Don Hermenegildo Galeana



El General Hermenegildo Galeana, nació el 13 de abril de 1762 en Tecpan, hoy llamado "de Galeana", en el actual Estado de Guerrero. Perteneciente a una familia de criollos hacendados, trabajó en la hacienda el Zanjón.


Miembro de una familia de origen inglés, algunos autores han rastreado antecedentes que llegan a un Charles Hyacinthe Félix de Galéan, en el Sacro Romano Imperio, del que descenderían los Galiano, Galiana y Galeana. Al parecer, un Pedro Galiano, asentado en Colombia, viajó por el Caribe y se instaló en Yucatán (México) y posteriormente en Zacautla e Ixtapa (Guerrero, México) y con el nombre de Galeana se convirtió en un rico hacendado y terrateniente.


Hermenegildo y sus hermanos José Antonio y Luis se dedicaron a las labores del campo, sin tener la posibilidad de realizar estudios ni siquiera primarios. Se dice que no saber escribir fue el gran impedimento que Morelos encontró en Hermenegildo, para promoverlo a rangos superiores dentro de la milicia insurgente.


Desde muy joven se instaló en la hacienda del Zanjón, propiedad de un primo suyo, destacando por su laboriosidad, buen carácter y acrisolada honradez.


Se une a Morelos


En noviembre de 1810, se unió al ejército de José María Morelos y Pavón en Tecpan, en compañía de sus hermanos Juan José, José Antonio, Pablo (que era su sobrino) y otros familiares, aportando armas, hombres y un cañón.


Durante el movimiento insurgente, demostró capacidad militar y de estratega, por lo que se ganó la confianza del Cura Morelos, quien lo designo su ayudante imprescindible, debido a su triunfo sobre los realistas en la acción de Los Coyotes, que acabó con la derrota total de los realistas.


Colaboró con el Cura Morelos en la campaña del Sur de la Nueva España, logrando el dominio del actual Estado de Guerrero: plazas como Chilpancingo, Chilapa y Taxco. Apoyo a Nicolás Bravo, en la defensa de Tixtla; auxilió a los insurgentes sitiados en Toluca, y llegó con algunos destacamentos hasta el Valle de México.


Tomó parte activa y fundamental en las batallas de Orizaba, Tenancingo, del Palmar y Cumbres de Acultzingo y en la toma de Oaxaca, lo que le permitió a Galeana extender la zona de operaciones a la Costa Chica.


Toma de Acapulco


En 1812, fue responsable de la toma de Acapulco, lugar estratégico para dejar sin ingresos al gobierno virreinal, siendo lugar clave para el comercio con Asia.


Una de sus acciones sobresalientes fue la defensa de Cuautla entre febrero y marzo de 1812, la cual duró setenta y dos días. Galeana defendió y atacó al mismo tiempo, mientras aseguraba el suministro de agua que necesitaban al proteger el punto de Santo Domingo. Consiguió romper el sitio y logro salir de la plaza con las tropas insurgentes.


El 23 de diciembre de 1813, el cura Morelos al intentar tomar la plaza de Valladolid, fue vencido por el Brigadier realista Ciriaco del Llano. Después en Puruarán el 5 de enero de 1814, Mariano Matamoros fue derrotado. El General Galeana desanimado intentó dejar las armas pero el Cura Morelos lo disuadió para que continuara en la lucha.


El 27 de junio de 1814, fue sorprendido en el puente El Salitral por una columna realista, por lo que sus tropas fueron dispersadas y tuvo que huir a caballo. Cuando galopaba, fue encontrado por el realista Joaquín León, quien le cortó la cabeza para exhibirla en la Plaza de Coyuca, en el actual Estado de Guerrero.


Morelos, al saber de la muerte exclamó —¡Acabaron con mis dos brazos; ya no soy nada! —, refiriéndose también a la muerte de Matamoros.


El 19 de julio de 1823, el Congreso lo declaró como Benemérito de la Patria.


Fuentes: Gobierno de México, Secretaría de la Defensa Nacional, Real Academia de la Historia.

Publicidad
1/0