Juan Aldama



El 3 de enero de 1774, en la Villa de San Miguel el Grande (hoy de Allende), nació Juan Aldama y González, fue hermano del insurgente Ignacio Aldama. Con el grado de teniente, ingresó al regimiento de Dragones Provinciales de la Reina, el 28 de agosto de 1795. Después residió en Querétaro y asistió a las reuniones de los iniciadores del movimiento independiente en la casa de Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz de Domínguez.


Al ser descubierta la Conspiración, en septiembre de 1810, Juan Aldama recibió el mensaje de la Corregidora de Querétaro, Doña Josefa Ortiz de Domínguez, que enviaba con su emisario Ignacio Pérez, con quien se dirigió a la Congregación de Dolores para prevenir a los otros conspiradores: Don Ignacio Allende y el Cura Hidalgo.


Una vez iniciado el movimiento insurgente y estando en Celaya, Juan Aldama manifestó francamente al Cura Hidalgo el disgusto que le causaba el sistema que empezaba a observarse, de entregar al saqueo las casas de los españoles, a lo que el Cura contestó que él no sabía otro modo de hacerse de partidarios, y que si Aldama lo tenía, se lo propusiese. Desde entonces quedó disgustado, pero ya era tarde para retirarse de la revolución, y su cabeza, así como las de sus compañeros, había sido puesta a precio. Ya con el grado de Mariscal que se le dio en la promoción de Celaya, siguió en el ejército.


El 20 de octubre de 1810, fue nombrado teniente general. Con tal carácter asistió a la batalla del Monte las Cruces. Fue uno de los que más disgustados se manifestaron por la retirada de México, y en Aculco se vio obligado a abandonar a su familia, que se le había reunido y que ningún insulto sufrió, gracias a que el Coronel García Conde supo corresponder al buen trato que había recibido de Aldama.


Acompañó a Allende a Guanajuato. Al parecer en el puente de Calderón, Juan Aldama, tuvo el mando de una de las alas del ejército independiente, y se retiró cuando vio la batalla perdida. Reunidos Juan Aldama, Allende, Arias y Jiménez, los cuatro, acordaron quitar el mando a Hidalgo. Aldama, que era el de más edad y más sensato entre los caudillos militares insurgentes, consideró que su causa estaba perdida, y, en consecuencia, fue de los que más calurosamente apoyaron el proyecto de emigración. Consiguió que su hermano el Lic. Don Ignacio fuese nombrado Plenipotenciario en los Estados Unidos, y que se adelantase al ejército; al mismo tiempo hizo que Jiménez preparase alejamientos y subsistencias en todo el camino, y dio muestras de gran actividad.


Juan Aldama, fue capturado en Acatita de Baján en marzo de 1811, junto con los principales caudillos insurgentes y trasladado a Chihuahua. Fue fusilado el 26 de junio de 1811.


Fuente: Galería de Héroes y Heroínas. Etapas de la Independencia de México. El determinante papel de Insurgentes Guanajuatenses. Consumación 1821. Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato.

Publicidad

1/1