Aniversario luctuoso de Rutilo Patiño

Hoy se cumplen 51 años de la muerte de Rutilo Patiño, fotógrafo nacido en 1890 en Jaral del Progreso, Guanajuato. Su obra conocida se centra, casi por completo, en plasmar la vida en su pueblo natal y en algunos escasos viajes que realizó por la República Mexicana.

Aprendió el oficio en la ciudad de Guadalajara, Jalisco y abrió el primer estudio fotográfico del que se tiene noticia en ésta pequeña comunidad predominantemente agrícola. Antes de ello, realizó otras actividades económicas como concesionario de llantas, prestamista, importador y empresario, sin embargo siempre será reconocido como el fotógrafo del pueblo.

En México, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, las fotografías en las comunidades eran utilizadas para atesorar instantes felices: bodas, cumpleaños, primeras comuniones o simplemente para retratar a un ser querido; sin embargo también tenían la función de conservar la memoria de momentos dolorosos como la muerte de un familiar, al captar con la lente el cuerpo del finado acompañado por sus parientes.

Además de los adultos, también se retrataba a los infantes muertos o “angelitos”, nombre que recibían debido a la creencia cristiana de que los niños al tener un alma pura ascendían directo al cielo, convirtiéndose en ángeles.

Los “angelitos” eran fotografiados en brazos de sus dolientes padres o en solitario, recostados en camas, rodeados de flores y vestidos como santos o advocaciones de Cristo y la Virgen. Sus rostros expresan paz, como si durmieran un sueño profundo, dando una ilusión de vida. Estas fotografías poseen una fuerte carga emotiva que comunican al espectador el dolor de la pérdida y son ecos de prácticas lejanas hoy perdidas, pero que nos permiten conocer las actitudes ante la muerte en los siglos precedentes.

Se dedicó a la fotografía hasta sus últimos días, se le recuerda operando su cámara acompañado de un tanque de oxígeno. Rutilo Patiño no recibió mayor reconocimiento a su labor, más allá que las galerías en las que se convirtieron las paredes de las casas de los habitantes del pueblo y en algún concurso de fotografía para aficionados, siendo apreciada su obra, fuera de su “terruño”, muchos años después de su muerte en 1969.

Fuentes: Fotográfica MX, Pixeles Mexicanos , El Sol de Irapuato

Entradas destacadas

1/5
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon