¿Quién fue el Dr. Eduardo Liceaga?



Nacido en Guanajuato el 13 de octubre de 1839, en el seno de una familia dedicada a la medicina, Eduardo Liceaga estudió en la Escuela Nacional de Medicina, donde se graduó con honores máximos en 1866, al recibir el título de cirujano y una medalla de manos del emperador Maximiliano de Habsburgo; más tarde, en su calidad de presidente introdujo la especialidad de pediatría en el plan de estudios.


Fungió como presidente del Congreso Nacional de Higiene y fue fundador y presidente del Consejo Superior de Salubridad, de donde surgieron las bases del Código Sanitario de 1891.


Otra de las obras que se le deben al doctor Liceaga es la traza y urbanización de la actual colonia de los Doctores, que fue la primera en la ciudad que se hizo introduciendo el drenaje y el alumbrado previo a la construcción de las casas. El doctor Liceaga bautizó las calles de esta colonia con el nombre de médicos amigos suyos o que estaban a su alrededor.


Regularizó las obras de drenaje de los lagos, introdujo tuberías de agua potable desde los manantiales de Xochimilco y prohibió el establecimiento de nuevas colonias sin garantía de los servicios de agua, drenaje, luz y jardines para sembrar árboles.


Al inicio de su actividad profesional, el doctor Liceaga mostró una inclinación por la atención de los niños enfermos. Preferentemente por los aspectos quirúrgicos, así lo señalan sus primeros trabajos, aunque después también se preocupó por otros temas relacionados con la infancia y, finalmente, por los asuntos sanitarios.


Fue el médico responsable de la primera sala de niños enfermos que hubo en México en el Hospital de San Andrés, el primer director del Hospital de Infancia, autor de varias publicaciones sobre problemas pediátricos.


Introductor de la vacuna contra la rabia en México


Durante su estancia en Europa los doctores Louis Pasteur y Émile Roux le entregaron un conejo inoculado de rabia, el cual cuidó de los cambios de temperatura durante la travesía del barco, que sirvió para desarrollar la primera vacuna antirrábica en México en abril de 1888. Su importancia en el campo médico y reconocimiento se debió también por detener la fiebre amarilla en el Golfo de México y por erradicar la peste bubónica de Mazatlán, Sinaloa.


Con su asesoría, tras conocer los hospitales de Inglaterra, Italia, Bélgica, Alemania, Austria y Francia, el ingeniero Roberto Gayol inició la construcción del Hospital General de México, mismo que Liceaga inauguró el 5 de febrero de 1905. Esta institución, que actualmente lleva el nombre del homenajeado, anticipó las bases de los hoy denominados centros médicos.


En su calidad de representante internacional de la salud pública de México, Eduardo Liceaga fue vicepresidente del Congreso de la Asociación Americana de Salud Pública y miembro de la Oficina Sanitaria Internacional —convertida posteriormente en la Oficina Sanitaria Panamericana—, así como uno de los siete integrantes originales de la Organización Panamericana de la Salud.


Fue así, que el también Secretario de la Sociedad Filarmónica de México —antecedente del Conservatorio Nacional de Música—, logró crear, durante su época, las condiciones dignas de salud y vivienda para las familias de la Ciudad de México.


El doctor Eduardo Liceaga falleció el 14 de enero de 1920, a los 80 años de edad.


Fuentes: Cultura CDMX, Gaceta Médica de México, Gobierno de México.

Publicidad
1/0