Natalicio de Jorge Negrete “El charro cantor”




Jorge Negrete o “El charro cantor”, nació el 30 de noviembre de 1911, en Guanajuato. Fue hijo del matrimonio de Emilia Moreno y David Negrete, quien era militar de la Revolución Mexicana. Su nombre completo era: Jorge Alberto Negrete Moreno


Jorge Negrete era considerado como uno de los hombres más importantes dentro de la pantalla grande durante una de las mejores épocas dentro del gremio artístico en México de todos los tiempos: El Cine de Oro. Por el estilo con el que portaba los trajes de charro, su habilidad para cabalgar y su voz le ayudaron a que le concedieran el título de “El Charro Cantor”.


El padre de Jorge Negrete, se retiró de la vida militar aproximadamente en el año de 1921. Y decidió mudarse con su familia a la Ciudad de México, donde comenzó a impartir clases de matemáticas en el Colegio Alemán Alexander von Humboldt. Gracias a su empleo pudo inscribir a sus hijos en dicha escuela.


Jorge se graduó de la preparatoria siendo un políglota: aprendió inglés, francés, italiano, sueco e incluso aprendió un poco de las bases del náhuatl. Al poco tiempo, optó por empezar sus estudios superiores en el Colegio Militar.


Combinó su vida militar con la música


Negrete parecía iniciar una carrera prometedora. Pronto se graduó como teniente de administración. En 1930, fue nombrado como capitán segundo y efectuó estudios militares en París y Roma.


Paralelamente a sus labores castrenses, tomaba clases de canto con el prestigioso maestro José Pierson, lo que le permitió empezar a cantar para la radio. En 1930 interpretó por primera vez en la cadena de radiodifusión XETR conocidas arias operísticas y canciones de compositores mexicanos, así empezaba para aquel joven, de apenas veinte años, una vertiginosa y frenética carrera hacia la fama.


Negrete comenzó a cantar canciones románticas mexicanas y napolitanas, y en 1932 utiliza el seudónimo de Alberto Moreno y canta para la estación de radio XEW, pero el locutor Arturo de Córdova, quien se hizo su amigo, le aconseja usar su primer nombre y apellido como nombre artístico.


En el año 1934, fue su primera presentación en el Palacio de las Bellas Artes de la ciudad de México, con el coro de alumnos del maestro José Pierson en la obra musical "La verdad sospechosa". Jorge acompaña a Ramón Armengod a la ciudad de Nueva York en su gira y se presentan como el dueto "Par de Ases", y luego como "The Mexican Caballeros" para la cadena NBC. Este dúo se desintegró en abril de 1937 y Jorge audicionó para el elenco del "Metropolitan Opera House", pero no logra ingresar, sufriendo así una gran depresión, que superó al poco tiempo.


En el año 1937 aparece por primera vez en el cine en el cortometraje Cuba Nights de la Warner Bros. Luego viajó a México para actuar en La madrina del diablo compartiendo créditos con María Fernanda Ibáñez, hija de la actriz Sara García.


Entre las décadas de 1930 y 1940, Negrete se convirtió en todo un símbolo de identidad mexicano, al encajar de manera perfecta en el personaje de charro mexicano que se mantuvo como un modelo aspiracional de la época.


Fundó el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana y reorganizó, junto con un grupo selecto de actores, la Asociación Nacional de Actores (ANDA).


Negrete se vio envuelto en diversos escándalos sobre su vida privada, sobre todo aquellos que tenían que ver con mujeres; una de las relaciones que tuvo que fue de las más llamativas fue la que tuvo con “La Doña”, María Félix.


En su faceta de cantante popularizó canciones como La feria de las flores, Jalisco, Allá en el Rancho Grande o Las mañanitas.


Algunas de sus participaciones en películas son: La Valentina, Perjura, Juan sin miedo y Juntos pero no revueltos (1938). Obtuvo un éxito clamoroso con ¡Ay Jalisco no te rajes!, película realizada en 1941 y dirigida por Joselito Rodríguez, por cuya interpretación recibió un año después de su rodaje el premio a la mejor actuación masculina, otorgado por la Asociación de Periodistas Cinematográficos Mexicanos. Le siguieron nuevos éxitos como Historia de un gran amor, Así se quiere en Jalisco (1942), dirigida por Fernando de Fuentes, El peñón de las ánimas y Tierra de pasiones (1942), Cuando quiere un mexicano y también Me he de comer esa tuna (1944), uno de los títulos míticos de la filmografía de Negrete.


Su frenética actividad continuó en los años siguientes con Canaima, Hasta que perdió Jalisco, No basta ser charro, Camino de Sacramento y Gran Casino (1947), película dirigida por Luis Buñuel. Posteriormente llevó a cabo la segunda versión de Allá en el Rancho Grande, Si Adelita se fuera con otro (1948), película del director Chano Urueta, La posesión (1949), Dos tipos de cuidado, Tal para cual (1952) y Reportaje y El rapto (1953), sus dos últimas.


Su muerte


Jorge Negrete falleció a la edad de 42 años.


La situación médica del famoso comenzó cuando durante su estancia en Los Ángeles, California, asistió a una pelea del boxeador mexicano Raúl Macías, donde se le reventó una de las varices del esófago y estómago con vómito de sangre, lo cual se le conoce como hematemesis.


Posteriormente, se produjo una fuerte presión en el hígado generando así una hemorragia que lo obligó a acudir a emergencias en el Hospital Lebanon Cedars, donde permaneció en coma durante varios días.


El 5 de diciembre de 1953, “El Charro Cantor” falleció en Los Ángeles, California, en Estados Unidos a causa de la enfermedad crónica generada por una hepatitis tipo C.


El famoso fue enterrado en el Panteón Jardín, el cual está ubicado al sur de la Ciudad de México; su muerte fue considerada luto nacional por lo que se guardaron cinco minutos de silencio en todos los cines del país.


Estatua de Jorge Negrete en Guanajuato


En el año 2005 fue develada una estatua de bronce, de tamaño natural, que recuerda con orgullo al Charro Cantor. Se ubica en la Plazuela del Ropero, donde se encuentra la casa en la cual nació Jorge Negrete.


La estatua es obra del guanajuatense Raúl Jaramillo y fue develada por el gobernador Juan Carlos Romero Hicks.


Cuando se le preguntaba sobre la tierra natal, así se expresa de ella Jorge Negrete: “Se puede decir de Guanajuato que está hundido. Más no ahondado en la tierra el salto de su espíritu es mayor”.


Fuentes: Infobae, El Heraldo de México, Biografías.Es, Biografías y Vidas, Inventario Turístico de Guanajuato.