¡Cácaro!; El significado detrás del grito que se escuchaba en los cines antiguos

Quizá alguna vez escuchó –o todavía escucha– a personas que en una sala de cine gritaban “¡cácaro!” cuando la proyección o el sonido llegaban a fallar. ¿Pero sabe de dónde viene esta expresión?


Hay diversas historias, pero la más difundida proviene de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en una época entre el Porfiriato y el inicio de la Revolución.


Las primeras salas de cine


En aquellos años en los que todavía había pocas producciones, lo más popular en el cine eran las “vistas”, es decir, pequeñas películas en donde se veían algunas escenas cotidianas, como la famosa “La llegada de un tren a la estación”, de Louis Lumière y que no llegaba ni al minuto de duración.


En México, esos filmes se proyectaban en pequeñas carpas a donde las personas llegaban a ver programas compuestos por unos 10 títulos diferentes.


Un hombre llamado José A. Castañeda instaló una de esas salas de proyecciones en Guadalajara, Jalisco, que se llamaba “Salón Azul”, y se volvió muy popular, porque como en ese entonces las películas eran mudas, él solía divertir a los asistentes inventando diálogos o efectos de sonido.


Tiempo después, abrió otra sala de proyecciones llamada Cosmopolita, y para que se encargara de la proyección contrató a Rafael González, una persona que era muy identificada en su comunidad por una característica física.


¿Quién era Rafael González?


Era un muchacho que, como muchos de su época, había sido víctima de la viruela y llevaba en la cara las huellas de esa desgracia. Por lo mismo, llevaba el mote de “Cácaro” —otro modo de decir cacarizo—. Era su tarea exhibir la película, mediante un proyector de manivela que frecuentemente se rompía o hacía que se quemara la cinta.


Entonces, tenía que darse prisa para arreglar el mal y así calmar a ese público.


Quien operaba el proyector, tenía que hacerlo de una manera casi perfecta, pues debía de mover una manivela a una velocidad constante, de lo contrario la proyección sería demasiado rápida o muy lenta.



El grito



En las funciones era común que Rafael se quedara dormido, por lo que cuando terminaba un carrete o fallaba la proyección, los asistentes se veían obligados a gritarle “¡cácaro!” con el fin de llamar su atención para que corrigiera el desperfecto.


Poco a poco, los cines se volvieron muy populares en México y a los encargados de las proyecciones se les empezó a llamar “cácaros” en “honor” a Rafael, los cuales vivían en el anonimato hasta que algo fallaba y –entonces sí– alguien se dirigía a ellos con el famoso grito de “¡cácarooo!”.


Aunque hoy las proyecciones de los cines son prácticamente automáticas, todavía hay personas que se encargan de esa labor y muchos aún los llaman “cácaros”… especialmente, sí, cuando algo falla.


“Cácaro” la evolución de este oficio

Fuentes: Fernanda Familiar, López-Dóriga Digital, algarabía, NotimexTV

Entradas destacadas

1/2
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon