Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas de México.


Foto del día: Los grupos parlamentarios del PAN, PRI y PRD en la Cámara de Senadores presentarían de manera conjunta una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en un intento por tratar de frenar la creación de “delegaciones de programas para el desarrollo” en los estados. “Estamos trabajando en ello, estamos trabajando. Recuerden que necesitamos (la firma de) una tercera parte (de los integrantes del Senado, para poder promover dicha acción jurídica), y estamos viendo si hay coincidencia para echar para atrás (la reciente reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal)”, informó Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de la bancada priista.

Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

No me arrepiento


Por Fidel Ramírez Guerra


No me arrepiento de votar por Andrés Manuel pero a estas horas del partido, en la parte final de la transición y en la víspera de que tome formalmente el poder, me invaden momentos de incertidumbre, de dudas, pero en el fondo sigo confiando. Voté por él porque creo en que puede existir un cambio profundo de mejores oportunidades para la base social mexicana. Y cuando me refiero a oportunidades, detesto el apoyo a fondo perdido, más aún, si no es productivo.


Yo quiero un AMLO que escuche, que no esté siempre a la defensiva. Que tienda puentes para dialogar y llegar a acuerdos con los empresarios, con los gobernadores y con los alcaldes. Que no arrolle en las cámaras sino que llegue a consensos. No quiero un López Obrador que se contradiga. Que un día diga una cosa y mañana otra. Que mienta. No es sano que sea terco. Que se aferre a tener siempre la razón.


Confío en un presidente abierto, con altura de miras. Que sea congruente entre lo que ha dicho con lo que haga. Que combata en serio la corrupción. Que se acabe el dispendio en la función pública. Los saqueos. Que la burocracia trabaje de verdad y sea efectiva, con resultados. Con el papel principal de ser útiles a los ciudadanos.


¡No quiero sentirme traicionado, Andrés Manuel!


También, aspiro que el grupo de AMLO, desde el más encumbrado hasta el menor, deje atrás la soberbia. Que no se sienten dueños del país porque no lo son ni lo será nunca porque México es de todos.


¡Te encargo, AMLO!

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

Triste Final / La bomba migrante / Los planes de Sheinbaum

27/11/2018


Triste Final

El sexenio de Peña está por terminar, y lo hace con números poco favorecedores, pues el número de homicidios aumento con respecto al sexenio anterior, los índices de popularidad más bajos en la historia para un Presidente y entre los asuntos sin resolver se queda el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, por ello en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “el domingo 13 de mayo de 2012, Enrique Peña Nieto se definió así en una conversación para un perfil después publicado en Letras Libres: “Me defino como pragmático. Yo creo que es lo que mueve y es lo que motiva a las nuevas generaciones. Represento a una generación que a diferencia de las generaciones anteriores, que se identificaban con algún dogma político, nosotros no” […]. Bajo esa lógica, Enrique Peña Nieto no debe estar muy contento. Cierto, hay algunos números por aquí o por allá que se pueden presumir, pero a final de cuentas sus reformas ‘estructurales’ con las que lanzó el sexenio, son contra las que hizo campaña el candidato que arrasó. Hoy, algunas de ellas están en proceso o de ser revertidas o simplemente de ser abandonadas. En seguridad, el asunto que marcó para siempre el sexenio de su antecesor, Felipe Calderón, terminará con números de homicidios por encima de los peores años del panista. Además, el sexenio quedará marcado por lo sucedido en Iguala con la desaparición de los 43 normalistas y la serie de equívocos y fallas que tienen fuera de la cárcel a quienes el gobierno señala como los principales sospechosos. En infraestructura, ni hubo tren CdMx a Querétaro, el de Toluca no tiene para cuándo y el aeropuerto, pues ya sabemos. Y el partido al que Peña siempre perteneció, al que hizo regresar a Los Pinos, ese partido anda por ahí dando tumbos, confundido, con un futuro nada claro. Y después de la derrota de julio, adiós. Del gobierno no sabemos nada. Ex Presidente en funciones le dice un compañero de páginas. Triste final.”


