Pascual Orozco



Pascual Orozco Vázquez nació el 28 de enero de 1882 en la hacienda de Santa Inés en San Isidro, municipio de Guerrero, en el estado de Chihuahua.


De pequeño, Pascual trabajó en la tienda de su padre, Pascual Orozco Merino, quien participaría a su lado durante la Revolución Mexicana.


En 1902 Pascual Orozco se convierte en arriero y gana dinero prestando sus servicios de transporte a compañías mineras.


Se une al movimiento de la Revolución Mexicana


En 1907 abre una tienda de abarrotes y en 1909 se une al movimiento antirreeleccionista, patrocinando el periódico Grito del Pueblo con su propio dinero e importando armas desde Estados Unidos, preparándose para el inicio de la revolución.


Pascual Orozco fue uno de los primeros líderes revolucionarios en apoyar al movimiento encabezado por Francisco I. Madero en 1910. Defendiendo las ideas del Apóstol de la Democracia combatió a las tropas porfiristas en diversos hechos de armas, siendo el de mayor trascendencia la toma de Ciudad Juárez en 1911, ya que tuvo como consecuencia la renuncia del General Porfirio Díaz y permitió la elección de Madero como Presidente de México.


A partir del 20 de noviembre de 1910, Pascual Orozco se convierte en uno de los principales líderes revolucionarios del estado de Chihuahua, participando en las batallas de San Isidro, Pedernales, Cierro Prieto y Mal Paso.


Después de su victoria en la batalla de Mal Paso, el 2 de enero de 1911, mandó desnudar los cuerpos del ejército federal y le envió los uniformes a Porfirio Díaz con una carta que decía “Ahí te van las hojas, mándame más tamales”.


El 8 de mayo de 1911, Pascual Orozco y Francisco Villa tomaron Ciudad Juárez, Chihuahua, derrotando al general Juan N. Navarro y asegurando la victoria de Francisco I. Madero sobre la dictadura de Porfirio Díaz.


Pascual Orozco fue nombrado Comandante de la Fuerzas Rurales del Estado de Chihuahua.


Presionado tanto por las exigencias de los líderes agraristas (Pancho Villa, Emiliano Zapata) como por las intenciones involucionistas de las estructuras y los militares del antiguo régimen porfirista, el presidente Madero fue incapaz de emprender la reforma agraria.


En 1912, Pascual Orozco renunció a su cargo y se sublevó contra Madero, acusándolo del incumplimiento del Plan de San Luis. Madero aplastó la insurrección apoyándose en el general porfirista Victoriano Huerta, que derrotó a Orozco en La Cruz y Bachimba.


El prestigio obtenido con éstas y otras victorias llevó a Victoriano Huerta a derrocar a Madero y a instaurar una feroz dictadura contrarrevolucionaria (1913-1914).


Pascual Orozco reconoció a Huerta como presidente del Gobierno y fue ascendido a general de división en 1914. En calidad de tal combatió sin éxito contra los constitucionalistas (Venustiano Carranza y los agraristas Villa y Zapata, que lo consideraban un traidor), llegando a enfrentarse con el mismo Pancho Villa. La victoria de los constitucionalistas y la caída de Huerta forzaron el exilio de Orozco, que fijó su residencia en El Paso, Texas, donde conspiró con Huerta para organizar una insurrección.


Muerte


El general revolucionario Pascual Orozco Vázquez, murió el 30 de agosto de 1915, víctima de las fuerzas federales y unos rancheros texanos, trabajadores de la propiedad de Dick Love, en las montañas de Van Horn, cerca de El Paso, Texas.


En tanto, el general Pablo González, decreta el descanso dominical o el pago de 50% más del salario si se trabaja ese día, así como la jornada laboral de 8 horas y la indemnización por despido.



Fuentes: Secretaría de Cultura, México Desconocido, Biografías y vida.

Publicidad

1/1