28 de diciembre: Día de los Santos Inocentes



El 28 de diciembre en Hispanoamérica es el día ideal para gastar bromas a amigos, familiares o incluso desconocidos, las cuales han pasado de ser chistes inocentes a crear noticias falsas, con la única finalidad de reírnos de la ‘inocencia’ del otro.


Sin embargo, la celebración conocida como ‘el Día de los Santos Inocentes’ o ‘Día de los Inocentes’, tiene como referencia uno de los capítulos más oscuros de la Biblia católica.



La historia


En la historia del catolicismo, el Día de los Inocentes se remonta a hace dos mil años, de un trágico episodio.


En el Nuevo Testamento de la Biblia, San Mateo narra la brutal historia del envidioso rey Herodes, quien al sentirse desplazado por el nacimiento de Jesús, ordenó una gran matanza de niños, conocidos como los Santos Inocentes.


Se narra que Jesús nació en un humilde portal de Belén de Judea. Su venida al mundo fue un acontecimiento que atrajo la atención de unos reyes, quienes guiados por una estrella, llegaron desde tierras de Oriente para adorarlo, porque ese niño era el verdadero hijo de Dios y sería el rey de los judíos.


Herodes desconfiado y temeroso de perder su poder, pidió a los reyes magos que fueran en busca de este niño y que volvieran con información de su paradero.


Herodes, como no sabía cuál de todos los niños era Jesús, dónde y cuándo había nacido, decidió mandar matar a todos los menores de 2 años, un 28 de diciembre.

De esta horrible matanza Jesús se salvó porque un ángel se le apareció a José, padre de Jesús, y le ordenó huir ante el peligro.


Cientos de niños murieron y cuenta la Biblia que sus almas inocentes volaron al cielo, por eso la Iglesia católica recuerda este día como el de los Santos Inocentes.


Aunque el suceso original fue cruel, quizás Herodes vivió muchos años engañado, pensando que había logrado matar al niño Dios y probablemente el detalle del engaño dio origen a esta tradición.


La conmemoración del Día de los Inocentes se desvirtuó en la Edad Media con la llamada “fiesta de los locos”, que se celebraba en Europa entre el 24 y 31 de diciembre y en la que se cometía todo tipo de excesos.


En ese festejo eran comunes los disfraces y la música en una especie de carnaval que llegó a tener tantos abusos que fueron prohibidos por el rey Felipe II, hasta que con el tiempo se redujeron a bromas o a pedir algo prestado que se regresaría el 2 de febrero.


De forma coincidente se comenzaron a celebrar las llamadas “inocentadas”, en las que se confundió la palabra inocente, que “el que no hace daño a nadie, ingenuo o tonto”.

De esta manera, en España la cantaleta decía: “Herodes mandó a Pilato, Pilato mandó a su gente y el que presta este día es un inocente”.


En tanto que en México se cambió a la frase que de todos es conocida cuando se piden dinero u objetos prestados.


Así que en este día no creas todo lo que algunos dicen y si le pides prestado algo a tus amigos y familiares, no olvides repetir la frase: "Inocente palomita que te dejaste engañar en este Día de los Inocentes, que en nadie debes confiar".



Algunas de las bromas…


Son muchas las bromas que se han conocido para celebrar este día, incluso en la actualidad se suelen crear “noticias falsas” como lo mencionamos anteriormente. De cualquier forma se recomienda que las bromas sean de buen gusto para el que las vaya a recibir, ya que la intención es sorprenderlos y no hacerle pasar un rato desagradable.


Estas son algunas bromas inocentes que puedes hacer:


Cambio de azúcar por sal


Es una broma clásica y consiste en cambiar el contenido del envase de azúcar por sal. Se recomienda hacerla a la hora del desayuno para que la persona caiga en la broma.


Cambio de las horas del reloj


Aprovecha un momento de descuido de tu víctima para adelantar o atrasar las horas del reloj. Esto hará que la rutina de tu víctima se vea alterada por la broma que le estás haciendo.


La moneda o el billete


Es una broma muy famosa y en muchas regiones se juega. Se trata de poner una moneda pegada al suelo con pegamento y verás que más de uno caerá tratando de agarrar la moneda. Para el billete atarás un hilo muy transparente y lo halarás cuando tu víctima intente agarrarlo.


Baño ocupado


Esta broma suele servir para quienes estén trabajando en la oficina. Usa un par de zapatos y un pantalón y, lo dejan en un cubículo del baño. Quien vaya a usar el baño creerá que hay alguien y tendrá que esperar por un buen rato.


La llamada falsa


Para este tipo de bromas la tecnología puede ser tu cómplice. Si tienes un teléfono androide podrás hacer caer a más de una víctima que también posea un móvil inteligente.

Fuentes: Excélsior, El Sol de México, Telesur TV

Entradas destacadas

1/2