Mariposa Monarca, el alma de los muertos




En la época prehispánica estos hermosos insectos fueron vistos también como los «espíritus del bosque» y por lo tanto eran «animales sagrados». El culto que se les rendía siempre fue importante.


Cada año, durante los meses de octubre y noviembre, comienza en México el arribo de la mariposa Monarca coincidiendo con la celebración del Día de Muertos.


Según las creencias de la cultura prehispánica las mariposas monarca son el espíritu del bosque y el alma de los muertos. Las mariposas monarca anuncian el arribo de las almas de los muertos al mundo de los vivos.


Los purépechas la consideraban “el alma de los muertos” e interpretaban su llegada como el anuncio de la visita de los difuntos que se producía los días primero y dos de noviembre. También tenían la creencia de que eran mensajeras de los dioses y espíritus de sus antepasados. Que volvían a la tierra para cuidarlos y protegerlos de alguna catástrofe. Por eso, en algunas comunidades aún son recibidas con ofrendas de cera, flores y copal.


Mexicas, mixtecas, teotihuacanos, toltecas y zapotecas rendían admiración con el paso de las colonias de insectos a su zona de hibernación.


Los aztecas la llamaban Quetzalpapálotl o mariposa sagrada y la asociaban con Xochiquetzal (flor preciosa), diosa de la belleza, el amor y las flores. Los purépechas la llamaron Kolombrini parakata y los otomí tümü.


Según la leyenda, los muertos viajan en las alas de las mariposas y es así como llegan hasta los altares de sus familiares.


Realizan un viaje desde Canadá


Es así que este pequeño insecto inicia su ruta migratoria, que abarca más de cuatro mil kilómetros, desde Canadá y el noroeste de Estados Unidos, cruzando toda la Unión Americana y el norte de México hasta llegar a la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, ubicada en los estados de México y Michoacán.


Por sus características y clima (humedad, altitud y exposición al sol), los bosques de oyamel de la Reserva son ideales para que las monarcas permanezcan durante su hibernación de noviembre a marzo.


Cabe destacar que estos bosques son el único lugar en el mundo donde se pueden ver “racimos” de mariposas Monarca, poseedoras de una gran belleza y colorido.


Estos hermosos insectos forman viajan a México para protegerse del invierno. Los árboles de oyamel les proporcionan a estos insectos las condiciones necesarias para que puedan crecer y reproducirse.


Otros mitos sobre la mariposa:


· En la cultura maya, las mariposas eran los guerreros muertos en batallas o sacrificios. Estos héroes, en su proceso rumbo al inframundo, acompañaban durante cuatro años al dios sol. Después, su alma se transformaba en una mariposa.

· Una antigua leyenda sobra las mariposa dice:

«Cuando quieras desear felicidad y convertir los deseos en realidad, susurra a una mariposa tu petición y entrégale su libertad, agradecida con tu deseo volará y la alegría y el amor te llegarán…”






Con información de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad Autónoma de Tamaulipas / National Geographic / Gobierno de México / Más México.

Fotografías tomadas de México Travel / México Desconocido /

Publicidad

1/1