Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, Columna de columnas, portadas del día y notas políticas.



Foto del día: El Ministro Arturo Zaldívar, quien ayer fue elegido Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), dijo que defenderá la independencia del Poder Judicial e iniciará un diálogo con el Ejecutivo y el Legislativo.



Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

EZLN, EZLN…


Por Fidel Ramírez Guerra


A 25 años lo recuerdo como hoy: una activa participación de la sociedad civil organizada en la selva de Chiapas, muy al sur, casi frontera con Guatemala. Intelectuales, líderes sociales. Más de 500 periodistas de todo el mundo y un personaje central: Marcos…


Incierto que pudo haber ocurrido si no hubiera caído esa gran tormenta, de las tormentas de la selva… como nunca… como pocas veces en muchos años, comentaban los lugareños:


Se desarrollaba la Convención Nacional Democrática – 14 de octubre de 1994 – y, habiendo terminado el discurso de Marcos, la asamblea discutía qué camino seguir y se planteó:


1.- La guerrilla

2.- Participación activa de la sociedad civil

3.- Iniciar un nuevo partido político.


Y, en el momento más elevado de la discusión, cae una ruidosa tormenta que en cuestión de minutos invisibilizó la zona, creó confusión, provocó que el escenario cayera y decenas de casa de campaña caída, arrastradas.


Yo no dormí esa noche ni la madrugada del día siguiente. Realmente ahí estaba la crónica, con líderes entumidos. Escritoras e intelectuales acurrucados y, al día siguiente, todo mundo pidiendo que les adelantaran los vuelos.


Concluí: esta pinche sociedad civil organizada es de escritorio. Nada de garra, más aún, cuando al amanecer lancé un grito: “EZLN, EZLN”, en espera de que la asamblea se animara, pero por el contrario yo fui callado. Es decir, no faltó un cabrón que dijera: ya, tranquilo, ya nos vamos.


En la madrugada ya del 15 de octubre, entre mis recorridos por la zona, me encontré a Marcos y le lancé la pregunta:


-Marcos, ¿el barco se hunde?

-No, naufraga, contestó.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

Zaldívar, ministro presidente / Caso Alonso-Moreno Valle / Casas angelicales

3/1/2019


Zaldívar, Ministro Presidente

Sobre el nombramiento de la nueva cabeza de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue de gran relevancia para la opinión pública, pues quien ostenta dicha posición ha sido reconocido por su trayectoria y por su acción en diversos casos polémicos en México. Por ello en el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “’el Presidente de la Corte no es la cabeza del Poder Judicial de la Federación (…) solamente es su representante (…) de tal suerte que todas aquellas decisiones importantes que habremos de tomar de política pública en esta coyuntura —por demás delicada— las tomaremos en consenso…’, con esa claridad, con esta sentencia de apertura inició la gestión del nuevo Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Siete de once votos reconocieron la trayectoria de uno de los abogados que mejor entienden las directrices legales […]. De igual forma, el Ministro Presidente ha impulsado proyectos a favor del libre desarrollo de la personalidad, que abrió las puertas para hacer del uso lúdico de la mariguana una posibilidad. Un personaje de corte liberal, cuya apertura permite el ejercicio del diálogo y la discusión sin restricciones, pero capaz de garantizar la independencia que le otorga la Constitución […]. Zaldívar es la figura necesaria en tiempos convulsos que necesitan certidumbre y distensión. Desde hace nueve años ha sido ministro, pero desde ayer es la cabeza de éste, el último eslabón de la cadena de impartición de justicia en nuestro país; y esto también lo hace la primera y muy importante pieza para una proyección más nítida de la imagen que el Poder Judicial ofrece a los ciudadanos. Y quién mejor para ello, que alguien capaz de correr riesgos y asumir costos que permitan el cambio de ruta en la comunicación y el ejercicio judicial […]. Sobre todo, Zaldívar es de los pocos que entienden y actúan en favor del Estado de derecho. El Poder Judicial no pudo quedar en mejores manos […]. Me permito agregar que, en realidad, los méritos que a partir de ya salgan de la Corte, serán en beneficio de todos, pues es un país entero el que está bajo un conjunto de leyes que, sobre todo, necesitan ser siempre interpretadas por quien las entienda y garantice su correcto des