Aniversario Luctuoso de José María Luis Mora


(Chamacuero, hoy Comonfort, 1794 - París, 1850) Historiador, sacerdote y político mexicano que fue uno de los más destacados liberales en los inicios de la Independencia.


A muy temprana edad se trasladó con su familia a Celaya y después a Querétaro. En 1807 se estableció en la Ciudad de México. Se graduó de bachiller en teología en 1818, y en 1820 la Real y Pontificia Universidad de México le concedió el grado de doctor en teología.


José María Luis Mora impartió clases de filosofía y, paralelamente, escribió artículos en El Sol, La Libertad y El Observador de la República Mexicana.


Al concluir el proceso independentista en 1821, empezó a tener una vida política más activa. De entrada se hizo cargo de la redacción del Semanario Político y Literario, en el que dio rienda suelta a sus afanes liberales.


Además, en 1822, en las primeras elecciones populares que hubo en el país, fue nombrado vocal de la diputación provincial de México. Al ser coronado emperador Agustín de Iturbide, Mora manifestó su repudio, lo que le valió ser encarcelado; recuperó su libertad a la caída de Agustín I en marzo de 1823.


Mora perteneció al grupo de políticos liberales integrado por antiguos caudillos insurgentes, grandes y medianos terratenientes, artesanos, comerciantes y clases medias que se proponían la transformación nacional mediante la igualdad jurídica de todos los ciudadanos, sin fueros ni paternalismos; la libertad de pensamiento, expresión y culto; la libertad económica, el libre comercio sin alcabalas, la libre competencia sin aranceles proteccionistas y la inversión extranjera irrestricta; la expropiación de las tierras del clero para estimular la propiedad privada y la producción agrícola.


Mora se opuso a la expulsión de los españoles que decretó el gobierno, entre otras razones debido a que los masones escoceses contaban en sus filas con varios españoles. Esa fue una de las tantas pugnas que se ventilaban en la prensa.


En 1829 Mora fue ordenado sacerdote y alcanzó el grado de doctor en teología, y se mantuvo en la vida privada hasta 1830, año en que restableció El Observador, donde expuso sus ideas liberales y anticlericales. Su posición, cada vez más radical, le atrajo numerosos enemigos.


En 1833 cuando cayó el gobierno de Bustamante, Antonio López de Santa Anna, nombrado por el Congreso, se negó a tomar posesión de la presidencia, por lo que tomó el poder Valentín Gómez Farías. Entonces Mora pudo expresar sus ideas anticlericales a su antojo, especialmente a través del periódico El Indicador.


En el gobierno de Gómez Farías fue creada la Dirección General de Instrucción Pública para el Distrito y los territorios Federales, de la que fue vocal Mora, así como director del Colegio de Ideología. Desde ahí se establecieron planes de estudio y las bases para una enseñanza laica, en cuya elaboración fue esencial la intervención de Mora. “El mayor bien político se da cuando un pueblo educado y un gobierno sabio reconocen las necesidades de desarrollo de su sociedad y las ponen en marcha conjuntamente, armoniosamente”.


Se le considera como el creador de la sociología mexicana


El Doctor Mora ha sido considerado como el creador de la sociología mexicana, de su obra política y social, contenida en proyectos y publicaciones, sintetiza las aspiraciones de los idealistas, de los revolucionarios de aquel tiempo, así como los primeros y más fuertes argumentos filosóficos que se esgrimieron para destruir el criterio teológico y escolástico de los conservadores de aquella época.


Las bases de la educación laica en México, fueron señaladas por Dr. Mora desde 1824, mucho antes de que el presidente Juárez estableciera legalmente el laicismo en 1874 y se implantara en Francia en 1882.


Dentro de los más importantes temas que se implantaron en la República se encuentran: la ocupación de los bienes del clero, la abolición de los privilegios de esta clase y de la milicia.


La difusión de la educación pública en las clases populares, absolutamente independiente del clero, la supresión de los monacales, la absoluta libertad de las opiniones, la igualdad de los extranjeros con los naturales, en los derechos civiles, y el establecimiento del jurado en las causas criminales.


En el municipio de Comonfort, Gto., se localiza un museo sitio en la casa donde naciera el Dr. Mora, así como un gran número de escuelas de todos los grados escolares llevan su nombre.


Últimos años en el extranjero


Sin embargo, la caída de Gómez Farías y el retorno de gobiernos conservadores hicieron que Mora decidiera dejar el país y establecerse en París, en donde con el propósito es “contribuir a fijar el juicio de los pueblos civilizados sobre esta parte interesante de nuestro continente, desengañándolos de los multiplicados errores en que los han imbuido las relaciones poco exactas de los viajeros, los resentimientos de algunos, y el entusiasmo exagerado de no pocos”, escribió buena parte de su obra fundamental México y sus revoluciones, publicada en 1836.


Sin embargo, en París se le agravó la tisis que contrajo durante su etapa de miseria, persecución y cárcel. Posteriormente viajó a Italia. Pasados los años, Valentín Gómez Farías fue reinstalado en la presidencia de la República tres veces más, durante una de las cuales, en 1847, nombró a Mora, Ministro Plenipotenciario ante el gobierno de la Gran Bretaña, desde donde envío interesantes comentarios sobre la situación en Europa y propuso sacar a los indios mayas de la península yucateca para acabar con la llamada guerra de castas. Ya muy enfermo se vio obligado a regresar a París, donde falleció el 14 de julio de 1850.


Fuentes: Memoria Política de México y Biografías y Vidas.

Publicidad

1/1