Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, Columna de columna, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: En la conmemoración del 102 aniversario de la Constitución de 1917, el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió ayer la puerta para tener una nueva Carta Magna. Calificó a la actual como “parchada”, pero aclaró que ahora mismo no hay condiciones para cambiarla, por lo que esa posibilidad no es una prioridad para su gobierno. Explicó: “buscamos una nueva transformación y correspondería tener una nueva Constitución. Pensamos que no hay condiciones para eso, porque tenemos otras tareas más importantes”. Y agregó: “se optó por hacer propuestas de reformas a la actual Constitución, que consideramos tienen la misma importancia, la misma profundidad que una nueva Constitución, que no debe de descartarse, pero que podría dejarse para el porvenir”. (El Financiero)


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada


Kiosco

El pueblo se cansa, de tanta pinche transa


Por Fidel Ramírez Guerra


AMLO encontró el grito de batalla y sigue con su discurso anticorrupción. El pueblo aplaude, lo reconoce y quiere ver sangre. De ir contra el huachicoleo le está resultando. Ahora va contra corrupción en compra de medicamentos. Fue su discurso de campaña y es su bandera al inicio de su gobierno.


Las mañaneras, hasta ahora, le están resultando todo un éxito (sobre todo las mañaneras divididas en dos partes: la temática, impuesta por él, y la de preguntas libres y respuestas) López Obrador sigue conquistando al pueblo.


Gran parte de su piso está en los millones de personas que votaron por él. No se quieren arrepentir y siguen con la esperanza de un cambio verdadero, como decía la propaganda de Morena.


Y si este piso es el beneficiario de los programas sociales, están a morir con Andrés Manuel.


En paralelo el Morenagobierno continúa con la labor corporativista. Los superdelegados acotan su labor a perfeccionar los programas sociales y en los próximos meses comenzarán las actividades internas de Morena para la renovación de la dirigencia nacional.


López Obrador ve en Cristóbal Arias un posible sustituto de Ricardo Monreal en el Senado. Si fuera así, Monreal saldrá a las calles para articular a Morena en todo el país.


En paralelo la resistencia contra la 4T avanza. La clave está en las tres 300 mujeres (y hombres) que serán capaces de ganar San Lázaro para sacar a Morena en las elecciones del 2021, que será todo un reto, sobre todo si a la alianza lopezobradorista se une el Partido Verde.


El discurso anticorrupción de LO sigue levantando ovaciones del coliseo mexicano, pero de momento no se ve que caigan los peces gordos.


Lo grave de la 4T sería que se combata a la corrupción para quitar a unos y poner a otros.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

Columna de Columnas

Las piezas del proyecto de AMLO / La Guardia Nacional / Acuerdos de la CNTE

06/2/2019


Las piezas del proyecto de AMLO

Las acciones del Presidente de López Obrador se encuentran bajo la lupa desde que comenzó su administración, pues la opinión pública no ha perdido detalle de la forma en la que el político ha decidido conducirse en sus propuesta de gobierno, y por supuesto. en sus conferencias matutinas, mismas que parecen dirigir la agenda de los medios. Desde su época de campaña se ha señalado a AMLO de recurrir al populismo tanto en su discurso como en sus acciones, hecho que se mantiene ahora que está en el poder, por lo que en Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el gobierno de López Obrador cumple todas las reglas del populismo en el poder, y ha inventado al menos una. Esas reglas son: hablar a nombre del pueblo bueno, capturar el Estado, someter a los otros poderes, crear nuevas clientelas, contener o someter a los medios, contener o someter a la sociedad civil y hacer nuevas constituciones […]. El gobierno de López Obrador está en camino de cumplir todo lo anterior. Y ha inventado la idea de una ‘constitución moral’ […]. La concentración tiene piezas convergentes[…]: 1. La reasignación del presupuesto en favor de clientelas y programas del gobierno, a costa de estados y municipios, de los otros poderes y de los órganos autónomos del Estado. 2. La creación de una estructura de poder paralela a los gobiernos locales, mediante la figura de los superdelegados de la Federación y sus 300 coordinaciones regionales […]. 3. La entrega de la seguridad pública a una Guardia Nacional con 256 bases regionales […] y una cadena de mandos únicos que responden al Presidente. 4. La creación de una gigantesca red de nuevas clientelas del erario. 5. La apuesta a la consolidación electoral de Morena como partido hegemónico en todos los estados. 6. La apuesta a la consolidación burocrática de Morena como ejército de reserva para ocupar los puestos que el nuevo gobierno libera con su política de austeridad. 7. La concentración del espacio mediático mediante la ubicuidad del Presidente, el acuerdo de siempre con los medios privados y la activación de los medios del Estado para crear un sistema de comunicación política gubernamental […]. El proyecto del Presidente es demasiado grande para el gobierno que tiene. El Presidente asalta el cielo cada mañana en sus conferencias de prensa, pero su gobierno se tropieza con las escaleras el resto del día. La mezcla de Presidente utópico y gobierno terrenal da lo que tenemos hasta ahora, lo que un gran escritor argentino describe como ‘errorismo de Estado’”.


En otro análisis de las recientes acciones del Presidente de México en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “ningún Presidente, mucho menos los que él llama neoliberales de las últimas tres décadas, ha tenido tanto poder como López Obrador. Un poder que, además, ha acrecentado ante la debilidad de las oposiciones políticas y sociales, desconcertadas, desarticuladas y enfrentadas entre sí […]. Se dirá que para eso es el poder, pero cuando se acumula tanto, es fácil caer en los excesos porque no hay contrapesos. Y algo de eso está ocurriendo. El mejor síntoma son las conferencias mañaneras del Presidente López Obrador. Es imposible seguir todos los temas que cotidianamente pone sobre la mesa, a veces con apuntes muy acertados, en otras con reflexiones sin rumbo claro […]. Un Presidente no sabe todo, no necesita saberlo ni tratar de demostrar que sí lo sabe, mucho menos puede opinar sobre todo. No porque sea políticamente incorrecto, sino porque es políticamente ineficaz […]. En las últimas 48 horas, el Presidente se ha peleado con ex presidentes, y otros dirigentes políticos, que no habían dicho nada sobre él, ha desacreditado programas sociales, simplemente, porque no son los suyos […], y ha aconsejado al sistema constitucional de Estados Unidos […] sobre la duración de los mandatos presidenciales. E inevitablemente ha cometido errores […]. Acusó al ex Presidente Felipe Calderón de trabajar para empresas ‘que le venden gas a la CFE’, en referencia a la española Iberdrola. No era verdad, Calderón estuvo un año (2016) como consejero independiente del consejo de administración de otra empresa, Avangrid, en la que tiene alguna participación accionaria Iberdrola, pero que no tiene negocios con México y, por ende, no le vende nada a la CFE[…]. Qué necesidad había […]. El actual gobierno ha creado un censo de 22 millones de beneficiarios directos de sus programas de ayuda, de pago en dinero contante y sonante, manejado directamente desde la Presidencia de la República por el mismo funcionario que antes fue el Secretario de organización de Morena. Esa lógica cotidiana no ayuda ni a la convivencia social ni mucho menos a la gobernabilidad del país. En todo caso sirve para evitar hablar de otros problemas, de otras estrategias y sus resultados, para, como dicen, poner agenda, pero, inevitablemente, desgasta al Presidente y a sus propios funcionarios, atrapados en el torbellino que genera su jefe.


La Guardia Nacional