Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: La Cámara de Diputados alista una serie de audiencias públicas a partir del 8 de enero para analizar la reforma constitucional que crea la Guardia Nacional, luego de que los coordinadores parlamentarios pactaron la apertura de un periodo extraordinario el 16 y 17 de enero para votar el dictamen. El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, dio a conocer que en las audiencias participarán autoridades municipales, gobernadores y funcionarios federales de seguridad y fuerzas armadas.


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada



Kiosco

Meade y los números


Por Fidel Ramírez Guerra


José Antonio Meade perdió las elecciones pese a su reconocida capacidad como economista. Los 30 millones de votos de AMLO fueron producto de la acumulación de decepciones del PRI, partido de Meade, del PAN y PRD. La votación de López Obrador fue un castigo al sistema de partidos políticos.


En efecto pasa a la historia que viniendo de la dura oposición contra la “mafia del poder”, con nuevo partido político, Andrés Manuel haya ganado la presidencia. En su lucha como idealista fue haciendo alianzas con viejos priistas de otrora poder pero recientemente marginados. Este triunfo contundente da bono democrático.


Si de por sí AMLO se mantuvo arriba en las encuestas los años 2016, 2017 y 2018, previo a la elección, como presidente electo se mantuvo con amplia agenda pública por una transición muy activa. De esta manera LO ha estado muy expuesto ante los medios, ante la opinión pública.


Los detractores de AM le adjudican muchos errores. Innumerables, y una coincidencia en su propio equipo, entre empresarios, en el extranjero, ante analistas imparciales, es la cancelación del NAIM. Gravísimo error, le dicen.


El NAIN sigue en el debate nacional e internacional. Estos días últimos del 2018 lo avivó Meade, quien antes de irse de vacaciones arrojó números que implican pérdida económica para el país por la cancelación de esa obra.


Publica JAM:


“Podría seguirle dando vueltas, pero mejor pongamos número a la casa. Dejar de hacer el aeropuerto nos cuesta 145,000 millones de dólares”.


Por su parte, Javier Jiménez Espriú, contesta:


La “enorme pérdida” -145 mMde USD- que el ex Candidato presidencial y Ex Secretario de HyCP, José Antonio Meade le asigna a la cancelación del NAIM, son “las cuentas alegres de un hombre triste”.


Este debate va para largo y en la medida que Meade logre captar la atención con números y fortalezas, en esa medida se convertirá en un necesario contrapeso contra AMLO.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

El Presidente y su Club de la Pelea… / Sin prisa / El ejemplo

31/12/2018


El Presidente y su Club de la Pelea…

Luego de que en medios de comunicación y redes sociales comenzara a esparcirse el rumor de que el Presidente Andrés Manuel López obrador podría estar involucrado con el accidente aéreo de Marthá Erika Alonso, el mandatario decidió responder asegurando que esto señalamientos venían de parte de “los conservadores” a quienes llamó “mezquinos”. Esta opinión le ganó diversas críticas, entre las que destacaron aquellas que consideraron que su no fue la postura propia de su investidura. Por ello en Milenio, el columnista Juan Pablo Becerra-Acosta, escribe que: “el lenguaje que utilizó Andrés Manuel López Obrador la semana pasada contra quienes lo critican o azuzan fue lamentable: se comportó como un virulento púgil de barrio, no como un jefe de Estado que está por encima de los rumores del vulgo y de las teorías de la conspiración que el lumpen de la política esparce en la salvaje selva de las redes sociales. Esto dijo el Presidente de la República cuando un reportero le preguntó por qué no había acudido a la ceremonia luctuosa de la Gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y de su esposo, el ex Gobernador Rafael Moreno Valle: ‘Hay un grupo muy mezquino que en redes sociales comenzaron a hablar de la responsabilidad del gobierno que represento, por eso hubo expresiones de protesta en el acto que se hizo en Puebla y en contra de la secretaria de Gobierno (sic). Decidí actuar de manera prudente, no caer en ninguna provocación y esperar al día de hoy’, explicó, al referirse a los abucheos contra Olga Sánchez Cordero, y al aludir a los conspiradores de las redes, que especulaban sobre la existencia de un magnicidio orquestado por el gobierno federal. Una delirante estulticia que no merecía ni el menor comentario de un mandatario, pero López Obrador no se contuvo: ‘Había un ambiente que crearon los conservadores de siempre. No todos, pero sí una minoría que actúan de manera muy mezquina […]. Vaya. El Presidente tiene derecho a responder a quien quiera, y en el tono que quiera, pero hace mal, porque en lugar de consolidarse como un ser que pretende encabezar una gran transformación social, exhibe su peor y más feo rostro: su esencia de compulsivo peleador callejero. Escucharlo aquel día era como ver a un carnal del barrio que, ante el menor escupitajo, qué digo escupitajo, ante la fugaz mirada de cualquiera que le parezca retadora, se lanza a golpes y patadas y más escupitajos contra el osado que se haya atrevido a mancillarlo. ¿Qué demonios tiene que estar haciendo un jefe de Estado enlodándose con la raza tuitera? Tiene que aprender a comportarse como estadista, si acaso pretende trascender en la Historia. Desde Gustavo Díaz Ordaz hasta Enrique Peña Nieto no me gustó ninguno de los hombres que pasaron por la Presidencia de la República (siempre critiqué los comportamientos de todos esos personajes), pero tampoco me gusta nada un Presidente con ese talante agresivo, obseso con su inestable e iracundo Club de la Pelea…”.


El discurso de AMLO sobre los rumores de su intervención en el accidente de Alonso y Moreno Valle fue criticado en el Reforma, pues el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “el personaje del año, en este 2018 y en México […] es Andrés Manuel López Obrador. No solo logró el tabasqueño conquistar la Presidencia de la República en su tercer intento, sino que lo hizo de manera contundente, con 30 millones de sufragios, el mayor número registrado en la historia […]. No tengo dudas sobre la honestidad personal de Andrés Manuel. Es un político al que no lo inspira el dinero sino una causa, el deseo de construirse un lugar en el panteón de los héroes del país. Su convicción de que encabezará la ‘cuarta transformación’ de México, más que un sueño grandilocuente, es síntoma de su obsesión […]. De esta misma convicción, sin embargo, surgen las acciones de un político dogmático que piensa que solo él puede tener razón. Toda idea diferente, toda disidencia, es señal de corrupción. Nadie puede pensar distinto y ser honesto. Quien se opone a sus designios es por definición corrupto, conservador, reaccionario, neofascista, fifí, mezquino o canalla […]. Este mensaje maniqueo ha sido aceptado por una porción muy importante de la población mexicana [–]. Como gobernante, López Obrador está recurriendo a una estrategia muy sencilla y muy eficaz que gobernantes desde la Roma republicana han usado para conquistar y mantenerse en el poder: usar los recursos públicos para comprar la lealtad de los pobres. Los subsidios a las personas de la tercera edad, las becas a los jóvenes, el internet gratuito o las universidades con acceso universal son programas que compran fácilmente la popularidad, sobre todo cuando se identifican con un político en particular. Hace poco una mujer de la tercera edad, con dificultades de la vista, me pidió la ayudara a llenar un formato de ingreso al INAPAM; cuando le pregunté qué programas sociales recibía me respondió que ‘el de López Obrador’ y ‘el de Sedesol’. El programa de apoyo a los ancianos en la Ciudad de México sigue siendo, 15 años después, el de López Obrador; el federal, en cambio, no tiene apellido. Es poco probable que la transformación del país, ya