Zeferino Gutiérrez artífice de Parroquia de San Miguel de Allende




Zeferino Gutiérrez nació el 24 de agosto de 1840, fue bautizado en la pila Crismal (…) su acta dice:

“En el año del Señor de mil ochocientos cuarenta a veinte y siete de agosto, yo, el bachiller don José María González, teniente de Cura, bauticé solemnemente a un infante mejicano de esta ciudad, nació a veinte y cuatro, a quien puse por nombre Zeferino Nazario hijo de Pedro Gutiérrez y de Ma. Muñoz, sus padrinos Basilio Gutiérrez y Antonia Gutiérrez, y lo firmé con el señor cura”.


El pórtico de La Ermita, su escalinata y atrio, fue uno de los primeros trabajos que realizó en la ciudad de San Miguel.


Zeferino Gutiérrez Muñoz murió el 23 de marzo de 1916.


Más datos sobre la Parroquia y Don Zeferino Gutiérrez






La parroquia original se construyó a finales del siglo XVII con un diseño convencional y modesto. En el siglo XIX (entre 1880 y 1890) el albañil Zeferino Gutiérrez construyó una nueva fachada inspirada en dibujos, grabados y postales de catedrales de Europa.


Zeferino extrajo cantera rosa de las faldas del extinto volcán Palo Huérfano. Y fue así como consiguió un estilo neogótico. sobre sus trabajos realizados en la Parroquia se describe lo siguiente:


(…) en virtud de que la torre barroca de la parroquia presentaba peligrosas fallas estructurales el primer obispo de la Diócesis leonesa don José de Jesús Diez de Sollano y Dávalos decide que se derribe y encarga el nuevo pórtico pseudo gótico de la parroquia a don Zeferino. Esta obra, dice don Pepe López, fue todo un reto por sus proporciones y magnitud, la carencia de materiales adecuados, falta de equipo técnico, la ausencia de mano de obra especializada y, por si fuera poco, la falta de dinero. Don Zeferino y el RP don José Ma. Correa, C.O. vencieron las dificultades y dejaron para las futuras generaciones de sanmiguelenses, una obra que sin ser “una obra maestra”, ha servido y servirá como símbolo de “grandeza” de San Miguel de Allende. El cuerpo de la iglesia fue construido en forma de cruz latina, orientado hacia el norte, capillas laterales, la primera para el Señor de la Conquista y enfrente para Nuestra Señora de los Dolores, su autor fue el Arq. Marcos Antonio Sobrarías a finales del siglo XVII. Más adelante en 1709 se le colocó una torre de dos cuerpos en su lado poniente y en 1740 una de tres cuerpos en el lado contrario.


El cura de entonces el R.P. José María Correa, citado por don Pepe López Espinosa dice que la fachada “amenazaba ruina” pues estaba cuarteada y tuvieron que ser retiradas las campanas. Don Zeferino adosó la nueva torre a la antigua construcción a manera de ensamble para evitar mayores daños. Vista lateralmente se aprecia lo anterior.


En el siglo pasado el señor cura Enrique Larrea construirá la capilla de Nuestra Señora del Carmen y el señor cura José Mercadillo la de Nuestra Señora del Rosario. Tuvo la iglesia parroquial una puerta lateral hacia el poniente que sería reubicada hacia el norte al construirse la capilla del Carmen. El pórtico es seguramente el edificio más fotografiado y es un ícono que identifica a la ciudad internacionalmente.

Es un error arquitectónico, dice don Francisco De la Maza, y continúa: no encaja con el ambiente y la arquitectura sanmigueleña, además de que su tosca factura no tiene nada de la gracia y finura que distinguen al verdadero gótico, destruyendo la hermosa visión colonial de la plaza. Aunque finalmente lo disculpa cuando manifiesta: no es culpa del ignorante e ignorado albañil-arquitecto Don Zeferino Gutiérrez, sino del abominable gusto artístico que privó durante casi todo el siglo XIX.


Fragmento tomado del artículo Don Zeferino Gutiérrez, escrito por el Cronista de San Miguel de Allende, Luis Felipe de la Asociación de Cronistas de Guanajuato.




Descripción de la Parroquia


El edificio primitivo que albergó la Parroquia de San Miguel Arcángel, constituida por el obispo Vasco de Quiroga en 1564, fue la iglesia de San Rafael, conocida como Parroquia Vieja o Templo de la Fundación.


Correspondió al ilustre fray Juan Ortega y Montañés, obispo de Valladolid desde 1682, dar la orden para que se construyera la nueva parroquia. En 1698 donó a la Parroquia de San Miguel el Grande, mil pesos para continuar la construcción del templo.


La iglesia fue construida en forma de cruz latina, orientada de norte a sur con dos capillas laterales, una destinada al Señor de la Conquista, y frente a él la capilla de la Virgen de Dolores.


En la actualidad


En la Plaza Principal de San Miguel de Allende, destaca, a primera vista, la torre de la Iglesia parroquial, diseñada y construida por el maestro en obras de albañilería Don Zeferino Gutiérrez. Para hacer consonancia con el estilo de esta torre, y limitando el atrio o antiguo cementerio fueron construidas unas grandes pilastras que sirven para sostener el enverjado de fierro con dos grandes puertas: una en el centro y la otra en el lado oriente.


El 3 de Octubre de 1942, en el lado poniente, fue colocado un gran monumento al fundador de la ciudad, Fray Juan de San Miguel.


La torre de la parroquia esta antepuesta al antiguo retablo o frente de cantera roja que tenía a mediados del siglo pasado. La magnífica puerta de madera labrada a dos hojas, es la original, y al lado oriente del muro de cantera se lee una leyenda en azulejo que dice así: “En este templo edificaron los Curas Miguel u José Joaquín Hidalgo, 1794. Soc. Amigos de San Miguel”.


Altares


El retablo del altar mayor, es de estilo neoclásico. Está completamente descubierta toda la cantera de los fondos, de las hornacinas y de las pilastras que hacen desde arriba hasta abajo un agradable conjunto; las molduras, las estrías, los basamentos y los capiteles están cubiertos totalmente de oro fino.


Las gradas del altar y la mesa en donde se celebra el santo Sacrificio de la Misa, son de mármol rojo traído de Italia; y las gradas y el piso del presbítero son de calcedonia.


La imagen del Arcángel San Miguel es una escultura muy antigua, probablemente a primera que tuco la parroquia.


El Camarín del Señor Ecce Homo


Es una de las mejores obras arquitectónicas de San Miguel de Allende. Está detrás del altar mayor y su construcción empieza con una cripta de bóveda plana con ligeras aristas a los lados que descansan en las fuertes pilastras.


La imagen del Señor Ecce Homo, fue la primera imagen traída a San Miguel de Allende. Tuvo cofradía y gran devoción y se le construyó un primer templo en donde ahora está el Oratorio de San Felipe Neri.


Se dispuso que la imagen fuera trasladada a la parroquia en un Camarín. El encargado de hacer esa obra, fue el arquitecto Eduardo Tresguerras, en el año de 1786.


El Camarín es de forma octagonal y tiene una bóveda colgante sobre el cual descansa la bóveda definitiva. En el fondo está el altar neoclásico con un nicho que tiene siempre la imagen del Señor Ecce Homo.


Fuentes: Ciudad y Poder, Secretaría de Cultura, Asociación de Cronistas de Guanajuato, Grupo Editorial Centenarios-Kiosco de la Historia.

Entradas destacadas

1/2