Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: El secretario de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo, anunció que el Gobierno federal regresará a las Fuerzas Armadas a sus cuarteles si el Congreso de la Unión no aprueba la creación de la Guardia Nacional. Ante diputados de la Comisión de Puntos Constitucionales, Durazo afirmó que el gobierno no permitirá que la Marina y Ejército continúen en las calles, en labores de seguridad pública, de forma irregular, así que o se crea la Guardia Nacional o se regresa a los militares a los cuarteles. "No queremos continuar esta etapa de simulación en la que hemos estado ya por más de 12 años. Si bien la seguridad pública es una tarea del ámbito civil se ha venido cumpliendo con el Ejército y con la Marina, nosotros no vamos a aceptar eso de ninguna manera. El Ejército está ahorita, está la policía militar y la policía naval en la calle, pero aún ellos están en una condición legal irregular. Tenemos que dar el paso a la Constitución de la Guardia Nacional para regularizar la presencia de esos elementos en tareas de seguridad pública”. (Excélsior)

Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

Sin errores con consecuencias


Por Fidel Ramírez Guerra


No es lo mismo la campaña que el gobierno. No es lo mismo grillar que gobernar. No es lo mismo torear que ver los toros desde la barrera. Andrés Manuel y su equipo ya son gobierno y si cometen errores puede haber consecuencias… lamentables consecuencias para el país, para todo ciudadano, para nuestros hogares. En nuestro trabajo.


Al presidente se le han señalado mucho sus errores y a la fecha él ha reconocido la falla en la reducción de presupuesto por 5 MMDP a las universidades y tiene sentido: no tiene explicación lógica que por un lado se de becas a jóvenes para que estudien y por otro lado se reduzcan plazas para maestros, horarios de clase y espacios.


AMLO no reconoce como error la cancelación del aeropuerto pese a las cuantiosas inversiones públicas y privadas. Tampoco ve como desacierto la reorientación del presupuesto de ProMéxico al Tren Maya ni los efectos contra la flora, la fauna y contra los vestigios arqueológicos por la construcción de estas vías.


Errores, aciertos y consecuencias.


Este sexenio será de mucha evaluación y de seguimiento diario. Es positivo.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

La soportable inevitabilidad de Texcoco / Política social versus drama personal

19/12/2018


La soportable inevitabilidad de Texcoco

La cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México ha generado más consecuencias negativas que positivas a la recién iniciada administración de Andrés Manuel López Obrador; desde pleitos con empresarios, desconfianza, hasta afectaciones a la Bolsa de Valores, todo parece apuntar a que la decisión de concluir con el megaproyecto resutará más barato que emprender cualquiera de los planes presentados por el equipo del tabasqueño. En El Universal, el periodista Ricardo Rocha, escribe que: “contra todos los pronósticos, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se acabará de edificar en Texcoco. En el entrante gobierno federal, la decisión está ya al 90 por ciento. Solo está por resolverse el 10 por ciento restante: cómo comunicarlo para reducir en lo posible el costo político para el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Y es que la liga ya no resiste y está por reventarse en cualquier momento. La estrategia de recompra de bonos ha sido un fracaso, ante la negativa de los tenedores nacionales e internacionales representados por colmilludos bufets neoyorkinos […] Por si fuera poco, las obras en Texcoco continúan porque detenerlas significaría un “evento de incumplimiento” con efectos catastróficos para las finanzas nacionales y en beneficio voraz de los “bonistas”. Lo paradójico es que si no hay una pronta salida a este enredo financiero, en un plazo de solo seis meses el aeropuerto de Texcoco podría estar rebasando el 50 por ciento de obra construida, pero destinada al más grande basurero de nuestra historia […] Para enredar todavía más el margayate, se habla de ofrecer en garantía de pago a los bonistas la Tarifa de Uso Aeroportuaria (TUA) que genera el actual aeropuerto. Pero ello implicaría que ni Santa Lucía ni Toluca tuvieran demasiado flujo de pasajeros porque restarían el monto del TUA en el Benito Juárez. En suma, un galimatías cuya única salida razonable es necesariamente la conclusión del Niavo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. Se sabe incluso que un grupo de empresarios ha puesto sobre la mesa el dinero necesario para comprarle Texcoco al gobierno y, a la vez, quitarle el mayor de sus problemas al inicio de su gestión. Por supuesto que habrá un costo político: el de los fanáticos que exijan que se cumpla la promesa de campaña a cualquier precio. Pero estoy convencido de que una rectificación todavía oportuna será un signo de grandeza que millones de mexicanos agradeceremos al presidente López Obrador”.


Política social versus drama personal

En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “la austeridad en el gasto corriente del gobierno federal impactará de manera positiva la vida de millones de mexicanos que se beneficiarán por efecto de la política social a que se comprometió y ha comenzado a cumplir Andrés Manuel López Obrador. Jóvenes construyendo el futuro (que hoy no estudian ni trabajan), pensión a todas las personas que padezcan una discapacidad permanente, internet gratis en los espacios públicos, precios de garantía a los productos alimentarios básicos, becas a estudiantes de enseñanza básica y superior, por citar algunos programas emblemáticos financiables con la redistribución y ahorros presupuestales. Por desgracia, quizá no tantos pero con sus familias también serán millones los que resentirán el golpe de la cuarta transformación en sus bolsillos, con reducciones salariales o la pérdida de empleo. Los empleados de confianza en todo tipo de instituciones públicas, por ejemplo, suman algo más de 270 mil y casi todos irán a la calle […] De quienes más conmueven por el deterioro de su economía son los 468 empleados de limpieza de la Cámara de Diputados, cuyos patrones, resueltos a ahorrar ocho millones 700 mil pesos al año, decidieron reducirles a 100 pesos la jornada por las que se les ha estado pagando 130. Una cantidad 100 veces superior de trabajadores que habitan en las colonias de las alcaldías orientales de la capital y municipios limítrofes mexiquenses, simplemente, perderá su trabajo en el abortado Aeropuerto Internacional de Ciudad de México en Texcoco […] La satanización de los puestos de confianza no solo se refleja en la agresión tumultuaria que padeció el comunicador de la Corte Jorge Camargo, sino en gente común y corriente que llega al fin de año sin saber de dónde o cómo tendrá para comer…”.


Las cicatrices

En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “el Tren Maya cuenta ya con el permiso de la Madre Tierra. El Presidente la consultó este 16 de diciembre y la Madre Tierra, supongo, se lo otorgó… digo supongo porque el permiso no se ha divulgado. Tampoco se ha exhibido el manifiesto de impacto ambiental, ni el plan de factibilidad económica, ni el proyecto ejecutivo. Al presidente López Obrador no le importa. El proyecto lo había decidido antes; solo faltaba el permiso de la Madre Tierra […] El Presidente sabe que el proyecto es muy grande como para que lo pague por sí solo un gobierno que se precia de austeridad. Ha hecho un llamado, por lo tanto, a los empresarios para que participen con inversiones y les ha prometido subvenciones. Sin embargo, no será fácil que las empresas privadas participen. Para empezar, la cancelación unilateral del Nuevo Aeropuerto Internacional de México ha generado una enorme desconfianza sobre los proyectos de obra de este gobierno […] ¿Provocará el Tren Maya un desastre ecológico? Toda obra humana tiene consecuencias ecológicas, pero mientras no se permitan asentamientos irregulares a lo largo de la vía, como ha ocurrido en otros lugares, los daños serán relativamente menores. La única manera de saberlo a ciencia cierta, sin embargo, es preparar ese manifiesto ambiental que se hizo en Texcoco y que no aparece en este nuevo proyecto. ¿Generará el tren una gran prosperidad? No lo creo. El Chihuahua-Pacífico, Chepe, no lo ha hecho en la sierra Tarahumara. Más útil sería abrir caminos, lo cual sería mucho más barato y permitiría una mayor conectividad, pero el Presidente prefiere jugar con un trenecito. No se puede juzgar el proyecto sin el manifiesto de impacto ambiental, un estudio de factibilidad y un proyecto ejecutivo. No basta con consultar a la Madre Tierra. El país está entrando a ciegas a una obra que puede ser muy cara y convertirse en uno más de esos elefantes blancos que han dejado cicatrice