La disyuntiva del cambio de horario; no habrá consulta para su eliminación: AMLO



Hablar del cambio de horario en verano es, para mucha gente, un fastidio y una descompensación del reloj psicobiológico, por lo tanto genera en la mayoría de las personas un rechazo automático y controversias cada año.


El horario de verano o también llamado “tiempo de ahorro de luz” es el horario que por el que se adelantan los relojes para usar más la luz diurna.


Por lo general, los relojes se adelantan una hora a principios de la primavera, y se retrasan en otoño.


El horario de verano moderno tiene su antecedente histórico en el siglo XVIII y fue propuesto por primera vez por Benjamin Franklin. Posteriormente, en 1907, por William Willett.


Se empleó por primera vez en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, para ahorrar carbón. A pesar de las controversias, muchos países lo vienen empleando desde entonces.


En México, el cambio de horario se aprobó en 1995 durante el gobierno de Ernesto Zedillo y se implementó hasta 1996; teniendo como propósito principal el de aprovechar los periodos de más iluminación. Andrés Manuel López Obrador se opuso al horario de verano cuando era jefe de Gobierno del entonces hace 18 años, y aunque el resultado no le favoreció, marcó una de los primeros diferendos con la administración federal.


Ahora el mandatario descarta someter a consulta la eliminación del cambio de horario de verano, por no ser una prioridad para el país.


Las 10 razones por las que el horario de verano es lo peor


El cambio de horario eleva los riesgos de sufrir accidentes, puede ser peligroso para la salud mental y afecta la calidad de sueño.


Estamos a poco tiempo para realizar el cambio de horario de verano 2019 en México y con él regresamos a la época del año donde tenemos que adelantar una hora el reloj.


Este domingo 7 de abril tendrás que despedirte de una hora de sueño, salvo que seas del estado de Sonora, Quintana Roo y Baja California en donde no aplica el cambio de horario.


El horario de verano traerá más luz natural en los meses más cálidos, pero también puede afectar nuestra salud y bienestar. Conoce cuáles son los efectos negativos de este cambio.


1. Puede causar la privación de sueño


El efecto del cambio de horario es similar a la sensación jet lag, que ocurre cuando viajamos a una zona horaria diferente. “La mayoría de nosotros terminamos perdiendo entre 40 y 50 minutos de sueño en los primeros días, (…) ese pequeño cambio puede tener un impacto en la salud, dijo Sandhya Kumar, profesora asistente de neurología y directora médica de el Centro de Trastornos del Sueño en el Centro Médico Bautista de Carolina del Norte, a la revista Health.


2. También puede afectar a tu salud mental


Existe una conexión directa entre el horario de verano y tu bienestar. De acuerdo con un estudio publicado en el periódico Economics Letters, los investigadores descubrieron que la satisfacción se deteriora después de la transición del horario, el cual afecta más a las personas que tienen un empleo de tiempo completo. Por otro lado, el cambio está más relacionado con el incremento de suicidios, como lo señala un estudio australiano publicado en 2008 en Sleep and Biological Rhythms.


3. Mayor riesgo de problemas cardiovasculares


Aunque no lo creas, este horario puede poner a las personas en mayor riesgo de infartos y, posiblemente, de accidentes cerebrovasculares. Según un estudio realizado en 2014 por la revista Open Heart, se encontró que el lunes después de que comienza el horario de verano, un 24 por ciento de personas sufren más ataques cardiacos que a otros lunes durante el año.


4. Incremento en los accidentes de trabajo


Si tu trabajo implica de esfuerzo físico, ¡cuidado! En 2013, la encuesta de la Oficina de Estadísticas Laborales sobre heridas y enfermedades de Estados Unidos reportó un incremento en accidentes en los meses como mayo, junio y julio y una disminución en noviembre y diciembre, o sea cuando se regresa al horario de invierno.


5. Accidentes automovilísticos


Sí, también se mete con tu auto. De acuerdo con la investigación realizada por Austin C. Smith, asistente de profesor de economía en la Universidad de Miami, se reportó un incremento del 6.3 por ciento en accidentes automovilísticos fatales durante los seis días posteriores al cambio de horario.