Netflix estrena cinta de animación; Klaus

Quién diría que un carterito de pocamonta, flojo y rebelde nos conmovería tanto como la relación entre Carl y Ellie en Up (Pete Docter, 2009) a través de una historia navideña cien por ciento producida por la plataforma de entretenimiento streaming Netflix.


Con Klaus, del español Sergio Pablos responsable de crear la historia de Mi villano favorito, Netflix incursiona en la animación de una forma inmejorable para la época navideña.


Sinopsis


Jesper es un joven cartero, malcriado porque vive con lujos gracias al dinero de su padre; pero, cuando éste decide enseñarle una lección enviándolo a un pueblo lejano y misterioso, el muchacho aprenderá el valor del trabajo duro y encontrará personas que le cambiarán la vida.



Lo bueno


En primer lugar, su animación. La cual aunque no es novedosa, ni tampoco deslumbrante, sí es vistosa y atractiva para la vista. Concretamente, se trata de una animación en dos dimensiones que por momento aparenta estar en tres.


Y es que si bien la animación es la base de esta cinta, no todo se limita a ello. Incluso, su historia es el siguiente escalón del largometraje que lo lleva a una cima muy sólida.

La historia de un padre que busca lo mejor para su hijo rebelde no es nueva. En muchas películas hemos aprendido la moraleja del niño malcriado que es puesto a prueba para conocer el verdadero valor del trabajo.


No obstante, aquí la premisa logra conmovernos al implicar el elemento navideño de Santa Claus y cómo los actos sinceros conllevan a cosechar más actos sinceros dentro de una sociedad apática.


A su vez, su humor decente y la mezcla de música rock y rap conllevan a que mantenga un ritmo fresco y ligero, lo que llega a ser muy atractivo para los niños.


Lo malo


La típica reflexión acerca de Santa Claus y las referencias románticas y de nostalgia que se aluden a él le restan originalidad a la cinta, por lo que podría a llegar a ser repetitiva.


La historia, así, no se sale de la tangente y se va por la zona segura, por lo que su final es un tanto predecible; aunque, hay que destacar que se toca un tema delicado para los niños hacia la conclusión.


Finalmente, el doblaje llega a ser un poco extraño por el cantante colombiano Sebastian Yatra; sin embargo, el mexicano Joaquín Cosío en la voz de Klaus es excepcional.


La crítica


La crítica ha celebrado esa recuperación del dibujo clásico en medio de una temporada en que los artificios técnicos han dominado los estrenos, como la nueva versión de "The Lion King", con resultados realmente desiguales.


“El realismo es una opción, pero yo prefiero la credibilidad”, indica el director.

La plataforma también ha preferido esa manera de crear para lanzar su primer largometraje de animación, que después de tres años de trabajo ya está disponible en su catálogo y por el que ha apostado en su selección de cintas para estrenar en salas de cine, un requisito imprescindible para competir en la temporada de premios.


Lo cierto es que algunos medios especializados comienzan a mencionar el título del largometraje del español como posible candidata a mejor cinta de animación en las nominaciones al Óscar.


Una nominación a los premios de la Academia de Hollywood supondría además otro éxito para Pablos, quien hace años tomó la decisión de abandonar la capital mundial del cine para inaugurar su propio estudio en Madrid.

Fuentes: Reporte Índigo, Show!

Entradas destacadas

1/2
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon