Puente Colgante de Cortazar


La inauguración del Puente Colgante sobre el Rio Laja ocurrió el 26 de Agosto de 1922, evento donde estuvo presente el General Álvaro Obregón Presidente de la República Mexicana.


A causa de que Cortazar ribera con el río Laja, año con año de aquel tiempo, cuando llovía, este municipio se quedaba aislado de todo el Estado. De acuerdo al cronista de Cortazar, Jorge Vera, fue en el año de 1921, cuando se empezó a tramitar su construcción.


Gracias al presidente Don Antonio Mancera Cano, y a la buena relación que tenía con el gobernador el ingeniero Antonio Madarazo, en los últimos meses de año 1921 se iniciaron los trámites para su construcción; cuando el congreso aprobó el proyecto, se invirtieron 31 mil pesos de parte del estado, y 16 mil pesos por el municipio.


Esta obra es un referente arquitectónico en Cortazar y en el Estado de Guanajuato, producto del talento del arquitecto francés Ernest Brunel, autor de otras edificaciones importantes en la entidad, como el Mercado Hidalgo, en la capital del Estado y la Bola de Agua, en Celaya, símbolo de identidad de ese municipio.


En agosto de 1922, fue inaugurado por el entonces presidente Álvaro Obregón, a quien acompañó el gobernador del estado Antonio Madrazo y el presidente municipal Antonio Mancera Cano.


El cronista señala que las cosas no salieron como estaba planeado ese día porque el evento no se concluyó por un incidente inesperado, un desperfecto consistente en la torcedura de las garruchas que sostenían los cables, debido posiblemente a la gran cantidad de gente que estaba sobre el puente, haciendo descender el puente en su parte media del lado oriente (al parecer medio metro), acontecimiento que asustó a los asistentes, entre ellos al presidente de la República y su comitiva, quienes se retiraron de inmediato por temor a un posible atentado.


Después de ese incidente se realizaron las reparaciones, se mandaron hacer las piezas a una fundidora de Irapuato y se hicieron las reparaciones pertinentes.


En 2017, el Instituto Nacional de Antropología e Historia -INAH-, catalogó al colgante como Obra Artística del Siglo XX.


Fuentes: Bonito León, Proyecto Sumar, El Sol del Bajío, Presidencia Municipal de Cortazar.

Publicidad

1/1