Síntesis Nacional

Conoce la opinión del Periodista Fidel Ramírez Guerra, columna de columnas, portadas del día y notas políticas.


Foto del día: Enrique Calderón Alzati, director general de la Fundación Rosenblueth encargada de la consulta ciudadana con 10 proyectos del presidente electo, informó que 89.9% votaron por el "sí" a la construcción del Tren Maya, el 6.6% se inclinaron por el "no" y 3.3% corresponde a votos nulos. En las otras nueve preguntas a consulta la respuesta mayoritaria fue a favor de los proyectos. (Twitter)


Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia

Agencia de Información Especializada

Kiosco

Migrantes

Por Fidel Ramírez Guerra


En una semana, a partir del uno de diciembre, como muchos otros temas. Problemáticas. El país todo, será responsabilidad de Andrés Manuel y de su gobierno. Es el caso de los migrantes que están en la frontera norte y de miles, en grupos, en caravanas e individualmente o en parejas, que andan por todo el país: los centroamericanos.


Pasaron los días en que un presidente: Lázaro Cárdenas, daba cobijo a grupos de migrantes europeos. Pasaron los años del presidente Anastasio Bustamante que promovió en Europa residencias colectivas en México para que enseñara a los lugareños a criar ganado. A cultivos diversos. Y para blanquear la raza.


Hoy son hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, nicaragüenses. El nuevo gobierno tendrá que tomar medidas emergentes junto con gobiernos locales de la frontera. Incierto el futuro de poco más de 10 mil personas en por lo menos tres ciudades fronterizas. Las autoridades locales ya no pueden apoyar más los campamentos. El problema está creciendo y urge una salida momentánea y de largo plazo.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

Columna de Columnas

Superdelegados, virreyes / El nuevo muro

26/11/2018


Superdelegados, virreyes

La figura de los “Supergobernadores” sigue causando inquietud entre los gobernadores, sobre todo entre aquellos que con el arribo de Andrés Manuel López Obrador se volverán oposición. su principal preocupación, aseguran, es que esta nueva figura usurpe algunas funciones de los mandatarios estatales. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: los gobernadores de la zarandeada oposición a Morena rechazan la imposición de ‘virreyes’ o ‘superdelegados’ que concentrarán la relación de todas las dependencias de la administración central por considerar que las funciones que desempeñarán atentan contra el federalismo. Esos funcionarios, uno por entidad, conjuntarán los recursos, los proyectos y la interlocución con las autoridades de cada estado. Los gobernadores del PAN y PRI siguen el oportuno ejemplo del mandatario por MC de Jalisco quien […] manifiesta su rechazo porque […] los enviados de Andrés Manuel López Obrador serán determinantes en la aplicación de las políticas estatales en materia de seguridad […]. El temor fundado es que los ‘virreyes’ desplacen las funciones de los gobernadores y se hagan de poderes superiores, ya que decidirán el destino de recursos federales, la coordinación e implementación de planes, la atención ciudadana, la supervisión de los servicios y el desarrollo: prácticamente todos los programas a cargo de secretarías y demás dependencias presidenciales. Agravio particular en los estados de México y Jalisco, donde los enviados fueron rivales morenistas por la gubernatura: Delfina Gómez y Carlos Lomelí. Por descontado se da que los poderosos delegados forjarán una esplendida plataforma electoral, ya que todos los días le harán de Santa Clós, mientras los gobernadores quedarán como blancos de feria para todo tipo de reclamos y mentadas […]. En vísperas de asumir el cargo, el Presidente electo ha dejado claro que el suyo no es el arribo de un jefe del Ejecutivo más, sino que comienza un extremista cambio de régimen. Por desordenado y conflictivo que parezca lo que está viviéndose […], la verdadera función en el teatro de la República comenzará, apenas, el próximo sábado”.


Sobre las ventajas y desventajas de esta nueva figura comenta en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, y escribe que: “el tema de los superdelegados se ha abierto la primera confrontación política abierta con los gobernadores, no sólo de oposición, sino también con los surgidos de Morena. La reacción de los gobernadores panistas y, sobre todo, de Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, ha sido dura y se ha centrado en dos cosas en las que, hay que decirlo, tienen razón: primero, los superdelegados no pueden tener la coordinación de la fuerza pública en los estados, tampoco de las federales, esa intención lisa y llanamente viola la letra y el espíritu de la Constitución. Pero también se viola el sentido político cuando los superdelegados, designados desde el centro, son personajes nacidos del mismo estado y aspiran a gobernarlo. La idea de concentrar delegaciones federales en un solo funcionario no es mala, porque además continuarán como subdelegados todos aquellos que tengan alguna responsabilidad de atención al público […], pero se ahorrá, en promedio, unas 70 posiciones federales por cada estado. También es una forma de concentrar los recursos y evitar que se vayan ‘dispersando’ por el camino antes de llegar a los verdaderos destinatarios […]. Pero el problema, actual hoy con los gobernadores surgidos de todos los partidos de oposición, se amplía a los que provienen también de Morena. En Chiapas ya existe un fuerte conflicto con el Gobernador electo, Rutilio Escandón, y el superedelegado José Antonio Aguilar Castillejos, los dos de Morena, pero compitiendo ya por el poder real en el estado. Y esas diferencias se ampliarán notoriamente cuando inicie el nuevo gobierno local el 8 de diciembre próximo […]. La solución no requiere más que una decisión política del Presidente electo, y desde el sábado constitucional: mantener la figura porque es parte de su diseño de gobierno, pero designar personajes que no sean originarios de ese mismo estado […]. En muchos sectores de Morena, abrumados ante su propia victoria electoral, parecen pensar que no se necesita más que esa legitimidad otorgada por los votos para evitar cualquier control o contrapeso. Se equivocan. El Presidente López Obrador tendrá que trabajar con gobernadores y presidentes municipales, tendrá que tener no sólo una relación institucional, sino también política y operativa, en muchos temas. Los superdelgados pueden ser muy útiles, pero no debe darles la coordinación de la seguridad y tampoco pueden ser oriundos de un estado que, sin tener el voto popular, desde esa posición, piensan gobernar”.


El nuevo muro

La situación en torno a los migrantes centroamericanos que recorren México en su búsqueda de llegar a los Estados Unidos se complica cada vez más. Mientras el gobierno actual empaca sus cosas para irse, el gobierno electo ya prepara un acuerdo con EU para controlar la situación de los migrantes, lo cual según algunos podría constituir un tipo de muro. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que:: “cada día sube la presión, cada día la desesperación de los migrantes es mayor, cada día los incidentes son peores. Ayer domingo se cerró el paso en la frontera por más tiempo, ya hubo gases lacrimógenos, algunos heridos. El Alcalde de Tijuana y el Gobernador de Baja California piden ayuda federal e internacional que no llega. El gobierno federal, que no ha hecho nada frente a la crisis más allá de movilizar policías, cruza los brazos y mientras empaca sus oficinas. El gobierno que tomará posesión el sábado, mientras tanto, toma una decisión de consecuencias difíciles de imaginar. El sábado The Washington Post informó que se ha llegado a un primer acuerdo entre los gobiernos de López Obrador y Trump de convertir a México en lo que allá se llama un ‘país seguro’; es decir, que los centroamericanos puedan permanecer en México y desde aquí hacer su petición de asilo o refugio y aquí esperar […]. De implementarse el programa, México estaría, en los hechos, cooperando en la construcción de una nueva barrera, sí de un muro, para los migrantes centroamericanos que escapan de sus países agobiados por la violencia y la pobreza. El concepto de ‘país seguro’, que sería en los hechos la política que se estaría imponiendo es criticada por organizaciones de derechos humanos como un atentado contra el derecho de asilo y refugio. Y es difícil imaginar cuál sería el impacto en los flujos migratorios o en ciudades fronterizas, como hoy Tijuana, donde las cosas cada día se ponen peor”.


Sobre el trato de teme migratorio por parte de México y EU en El Universal, su Editorial, asegura que: “en las últimas semanas el país ha sido recorrido […] no por personas aisladas, sino por familias y comunidades enteras originarias de Honduras y El Salvador, principalmente. Huyen de la violencia y de la miseria. De los errores y de la falta de acción de gobiernos y políticos incapaces de proveer un nivel mínimo de bienestar y de seguridad a la población. Prefieren dejar todo atrás: propiedades, familiares y amigos, que correr el riesgo de morir en manos de grupos criminales. Desde Estados Unidos, el gobierno de esa nación señaló que había delincuentes en las filas, que no se les permitiría el acceso, mencionó que se trataba de una ‘invasión’. Un discurso que esconde más sentimientos de odio y discriminación, que argumentos reales. El grupo mayoritario de migrantes estuvo una semana en la Ciudad de México. Arribaron cansados, con los pies lastimados, sin dinero pero con la esperanza de mejorar sus vidas […]. Hace poco más de una semana el primer grupo llegó a Tijuana, donde esperarán a que el gobierno estadounidense analice su situación y defina sobre su solicitud de asilo político. Mientras eso ocurre, se registró una marcha contra su estancia, el Presidente estadounidense autorizó el uso de la fuerza letal contra quienes intentaran ingresar y en el país el sentimiento antimigrante aumentó, pues apenas en octubre sólo 37.8 por ciento estaba en contra de que México les permitiera el acceso y les diera refugio; ahora, en noviembre esa misma cifra es de casi 50 por ciento de los entrevistados […]. Ayer un grupo que intentó cruzar a la fuerza fue repelido por efectivos estadounidenses con balas de goma y gases lacrimógenos. Es solo una señal más de desesperación de quienes dejaron sus comunidades hace más de un mes miles de kilómetros atrás. No merecen un trato con la fuerza. No son delincuentes, son migrantes. Una solución humanitaria es la que se requiere”.


Aliados

De cara al cambio de gobierno, gobernadores del PRI y PAN tienen en claro que pasarán a ser oposición, por lo que algunos de ellos han mostrado especial interés en comenzar a estrechar lazos con AMLO de diferentes maneras, por ello en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “es muy importante saber desde ahora con quién se