Mujeres en la Revolución: Juana Castro Vázquez



Nació el 24 de junio de 1895 en Zacatzonapa, Guerrero. El 20 de marzo de 1913 se sumó al movimiento revolucionario como soldado de caballería del ejército libertador del Sur y militó a lado del coronel Efrén Román Aranda.


Participó en el levantamiento de armas contra los huertistas y carrancistas en el estado de Guerrero. Desde el mes de abril de 1913 combatió sin descanso en Azoyuc, en el Cerro del Peregrino, en La Bocana, en el sitio y toma de la plaza de Pantitlán, en Ejido Viejo, en el ataque a la plaza de San Marcos y a la fábrica de Aguas Blancas.


En 1914 continúo combatiendo en Pajarito, Tierra Colorada, en Mezcala, en el poblado de Ejido Viejo y en el sitio y toma de las plazas de Ayuda y Chilpancingo. Juana Castro Vázquez también combatió en el poblado de Coatomatitlán y el de Tlanicuilulco. En estos encuentros militó a lado de los generales: Heliodoro C. Castillo, Jesús H. Salgado, Encarnación Díaz, Modesto Lozano, Desiderio García Basilio, Cenobio Mendoza Pérez, Cruz Dircio, Guillermo López Bello, Crispín Galeana y Agapito Pérez. Sin embargo, para el 8 de octubre de 1917 se separó formalmente del ejército revolucionario.


En 1913 Juana Castro Vázquez al lado de otras mujeres de su comunidad formaron parte de la lucha para combatir contra Victoriano Huerta. A pesar de su desempeño en la campaña militar la Secretaría de Guerra y Marina les retiró los nombramientos militares obtenidos en campaña por el hecho de ser mujeres.


Juana se ganó su lugar en la historia del feminismo por irrumpir los espacios militares que en ese momento eran exclusivos para los hombres, Juana contribuyó a trastocar los roles de género.


Tomado de Mujeres y revolución.

Publicidad

1/1