“La marca es de quien la trabaja”; registran la marca Emiliano Zapata en el 100 aniversario luctuoso


El aniversario luctuoso del general Emiliano Zapata este miércoles 10 de abril representará históricamente, no sólo la conmemoración del centenario de su muerte, sino también la fecha en que algunos de sus descendientes optaron por comercializar al icono caudillista.


Evocar a Zapata es traer a la mente una poderosa imagen de rebeldía y convicción revolucionaria y su frase lapidaria “La tierra es de quien la trabaja”.


La imagen del mostacho, las cananas y el sombrero de ala ancha marca Tardan son un figuras en el imaginario mexicano que se aferra a los ideales revolucionarios y a los héroes que significan un referente de justicia e igualdad social.


La estirpe Zapata ha venido aclarando quienes tienen ese linaje auténtico para quietarles la máscara a personajes que han pretendido lucrar con el caudillo.


Han presentado los descendientes legítimos el árbol genealógico y han advertido en diferentes momentos que no se debe lucrar con la imagen de Emiliano Zapata.


Sin embargo la Fundación Zapata y los herederos de la Revolución A. C. registraron ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) la marca “Emiliano Zapata” para diversos productos y servicios.


Habría que ver si existe un paralelismo de la histórica frase de Zapata “La tierra es de quien la trabaja” y el nuevo slogan “la marca es de quien la trabaja”.



Familia de Emiliano Zapata registra nombre del caudillo como marca


De acuerdo con Reforma, la Fundación Zapata, y los Herederos de la Revolución A. C. presidida por Édgar Castro Zapata, bisnieto del revolucionario, en noviembre pasado suscribió un contrato de licencia de uso para comercializar los productos y servicios de cuatro clases.


Entre artículos como tequila y mezcal, y algunas otras bebidas alcohólicas; así como trajes y sombreros de charro; educación y entretenimiento.


El registro de la marca cuenta con una vigencia de 10 años y coincide con el centenario del asesinato de Zapata, el cual se conmemorará próximo 10 de abril.


(Con información del portal de noticias PoliticoMX)



Presentan familiares de Emiliano Zapata árbol genealógico


Anenecuilco, Ayala. Descendientes del General Emiliano Zapata presentaron esta tarde el árbol genealógico del líder revolucionario. En un salón del pueblo de Anenecuilco los herederos se dieron cita para, a la vez que mostraron el linaje, exigir que Jorge Zapata Domínguez se someta a una prueba de ADN para demostrar que pertenece a la estirpe del Caudillo del Sur.


Jorge Zapata Domínguez ha tenido un papel protagónico en los últimos años, al oponerse al Proyecto Integral Morelos que impulsa el gobierno de Graco Ramírez, en especial la construcción de un acueducto que llevara agua del rio Cuautla para el enfriamiento de las turbinas de la termoeléctrica de Huexca. El pasado 30 de agosto Zapata Domínguez encabezo un enfrentamiento entre el Mando Único Policiaco y vecinos del pueblo de San Pedro Apatlaco.


Luis Antonio Rosas Zapata, bisnieto, presento un acta de nacimiento a nombre de Eliacer Ocampo Gonzales, quien, según su versión se hace llamar Jorge Zapata Domínguez. Lo acusó de hacer negocios al amparo de ese apellido. También declaro que la familia está cansada de esta situación, y que, no por dejarse crecer el bigote pueden usar ese apelativo.


Irma Zapata Sandoval, nieta del Caudillo, explico el árbol genealógico, para dejar en claro que quienes usurpan el linaje se hagan una prueba de ADN para despejar las dudas.


Toda la familia Zapata se reunió para respaldar esta postura.


(Con información de El Sur Digital Medios)


Reliquias del Caudillo


Objetos personales del revolucionario mexicano Emiliano Zapata (1879-1919) como su cama, una pistola, un juego de naipes, un amuleto, pantalones y sombreros revelan el hombre mortal oculto tras sus ropajes de caudillo durante los siete años de lucha de la Revolución Mexicana.


El Museo Nacional de Historia (MNH) cuenta con un acervo del caudillo protagonista de la lucha armada de la Revolución Mexicana (1910-1917) en los que encabezó el Ejército Libertador del Sur en defensa de los ideales de tierra, justicia y libertad, la muestra titulada "Zapata en Morelos".


Con este acervo se ofrece una nueva visión del personaje de Zapata, desde una perspectiva no tradicional, que revalora la proporción humana de ese héroe que alguna vez también fue niño, que jugaba al azar en las cartas y que murió como cualquier mortal, permite que lo sigamos admirando, y también que nos sintamos más parte de él y de su lucha.


Se tienen inventariados la pistola que le regaló el también jefe revolucionario Pancho Villa, una bandera zapatista, una alegoría de la entrada de Villa y Zapata a Palacio Nacional, uniformes de las fuerzas revolucionarias, sombreros de charro, juegos de hebillas de plata, así como el juego de baraja que el caudillo amarraba a su traje con un listón y un talismán de piedra de ágata.


También se muestran decenas de fotografías de Zapata -dos de ellas inéditas de cuando el revolucionario era niño y otra de rostro joven que se dice le envió a su novia-, la silla presidencial en la que Pancho Villa se sentó cuando entraron a Palacio Nacional y algunas espuelas y armas.


Están también los pantalones, los calzones y el sombrero de Zapata, así como la silla de montar sobre la cual fue asesinado el 10 de abril de 1919 en la hacienda de Chinameca, en una emboscada dirigida por el coronel Jesús Guajardo, quien atrajo a Zapata con el ofrecimiento de sumarse a sus fuerzas.