Los Juegos Olímpicos




Muchos han sido los avances en lo deportivo, desde mejoras tecnológicas hasta récords del mundo increíbles que ponían en jaque el regimiento de los seres humanos. Pero los Juegos Olímpicos también han sido el reflejo de la evolución de la sociedad, en la lucha por la consagración de la igualdad como eje, así como el espíritu deportivo.


Los primeros Juegos Olímpicos de la Edad Moderna fueron los de Atenas 1896. La adoración del barón Pierre de Coubertin, creador del movimiento olímpico moderno, por la Antigua Grecia hizo que sus esfuerzos se dirigiesen en primer lugar a conseguir que el país heleno se interesase en recuperar los Juegos y, en segundo, pero no menos importante, a que consiguiesen dinero para financiarlos.


El problema principal fue que Grecia era el país más pobre de Europa. Sin embargo, la familia real griega se entusiasmó con un proyecto que promovería el orgullo patríotico y se movilizó en su favor. El primer ministro griego, Tricoupis, que se oponía al gasto en los Juegos, cayó del poder; se recaudaron fondos por medio de emisiones numismáticas y colectas pero acabó siendo decisiva la aportación del millonario George Averoff, que donó un millón de dracmas de oro, con los que se pudo construir el Estadio Panathinaiko de Atenas, el primer estadio olímpico moderno.


MÉXICO 1968


Los Juegos Olímpicos de México 1968 se celebraron pese a que diez días antes se produjeron unos incidentes con numerosos muertos y heridos entre estudiantes y policías.


Época de revoluciones y asesinatos de personajes ilustres como Robert Kennedy y Martin Luther King, fueron unos Juegos marcados por el 'Black Power' y la celebración de los estadounidenses Tommy Smith y John Carlos, que cuando sonó el himno de Estados Unidos en el podio de los 200 metros lisos, se descalzaron y alzaron el puño como reivindicación de la raza negra. Fueron expulsados posteriormente de la selección.


Selección Mexicana de Futbol


La última medalla de oro para México la consiguió la Selección Mexicana de futbol varonil en Londres 2012. Esta generación de futbolistas contaba con varios elementos que ya militaban en el futbol europeo, mientras otros jugaban en la primera división mexicana o habían participado con la Selección Mayor.


El camino de la Selección Olímpica estuvo resguardado por la medalla de oro de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, el Pre-Olímpico de Concacaf, y el campeonato del Torneo Esperanzas de Toulon.


La actuación del equipo dirigido por Luis Fernando Tena no tuvo precedente en la historia del balonpie mexicano, pues consiguieron pasar la fase de grupos invictos y sin recibir gol.


En los cuartos de final eliminaron al combinado de Senegal tras una contundente tanda de penales. La semifinal se disputó contra Japón, en una especie de duelo de revancha tras el partido por el bronce olímpico de México 68, que culminó con la derrota mexicana. En esta ocasión fue distinto y México llegó a la final de Londres 2012.


Brasil era el favorito para alcanzar el oro, medalla que nunca había conseguido. Sin embargo, México abrió el marcador del encuentro sólo 28 segundos después de comenzar el partido. El funcionamiento colectivo le permitió a los mexicanos mantener a raya la calidad del "jogo bonito" de la verdeamarela, y el marcador se mantuvo hasta el segundo gol mexicano.


En los últimos minutos del partido, Brasil anotó un gol e hizo todo lo posible por lograr el empate que alargara el partido a tiempo extra, pero no lo consiguió y México se visitó de oro.


Con información de: El Sol de México, Marca y 20 minutos.

Entradas destacadas

1/2