¿Museo perdido?


“La arquitectura no debe ser una competencia de objetos extraños”

Enrique Norten


De acuerdo a las cifras dadas a conocer en la última Feria Internacional del Calzado y Artículos de Piel –SAPICA-, en México se producen 260 millones pares de zapatos al año de los cuales el 71.5% se produce en Guanajuato, es decir, alrededor de 186 millones de pares. Más de 5 mil unidades de negocio se dedican directamente a la producción de calzado y cuero en Guanajuato. 143 mil empleos se generan en el sector. Sobra decir que León es el epicentro de esa industria y a pesar del crecimiento de otros sectores como el automotriz, servicios, plásticos, etcétera, en México y en el exterior nos siguen asociando como “La Capital del Calzado”. La idiosincrasia local está íntimamente ligada al calzado, vaya, creo que sería redundante dar más datos al respecto.


Debido a lo anterior, es inexplicable la razón por la cual después de más de cien años en los que la industria zapatera ha dominado la actividad económica de los leoneses, no se ha podido cristalizar el tan cacareado Museo del Calzado, en los años recientes, llamado MUNPIC. El último capítulo doloroso se debe, como es de dominio público, al complejo y muy corrupto litigio por el Estadio León. El predio donado por el municipio hace casi una década consta de 5,800 m2 y forma parte de lo reclamado en tribunales como parte del estadio. Hoy cualquiera puede ver las condiciones de ese terreno; millones de pesos literalmente enterrados entre cimientos de concreto y hierba.


Lo más triste es que mucho antes del problema legal, hubo otros factores que literalmente boicotearon a ese museo que, por simple lógica, debió ser el primero en la zona. La idea largamente soñada por muchos simplemente no coincidía con algunos “mandones” de la industria. Esta columna no es ministerio público ni se trata de señalar irresponsablemente a los causantes o protagonistas del boicot, pero es un hecho que los celos de varios notables liderazgos hicieron hasta lo imposible por detener un proyecto emblemático y el más congruente con la economía de la zona. Insisto, debió ser el primer edificio cultural del polígono Poliforum.


El afamado arquitecto mexicano Enrique Norten es el autor del proyecto propuesto y anunciado con bombo y platillo. En el evento de colocación de la primera piedra en 2010, le preguntaron su opinión respecto a la vecindad del MUNPIC con el Fórum Cultural y el Estadio León, y recuerdo que contestó que le agradaba que todos esos públicos tan diversos se reunieran en una misma zona. Esta declaración cayó como un balde de agua fría para aquellos que ya desde entonces le echaban el ojo al terreno del estadio y anhelaban su demolición.


Soy un convencido de que la generación de riqueza no se debe limitar ni controlar siempre y cuando se haga de una manera legal y sin perjudicar el derecho de los demás. En cambio, el poder sí debe tener acotaciones. Hoy muchos gritan que no hay contrapesos en el poder ejecutivo federal, pero esos mismos rudos dirigentes o señores del dinero, muchas veces, toleran o hasta fomentan que existan semidioses empresariales cuyo poder es omnipresente. Si los simples celos de algunos líderes muy poderosos de la ciudad boicotearon un bello proyecto educativo, histórico y cultural como el MUNPIC, imaginen lo que pueden hacer cuando lo que está en juego son intereses económicos.

* El autor es licenciado en Comercio Internacional por el ITESM y egresado de la maestría en Administración Organizacional por la Universidad Iberoamericana. Por más de 20 años se ha desempeñado en las industrias financiera, automotriz, cuero-calzado y plásticos.

Entradas destacadas

1/2
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon