Pedro Vargas



El 26 de Abril de 1906, en San Miguel de Allende, nació el tenor Pedro Vargas, llamado “El Samurái de la Canción” y “El Tenor Continental”. Fue un tenor y actor mexicano, perteneciente a la llamada Época de Oro del cine mexicano. A pesar de su preparación operística, se dedicó al canto popular, alcanzando reconocimiento internacional.


Fue el segundo de los doce hijos de José Cruz Vargas y Rita Mata. Desde los siete años comenzó su carrera en el canto, pues cantaba en el coro de la iglesia de su ciudad natal y su maestro reconoció su talento dándole lecciones de canto.


Por los años 20’s, Pedro Vargas inició su carrera artística luego de participar en la ópera Cavalleria Rusitcana; posteriormente viajó a los Estados Unidos con la Orquesta Típica de Miguel Lerdo de Tejada, logrando poco a poco un gran reconocimiento. Percibió un salario de 10 dólares diarios. Fue intérprete de Agustín Lara, cuyas canciones hizo famosas al cantarlas en diferentes cines, como el Monumental y el Rialto. En 1928, grabó su primer disco en Chicago.


Entre sus emblemáticos temas se incluyen canciones como ‘Jinetes en el cielo’ 'Allá en el Rancho Grande', 'Obsesión ; Alfonsina y el mar' y 'Felicidades '.


Luego fueron famosos sus programas de radio en la XEW. Cantó en todo el mundo, ante reyes y presidentes que incluso hablaban otra lengua, y conservó la tersura de su voz prácticamente hasta que murió.



Participación en el cine


'El Ruiseñor de las Américas', 'El tenor continental' o 'El Samurái de la canción' participó en más de 70 películas a lo largo de su trayectoria profesional.


Su carrera en el cine inició con "Los chicos de la prensa", posteriormente llegaron títulos como "Hambre", "Canto a mi tierra", "Cándida millonaria", "Soy puro mexicano" y "Fantasía ranchera". Su última película fue "Una mariposa en la noche", prestando su voz, anteriormente se destacaron títulos como "Muy agradecidos", "Volver", "Retablos de la Guadalupana" y "La Duquesa".


Falleció en la ciudad de México, el 30 de Octubre de 1989, por complicaciones derivadas de la diabetes que padecía. Mientras dormía sufrió un paro respiratorio.


Fuente: La Villa de San Miguel el Grande y la Ciudad de San Miguel de Allende; José Cornelio López / NotiAmérica. / El Debate.

Publicidad

1/1