Día Nacional de la Nochebuena




En México se celebra cada 8 de diciembre el Día Nacional de la Nochebuena o cuetlaxóchitl (flor que se marchita, o flor de cuero, en náhuatl) y Euhphorbia pulchérrima para la ciencia botánica, la cual sobresale entre las flores domesticadas por los pueblos originarios.


La Flor de Nochebuena es considerada el símbolo floral de la Navidad. En México, la Flor de Nochebuena es una de las plantas más conocidas, duraderas y predilectas de las fiestas decembrinas. Nativa de México, la Euphorbia pulcherrima, conocida comúnmente como flor de Navidad, nochebuena, pastora, pascuero, noche buena, flor de pascua, estrella federal. poinsetia en EE.UU, o estrella federal en Argentina, es oriunda de regiones tropicales de México, principalmente de la ciudad de Taxco, estado de Guerrero.


El arbusto mexicano crece en forma silvestre en bosques tropicales secos del Pacífico mexicano, desde Sinaloa hasta Chiapas, incluso hasta Guatemala, y su área ancestral se encontró en el norte de Guerrero.


Las especies silvestres de cuetlaxóchitl son menos ramificadas, con brácteas (hojas que son consideradas pétalos) petaloides angostas y menos brillantes e inflorescencias con menor número de flores, pero los floricultores mexicanos han logrado nuevos tonos y variedades: rojas, amarillas, rosas, salmón, blancas y jaspeadas, y algunas con hojas adicionales, e incluso con flecos en los bordes.


Historia de la Flor de Nochebuena


En la época prehispánica, los antiguos mexicanos la llamaban, en náhuatl, Cuetlaxóchitl -vocablo que proviene de la unión de dos palabras, “Cuetlaxtli” que significa cuero y “Xóchitl” que significa “flor” o “la reina de las flores”- o “flor que se marchita” o “flor de pétalos resistentes como el cuero”. Para los aztecas su color rojo simbolizaba la sangre de los sacrificios que ofrendaban al sol para renovar sus fuerzas.


Hay evidencias de que en la época prehispánica se usaba en las ceremonias y se otorgaba como trofeo; además, era cultivada en los jardines de los tlatoanis (gobernadores).


La Nochebuena y su uso medicinal


La flor de nochebuena y sus usos medicinales: es utilizada para aliviar las afecciones respiratorias como anginas o tos, las paperas, y afecciones del corazón y la rabia. En el Distrito Federal, Morelos, Puebla y Sonora, su aplicación es por vía oral o externa para aumentar o promover la secreción de leche.


En el Códice Florentino (siglo XVI) se refiere su uso para “las mujeres que tienen poca leche”. En el mismo siglo, Francisco Hernández relata que “las hojas aumentan la leche a las nodrizas, aún a las ancianas, sea que las coman crudas o cocidas, o que laman el látex que mana de ellas”.


Con las partes aéreas y las brácteas preparaban un cocimiento y una infusión contra la hemorragia vaginal abortiva y para regular la menstruación.


Conquista y Colonia


Tiempo después, se le relacionó con la celebración católica del nacimiento de Jesús. “Probablemente los franciscanos, asentados en Taxco –hoy municipio de Guerrero–, retomaron el uso ceremonial prehispánico y lo introdujeron en la celebración de la Navidad en su afán evangelizador. De ahí que la ciudad de Taxco sea considerada punto central de la Nochebuena desde el punto de vista biocultural”, resaltó Laura Trejo Hernández, del Instituto de Biología (IB) de la UNAM, campus Tlaxcala.


La popularidad de la flor creció y se dio a conocer al resto del mundo durante la Colonia, cuando con la cuetlaxóchitl se adornaban las iglesias durante la temporada navideña, costumbre que llega a nuestros días con la flor de Nochebuena convertida en un ícono cultural de la Navidad en todo el mundo, ya que su imagen aparece los fines de año de manera profusa impresa o manufacturada en diversos materiales y sitios inesperados.



Es enviada al extranjero


Para 1825, el gobierno de Estados Unidos designó a Joel R. Poinsset como primer enviado extraordinario y ministro ante México. El diplomático y naturalista convocó a colegas aficionados a hacer una colecta de organismos vegetales y animales, siguiendo la ruta de Alejandro von Humboldt. Datos no comprobados indican que en ese viaje encontraron las flores de Nochebuena en unas barrancas de Taxco y las enviaron a la Unión Americana.


Hasta el momento, Trejo Hernández no ha localizado fuentes que aseguren esa teoría, “pero sí documentos donde se asienta que Poinsset envió la colecta al Jardín de Bartram, en Filadelfia, la colección botánica más importante de la época. Hay cartas donde los Bartram comentan que recibieron cuatro cargamentos con esquejes (pequeños tallos en maceta), semillas y otros ejemplares”.


A finales de 1829, el Jardín hizo una exposición y presentó la poinssetia (llamada así en honor al diplomático), que no era otra que la Flor de Nochebuena. Así fue como EU cultivó y adoptó la planta en sus festividades.


Luego, llegó a Robert Buist, curador en el Real Jardín Botánico de Edimburgo, quien la cultivó en invernadero y la envió a su país de origen, y de ese modo la conocieron en Europa.


Esta flor mexicana es actualmente imprescindible durante las fiestas de fin de año en hogares, oficinas, camellones, jardines, centros comerciales, escolares y de diversión, para crear un ambiente festivo y acogedor.


México tiene más de 100 variedades de Nochebuena


Datos del Fideicomiso de Riesgo Compartido indican que el cultivo de la flor de Nochebuena es uno de los más importantes en el sector de plantas ornamentales en México.


En México existen más de 100 variedades de Nochebuena, también conocida como flor de Pascua, y son los estados de Guerrero y Morelos los que tienen la más elevada producción comercial tanto para el consumo nacional como para la exportación, ya que se obtienen flores de muy alta calidad mediante el cultivo en invernadero con riego tecnificado, fertilización, control de la temperatura y humedad, luminosidad, reguladores de crecimiento, poda y control de plagas y enfermedades,


Desde principios de noviembre, esta típica flor mexicana, regalo navideño de México para el mundo, está disponible en viveros, tianguis, mercados y centros comerciales. Al adquirirla contribuimos a mejorar la economía de quienes las producen y nosotros embellecemos nuestro entorno durante las fiestas decembrinas.



La Flor de Nochebuena más grande del mundo se encuentra en Taxco


Desde hace cinco años en la Plaza Borda de la ciudad de Taxco, se colocan más de 5,000 macetas de flor de nochebuena para recrear la figura de la Flor de Nochebuena más grande del mundo, inscrita al Récord Guinness.


Producción mundial


De acuerdo con cifras de 2018, Europa produjo 110 millones de plantas; le siguió Estados Unidos, con 50 millones; y México, con 19 millones de plantas.


En nuestro país, según cifras de 2017, los principales productores fueron Michoacán, con 975 mil; Puebla, con 938 mil; Morelos, con 790 mil plantas; Jalisco, con 728 mil plantas; la Ciudad de México, con 593 mil; y el Estado de México, que cultivó 103 mil.


Con información del Gobierno de México, UNAM.

Publicidad

1/1