También en torno a la herencia transexenal que simboliza el caso Ayotzinapa, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que “desde aquella madrugada cuando se transmitió la noticia de que estudiantes de Ayotzinapa habían desaparecido, se sabía que el tema crecería. Se esperaba justicia, no ha llegado. Ante la falta de resultados en las investigaciones, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exhortó al gobierno federal a continuarlas para dar con el paradero de los alumnos. ‘La comisión reitera la importancia de cruzar la información proveniente de declaraciones y de pruebas, hallazgos realizados, análisis de telefonía y de asistencia jurídicas internacionales compartiéndolas con la comisión’, comentó el comisionado Luis Ernesto Vargas. Hay heridas abiertas.”


De igual forma sobre el caso Ayotzinapa en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “el caso Iguala es, desde hace 50 meses, el más importante de la historia criminal del México moderno. Dos palabras han servido de pretexto para poner en duda las investigaciones de las autoridades responsables: ‘verdad histórica'[…]. Quienes hablan por los padres dicen que algunos teléfonos de los jóvenes estuvieron activados días y hasta meses después de la matanza, pero esto se explica porque los victimarios extrajeron los chips para ponerlos en los propios equipos […], lo cual confirma que estuvieron con los desaparecidos. Contra la mentira que se propaló para negar la hoguera en el muladar, porque dizque había llovido, están los reportes meteorológicos de 26 y 27 de septiembre de 2014, registrando algo menor a una brisa que, lejos apagar las llamas, las habría avivado […]. El famoso ‘quinto camión’ referido por el GIEI fue plenamente desmontado luego de ser aventurado y quedó pulverizado con las escuchas intervenidas a Guerreros Unidos en Chicago por la DEA, en las que nadie alude a un cargamento ‘robado’ ni de la intención de recuperar alguna droga y donde resulta claro que los asesinos acataron órdenes precisas de culpar al fiscal de Guerrero y a los ‘verdes’ […]. En el potaje con que se intentó fabricar el apetitoso ‘crimen de Estado’ […], apestan afirmaciones como las del relator del Alto Comisionado de la ONU para México, quien con tardías entrevistas […], sin la menor demostración, afirma que los criminales fueron ‘torturados’, lo que a cuatro de los homicidas confesos les benefició hace pocos días para salir de la cárcel. ¿Cómo traerán hoy la conciencia quienes hicieron todo para politizar el caso en vez de procurar justicia? ¿Cambiarán ahora de objetivo y en vez de Peña pondrán bajo su mira a Andrés Manuel López Obrador…?”


La bomba migrante

La situación que actualmente enfrentan los migrantes que integran la caravana proveniente de honduras tiene en jaque a las autoridades tanto mexicanas como de Estados Unidos, pues el asunto ya se salió de control. Ante ello en Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “lo me voy ir a los antecedentes históricos de la migración. Voy a tocar exclusivamente el problema de las caravanas migrantes que desde Guatemala, entran a México cruzan todo el territorio para llegar a Tijuana donde están a un salto, literal, de entrar a Estados Unidos, su meta desde que huyeron de sus países. Hoy ya están allá, ya son una bomba de corto tiempo que le va a explotar al Presidente López Obrador, un conflicto que cuando ganó las elecciones, el pasado 1 de julio, no existía, y que en 40 días se convirtió la más grave crisis de la transición y más allá porque las caravanas se han convertido en el nuevo esquema de la migración, ya organizada en forma espontánea, ya por traficantes de personas que les cobran para aceptarlos. Ayer, en Tijuana había 8 mil migrantes, otros mil 300 van desde Mexicali, y 2 mil 600 más por las carreteras del país y los que sumen en las caravanas que se están formando. Los migrantes ya están en la línea de su tierra prometida y por eso la van a querer cruzar, como ocurrió el domingo cuando 500 burlaron la valla de la Policía Federal, para cruzar la garita de San Ysidro y fueron repelidos con gases y balas de goma disparados por la Guardia Fronteriza y la Guardia Nacional […]. En fin, que este es, reitero, un problema sin solución, México no los puede contener y Estados Unidos no los quiere recibir. Y de aquel lado est