Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, Columna de columna, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: Las pocas investigaciones, la impunidad y los resultados en recuperación de recursos desviados del erario son algunos de los factores que ubican a México como uno de los países más corruptos, de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2018, que elabora Transparencia Internacional. El estudio del organismo muestra que el país pasó del lugar 135 (que obtuvo en 2017) al sitio 138, de 180 naciones. Esas cifras lo colocan en una de las últimas posiciones entre los miembros de la OCDE. Advirtió que prácticamente en ningún caso relacionado con la corrupción se han logrado desmantelar las redes detectadas en esos ilícitos ni a las que les han brindado protección política. Entre 2016 y 2018, México perdió 43 lugares en el ranking. Además, se reportó que registró mayores niveles de corrupción en el sexenio de Enrique Peña Nieto. (El Universal)


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada



Kiosco

Diego olvida el plan emergente para la economía local


Por Fidel Ramírez Guerra


El gasolinazo fue un madrazo para Guanajuato. Para todos sus sectores productivos. Un impacto económico negativo sin precedente. Diez, doce, quince mil millones de pesos en pérdidas. Los empresarios hacen pronunciamientos mediáticos pero no hay ninguna respuesta oficial por parte del presidente. Más bien, respondió: “¿Cuáles pérdidas?”.


Diego Sinhue hace intentos por sacar a Guanajuato de esa crisis pero sin la contundencia que lo acredite como un gobernador con peso para poner a Guanajuato en un escenario futurista lleno de fortalezas económicas. Su gabinete que ve pequeño. Salvo Secretaría de Gobierno y Turismo, lo demás no existe.


Al gobernador de Guanajuato le está faltando el mencionado programa de apoyo a las familias. No vemos un plan de créditos a bajos intereses de Fondos Guanajuato. No vemos un acuerdo con cajas de ahorro para que flexibilicen créditos a los emprendedores.


De esta crisis aún no salimos y no hay en el horizonte un programa de estímulo para recuperar las economías locales.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

Columna de Columnas

El control de la CNTE / Se tapan las fugas / Tensión por desabasto de vacunas

29/1/2019


El control de la CNTE

La falta de falta de pago de la nómina magisterial en Michoacán tiene en jaque a las vías férreas de dicha entidad, pues los profesores mantienen un plantón que con seguridad dejará estragos en materia económica no sólo para el gobierno estatal, sino federal. Al respecto en en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “Andrés Manuel López Obrador pide a la CNTE cobrar ‘conciencia’ del daño económico que está provocando con su plantón en las vías férreas de Michoacán. Ya fue atendida su exigencia de dinero, apuntó, y sugiere que levante el bloqueo porque continuarlo será más bien por ‘capricho’ y, de persistir, sus militantes se verán ‘mal’ ante la sociedad, ‘se van a debilitar mucho como organización’ […]. Su llamado a la facción magisterial es tan estéril como todos los que ha desoído en su historia, caracterizada por extorsiones, abandono de las aulas, vandalización de instalaciones y cachetonería para reclamar contrataciones y prestaciones extracontractuales. Lo que le hizo la CNTE a Oaxaca en 2006 fue devastador y el conflicto se acabó con el soborno de 25 millones de pesos […] al dirigente de la Sección 22, Enrique Rueda Pacheco. En ese contexto se inscribe la demanda para el otorgamiento de cinco mil plazas automáticas a normalistas y eventuales, a fin de que no tengan que presentar exámenes de oposición […]. Ante las voces que piden al gobierno de AMLO intervenir para que cese la obstrucción de las vías, el Presidente dijo ayer que a los plantados ‘no se les va a reprimir’, y que son ellos quienes deben reflexionar sobre los daños a la economía que han estado provocando desde hace un par de semanas. Nadie, sin embargo, ha pedido que se les ‘reprima’, pero sí que se les desaloje y para esto solo hay dos modos: platicar con los líderes, tratar de convencerlos y ‘negociar’ el fin del sabotaje, o la presencia disuasiva de una o más corporaciones policiaco-militares con efectivos suficientes, pero desarmados, que ante visitadores de la CNDH y notarios públicos avancen a lo largo y ancho de los tramos de vía objeto del bloqueo, empleando la fuerza legítima de sus músculos para cargar a los activistas que se resistan. López Obrador dijo textualmente: ‘No voy a dar la orden de reprimir al pueblo. ..’. Muy bien. Pero quienes acampan en esas áreas federales no son “el pueblo”, sino una parte ínfima del magisterio que se comporta como populacho”.


