sindicato más grande y poderoso de México y de América Latina. Era noviembre de 2012, semanas previas al inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto, y la entonces lideresa todopoderosa del SNTE había entrado ya en una ruta de ruptura con el presidente electo porque se resistía a apoyar una iniciativa de Reforma Educativa que no había sido consensuada con el sindicato y que colocaba a los maestros, con su evaluación coercitiva, como el mayor de los males del sistema de educación pública del país […] Después la relación se rompió no sólo entre Gordillo y Díaz de la Torre, sino entre éste y su familia. El ‘Pacto de Houston’ quedó hecho añicos y ella, desde la cárcel, armaría el plan de acercamiento a Morena y a Andrés Manuel López Obrador, con el que trazaría su regreso y su venganza de los traidores. El jueves pasado, con la renuncia de Juan Díaz de la Torre al sindicato y el anuncio previo de ella en un vídeo de que iría por todo para recuperar el SNTE, se definió la batalla interna que hoy se va a librar en una elección democrática y po