Aviones no tripulados; el dron es la mejor opción para entregas


Es bien sabido que muchas plataformas digitales que se dedican a prestar servicios dentro del terreno del comercio electrónico, siempre se enfrentan con grandes retos, especialmente en lo que a la compleja logística y el servicio a cliente respecta.


Uber es una de las empresas que no solamente quieren seguir innovando para mejorar la experiencia del usuario y ampliar la oferta de servicios a sus clientes; sino que también busca aprovechar las mejores tecnologías para mejorar su logística.


Luego de adquirir los permisos pertinentes, finalmente la compañía iniciará con pruebas para apoyar los servicios de UberEats con drones repartidores de comida, al menos de inicio en la ciudad de San Diego, California.


En un anuncio reciente en la Cumbre Forbes Under 30 en Detroit, Eric Allison, jefe de Uber Elevate, reveló un nuevo diseño de dron de entrega de Uber Eats.


McDonald's anunció que sería el primer local de Uber Eats en participar en sus servicios de entrega con drones, el cual estaba planeado empezaría a llevar felicidad por los cielos a finales de este año.


Su modelo


El nuevo diseño de drones puede llevar la cena para hasta dos personas y presenta seis rotores, dice la compañía. Su batería está diseñada para ocho minutos, incluidas la carga y descarga, y solo puede realizar recorridos relativamente cortos. El dron tiene un alcance de ida y vuelta de 19 kilómetros, o un tiempo de vuelo total de 18 minutos.


Siguiendo las regulaciones de la Autoridad Federal de Aviación (FAA), el dron puede volar con vientos de 48.28 kilómetros por hora y no volar a más de 122 metros.


Las pruebas con este nuevo modelo de drones se llevarán a cabo inicialmente a partir del próximo año y de todo salir bien, los drones comenzarán a operar comercialmente en 2023.


¿Cómo funciona un dron?


El funcionamiento de un dron es básicamente el mismo que el de un avión o un helicóptero. Se ponen en marcha los motores y las aletas se mueven para posibilitar el vuelo. Después, con los mandos de control se va dirigiendo el vuelo, que dependerá en gran medida de los conocimientos y la pericia del piloto. En algunos casos, es posible fijar un rumbo de forma automática.


Los modelos que lo permiten incorporan un GPS que permite ir corrigiendo el vuelo y ajustarlo hasta llegar al punto indicado. Estos se sumen usar para realizar rondas de observación cíclicas, sin que haga falta un piloto que lo controle. Simplemente se observa lo que recoge la cámara, que se envía en tiempo real o se graba dependiendo del caso.


¿Cuáles son las ventajas de las entregas con drones?


La ventaja más evidente es la velocidad. Los drones vuelan en línea recta de un punto a otro, lo que nos permite olvidarnos de camiones de reparto circulando por carreteras sinuosas. Además, sobrevuelan los atascos de tráfico de los congestionados centros urbanos.


Las zonas remotas con una infraestructura vial deficiente son más accesibles. A los clientes también les gusta el potencial de seguir el trayecto del dron, eliminando tiempos de entrega imprecisos.


El reparto con drones reducirá los costes de mano de obra de la entrega de paquetes. Esto crea un mejor retorno de la inversión para una empresa. El dron también podría reducir el impacto sobre el medioambiente en comparación con los modos tradicionales de entrega.


Los drones, al ser más rápidos, rentables y respetuosos con el medioambiente, podrían proporcionar a los minoristas una ventaja competitiva importantísima.


Una idea que no es nueva


Aunque podemos pensar que los drones son una novedad y surgieron hace poco tiempo, no es verdad. Los primeros modelos se remontan a los años 20, aunque el diseño y las posibilidades de control eran bastante diferentes. La tecnología de materiales, que ha logrado que cada vez sean más ligeros, así como la miniaturización de componentes, hace posible que hoy contemos con drones de tamaños y prestaciones muy diversas. Desde los minidrones de recreo hasta los destinados a control y vigilancia, hay un amplio listado de modelos.


Otros usos de los drones


Eventos: Los vimos en el último mundial de fútbol en Brasil sobrevolando la cancha, mostrando desde arriba el juego con los mejores ángulos, como ninguna otra cámara podía. Recitales, desfiles de moda y hasta protestas, los drones abren toda una nueva gama de posibilidades al periodismo fotográfico y a los cineastas.


Situaciones de emergencia: Los drones se destacan por su efectividad en situaciones límites, especialmente en áreas que quedaron aisladas o de difícil acceso. Se demostró la importancia de su uso por ejemplo, en zonas que fueron azotadas por desastres naturales.


Su velocidad de vuelo permite recorrer áreas enormes en muy poco tiempo. Permitiendo llevar la ayuda necesaria, traslado de bancos de sangre o en una fase previa para evaluar la ayuda necesaria en la zona o la forma de arribo al lugar.


Control fiscal: En Argentina el gobierno se hizo eco de esta tecnología y los drones se emplean para sobrevolar terrenos que fueron declarados al fisco como baldíos. El área se sobrevuela y se corrobora si efectivamente no están construidos.