Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, Columna de columna, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: El Senado eligió ayer a Alejandro Gertz Manero como el primer fiscal general de la República, quien se asumió como un “servidor público de Estado” y anunció la transformación de la institución para que el sistema de procuración de justicia deje de servir al poder y ahora esté al servicio de los ciudadanos, las víctimas y los agraviados. Gertz rindió protesta como fiscal general, por nueve años, ante el pleno, a quien minutos antes le dijo que “nunca he pertenecido a ningún partido. He trabajado para todos los gobiernos. He sido un servidor público del Estado mexicano y con todos los gobiernos, con todos los partidos que han tenido el poder en México. Los servidores públicos podemos trabajar sin ningún problema”. (Excélsior)


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada



Kiosco

Largo sexenio


Por Fidel Ramírez Guerra


Andrés Manuel necesita más humildad y su equipo eficacia y hablarle con mucha franqueza al presidente. Cuando sea un “no”, por esto, que se le diga.


Los líderes necesitan moderar sus actitudes. No todo lo de López Obrador y su gobierno es malo.


Los medios requieren más neutralidad. No en contra de AMLO y su gobierno de manera permanente, pero tampoco no siempre a favor.


Todos tenemos que pensar el futuro. Todos somos México y debemos de trabajar intensamente por esta gran nación que está llena de males y de heridas.


Esta tragedia en el estado de Hidalgo nos hace ver que ante un país con polarización estéril no nos conduce a nada positivo.


____________________________________________________________________________________________________________________________________________


Columna de Columnas

El primer fiscal / En guardia / El estilo personal de gobernar

19/1/2019


El primer fiscal

Alejandro Gertz Manero fue nombrado como primer Fiscal del país, puesto que ocupará hasta la mitad del próximo sexenio y desde donde tendrá la importante tarea de transformar la impartición de justicia, de renovar la labor de los ministerios públicos. En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “viejo lobo de mar […] Alejandro Gertz Manero, el primer fiscal del país. Será el encargado de transformar la impartición de justicia, de renovar la labor de los ministerios públicos. Encargado de la Seguridad Pública en el primer gobierno de alternancia en México; antes de esto, encargado de Seguridad Pública del primer gobierno electo de la capital del país. Hoy es el primero en llegar a una Fiscalía que tomó cinco años dar forma. Su puesto será transexenal, para garantizar autonomía a sus labores. Se quedará ahí hasta 2027, cuando Gertz Manero cumpla 88 años. Con su llegada nos despedimos de la PGR […] Gertz Manero es un personaje también conocido, desde hace más de medio siglo, en Washington. Será interesante ver si cambia su postura con respecto a la legalización de las drogas y cómo funcionará la dependencia que encabezará a partir de las modificaciones que sobre este tema se han generado en los últimos años […] La Fiscalía deberá responder al respecto, y justamente, una de las funciones que Gertz Manero tendrá en sus manos, es la de pavimentar el camino para que esta iniciativa, de aprobarse, no tenga impedimentos para llevarse a cabo con total respeto al Estado de derecho. Un perfil que abarca más de un área; pocos han sido los límites para quien será el primer fiscal del país: amplio conocedor en temas de seguridad, pero también un hombre con varios libros en su haber, lo mismo de sicoanálisis, como ya lo mencionamos, que sobre la vida de Guillermo Prieto, Ignacio Allende o John F. Kennedy. También, un hombre de teatro, fundó la Asociación Nacional de Productores de Teatro (Protea), que lo llevó a un enfrentamiento legal con Silvia Pinal en 1993, a quien acusó de fraude por un daño al presupuesto de cuando la actriz era su directora. Hijo de Mercedes Manero, novelista y poetisa. Tres doctorados y amante del deporte. “Para que la Fiscalía tenga credibilidad tiene que dar respuesta a todos los casos que están pendientes, a todos, los que son muy conocidos y los que afectan a una gran cantidad de mexicanos que no tienen ni siquiera la voz para hacerse oír…”, fueron sus primeras palabras tras rendir protesta en el Senado, donde en el fallo se llevó la votación con 91 de 117 votos. Nada fácil su tarea, aunque, sí, muy extensa su experiencia”.


En guardia

En Reforma, el escritor Jorge Volpi, escribe que: “México -necesito volver a decirlo- es una enorme fosa o un cementerio. Al menos 250 mil cadáveres, derivados de la violencia criminal generada por la guerra contra el narco hace 12 años, yacen en el olvido de las morgues o de sus sepulturas. A ellos hay que añadir miles de desaparecidos -cuerpos incógnitos cuyo paradero se oculta o desconoce- y un número incalculable de desplazados. Estas cifras resultan espeluznantes -sólo se comparan a las de una guerra civil-, pero lo son aún más porque ninguna justicia ha sido capaz de establecer la verdad de los hechos que rodearon estos crímenes ni de sentenciar a los culpables. Si una conclusión puede extraerse de este escenario apocalíptico, es que nada de lo hecho hasta ahora, nada, ha contribuido a resolver el problema. Podemos pensar, más bien, lo contrario: que todo lo que se ha hecho hasta ahora, todo, ha sido inútil o, peor aún, perjudicial […] El arrollador triunfo de López Obrador en las elecciones pasadas daba un mensaje claro de los ciudadanos: la necesidad de cambiar drásticamente de estrategia. Si todo lo anterior fracasó, se imponía un esfuerzo de imaginación para hallar nuevas salidas a esta crisis humanitaria. Una crisis que los cuerpos de seguridad -todos los cuerpos de seguridad- no solo no impidieron, sino aumentaron con incontables violaciones a los derechos humanos. En campaña, AMLO prometió alterar esta lógica fallida, empezando por devolver al Ejército -constitucionalmente impedido para ejercer funciones de seguridad pública en tiempos de paz- a sus cuarteles. Una vez en el gobierno, cambió de parecer. La gravedad de la situación es tal, ha dicho preservando la lógica de sus predecesores, que no quedan sino los militares para enfrentar al crimen organizado. De ahí que formulase la iniciativa de una Guardia Nacional doblemente a