En una crítica sobre las acciones del gobierno federal a la resolución de este conflicto, en el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “dice el dicho que ‘no es lo mismo ser borracho que cantinero’, en clara alusión a que las decisiones que uno toma dependen del lado de la barra en el que se encuentre sentado. No es lo mismo prometer la resolución de conflictos o la eliminación de reformas que no acomodan, a cambio de apoyo […]. Eso le sucede hoy al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien, en menos de dos meses, ha visto cómo los varios años en campaña distan mucho del ejercicio de gobierno. A la CNTE le prometió echar abajo la Reforma Educativa y ya casi les cumple, pero parece ya no estar tomado tan de la mano de la coordinadora, por el contrario, observa cómo el actuar de ésta provoca daños que sólo podrán evitarse con una muy pulida práctica de gobierno. Y para ello, indudablemente, tendrá que enfrentarla.Hoy se cumplen 15 días de bloqueos en vías ferroviarias en protesta por falta de pago de la nómina magisterial en Michoacán […]. Quienes fueran aliados de López Obrador durante la campaña, hoy están en batalla contra el Gobernador Silvano Aureoles, pero es el gobierno de México el que debe tender la mesa para la resolución del conflicto, cuyas afectaciones van mucho más allá del ámbito local, pues, además de los daños económicos, están provocando la movilización de docentes en otros estados […]. López Obrador garantizó que no usará la fuerza para terminar con los bloqueos, a pesar de la presión de organismos como la Coparmex, que buscan reducir el margen de afectaciones en el sector económico, luego de dos semanas de bloqueos. Pero para hacer valer el Estado de derecho, como lo están pidiendo, el gobierno de México debe entrar en una disyuntiva: ésa que le muestra que gobernar va mucho más allá de la campaña. Además del conflicto magisterial, ¿qué otros pendientes le dibujarán distinto la perspectiva con la que hizo tantas promesas y por las que se hizo de aliados? ¿Cómo podrá quedar bien con ambas partes: ellos y su ejercicio de gobierno?”.


Por su parte en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “en medio de un millón de cosas, de nuevos programas, de arrancar la administración con nuevos conductores, de una guerra contra la delincuencia organizada formada alrededor del combustible, de un escenario mundial que no ayuda, de caravanas migrantes y muros invisibles, la vieja realidad hizo su aparición en la manera de maestro de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, unas vías del tren fundamentales y el complicado y desastroso arreglo fiscal mexicano. Y la realidad se ha complicado. Las cuentas del Consejo Coordinador Empresarial son las siguientes: desde el 14 y hasta el 25 de enero al menos 180 trenes no habían logrado pasar, lo que significó una afectación de 8 mil 600 contenedores y al menos mil 750 millones de toneladas en insumos y productos. Frente a esta realidad, el Gobernador Aureoles y el Secretario de Comunicaciones y Transportes regresan a sus tiempos de secundaria y se pelean en Twitter. Algo similar sucede entre López Obrador y Aureoles. El Presidente de la República dijo ayer en la mañanera: ‘Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación. Si son fines políticos, no vamos nosotros a ceder ni a reprimir. Cada uno se va a hacer responsable de sus actos. Cuando hay una actitud de intransigencia, cuando no hay una causa justa por la que se protesta, sino son otras razones, la misma gente se da cuenta y esto no ayuda a ninguna organización’. Y luego aclaró que ‘no es una responsabilidad del gobierno federal, es del gobierno del estado’. Aureoles desde Michoacán le dijo al Presidente que no le mandará mensajes en las mañaneras y que venía pidiéndole una cita desde diciembre, el gobierno federal lo cita para la tarde, la reunión sucede y Aureoles agradece y celebra que lo haya recibido Esteban Moctezuma, informa que le darán más adelantos de dinero y se hará una ‘mesa’ para escuchar a los maestros. No sabemos si los maestros, esta vez, considerarán suficiente el nuevo dinero. Las vías, al momento que entrego este texto, siguen bloqueadas. Y yo me pregunto: ¿Por qué falta tanto dinero […]? ¿Es cierto? ¿Quién los prometió? […] ¿O todo será cosa de repartir una lana, levantar el bloqueo y cada uno a su casita felices?”


La acción de gobierno federal en este conflicto comienza a ser una exigencia de la sociedad y la opinión pública, por lo que en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “el Presidente López Obrador ha apelado a la buena conciencia de la CNTE para que abandone los bloqueos de las vías férreas que unen los principales puertos del Pacífico con el centro del país porque, dice, él nunca reprimirá al pueblo […]. No se puede apelar a la buena conciencia de la CNTE porque, sencillamente, no la tiene. Es una organización que se creó para luchar contra la burocracia sindical y que muy rápidamente se transformó en una extraña mezcla de grupos muy radicales acompañados por oportunistas que han hecho del chantaje su forma de operación: la CNTE bloquea, toma, exige dinero y posiciones, luego se repliega, no cumple con sus compromisos y vuelve a iniciar el ciclo de bloqueo, toma y chantajea para aumentar sus espacios de poder y sus recursos […]. Se equivoca el Presidente López Obrador: los bl