Obra de Tata Vasco en Irapuato

Otras Notas: 

El municipio de Irapuato además de tener presente al Tata Vasco en la estatua que se encuentra frente al Templo del Hospitalito, lo volvió parte de:

 

A) Su escudo:

 

En el año de 1947, se lanzó la convocatoria para la elaboración de un escudo, que pudiera aplicarse y representar, a este núcleo urbano-humano.

 

El escudo está diseñado para representar icnográficamente las especificidades a Irapuato según se entendía su formación y desarrollo en esa época. Su barroquismo de diseño expresa el estilo usado en heráldica durante los siglos XVII y XVIII.

 

Está divido en cuatro cuadrantes, cada uno con color propio y característico indicando lo siguiente:

 

1. Superior izquierdo:

 

Presenta cuatro cascos metálicos significando a los primeros españoles que arribaran a estas tierras a mediados del siglo XVI y a los cuales se supone el hecho de haber sido nombrados capitanes. El centro es dominado por el escudo episcopal de Don Vasco de Quiroga a quien la tradición le atribuye la fundación local y construcción de un Hospital de Indios cuyo único testimonio presente lo sería, si no la obra material del actual templo Del Hospitalito, sí su nombre que contiene esa tradición oral. El fondo de este cuartel es el rojo (gules) significando osadía, fortaleza y victoria.

 

2. Superior derecho:

 

Sin fundamento histórico, el león alado representado en este cuartel representa al evangelista San Marcos, supuesto patrón de la ahora ciudad. En la parte superior aparecen las siglas KV, indicando las iniciales de Karolus Quinto, Carlos Quinto, y expresado este último por el dígito V, en latín o números romanos rey de España al nacer Irapuato y otorgador de estas tierras a los primeros españoles. Este cuartel tiene como color de campo el azul (azur) y significa caridad, verdad y lealtad.

3. Inferior izquierdo:

 

Este cuartel representa en su centro al accidente geográfico más característico del lugar: el cerro de Bernalejo el cual está ligado por la tradición con el inicial asentamiento y desarrollo de los primeros habitantes americanos naturales en el lugar. Los dos lagos, con tulares, significan la relación que con el agua siempre ha tenido Irapuato demostrado con ríos y lechos de arroyos y lagunas que se encuentran en la región. Las dos casitas expresan unos de los dos significados toponímicos que se le otorgan a la palabra Irapuato y es el de “lugar de casas bajas” aludiendo a las innumerables chocitas que existirían durante la época prehispánica. Los colores de este cuartel son los naturales.

 

4. Inferior derecho:

 

Dos brazos entrecruzados dominan este cuartel simbolizando, uno, con la hoz, el desarrollo agrícola de la región, fundamento y base de Irapuato, ayer y hoy; el otro, sostiene el símbolo del dios griego Mercurio significando al comercio. De ambos brazos se desprende una cadena de la cual pende una rueda dentada la cual significa el desarrollo industrial local. Así, quedan representados los tres elementos que soportan la economía local. Las bandas onduladas y las líneas del horizonte representan la equidistancia local con los dos océanos. Igualmente, la rosa de los vientos simboliza el lugar preeminente de que goza como centro geográfico de la república. El color de este cuartel es el verde (sinople) que significa amistad, servicio y fe.

 

El dorado sol que remata al conjunto significa abundancia, claridad, riqueza y amistad. Se liga con el pasado al recordar el sol que, labrado, acompaña a la escultura de la Inmaculada Concepción que se centra en la gran concha que cubre la fachada del templo del Hospitalito, en una alegoría icnográfica claramente bíblico-mariana.

 

El listón con su lema latino AD AUGUSTA PER ANGUSTA significa lo que Irapuato –los irapuatenses—desearían como expresión de su alta intencionalidad: hacia lo más elevado, lo más alto, por medio de lo angosto, lo difícil, las penalidades. Este tema lo elaboró para el escudo el distinguido catedrático e historiador guanajuatense Don Fulgencio Vargas.

 

B) Templo del Hospitalito

 

Es el templo más antiguo de la ciudad, conocido coloquialmente como “El Hospitalito” por haber sido la capilla anexa al Hospital de Indios que según señala la tradición oral fue construida por mandato del primer obispo de Michoacán, Don Vasco de Quiroga o el “Tata Vasco”.

 

Fue erigida en el año de 1550, su interior fue completado hasta 1713 y la fachada terminada en 1733. Su nombre original fue Templo de Nuestra Señora de la Misericordia de los Indios Tarascos, primera patrona de la ciudad. El templo sufrió varias reconstrucciones en los años: 1713, 1733, 1968 y 1978.

 

Representa el nacimiento de lo español de Irapuato y es un gran ejemplo del barroco. Su interior muestra la escultura, hecha de pasta de caña de maíz, de Nuestro Señor de la Humildad rebautizado localmente como de la Misericordia. En él se encuentra una escultura de la Virgen María a quien está dedicado el templo: Nuestra Señora de la Misericordia.

 

C) Presea  Vasco de Quiroga

“Primero lo humano, después lo sobrenatural” Vasco de Quiroga

 

Dentro de los festejos del aniversario de la fundación de Irapuato, cada año, desde 1974, se reconocen a los irapuatenses por su labor altruista y que ponga en alto el nombre de este municipio con la presea del Vasco de Quiroga.

 

 La presea es el más grande reconocimiento que hace el municipio de Irapuato a la sociedad.

 

El Instituto Municipal de Cultura, Arte y Recreación de Irapuato (IMCAR) dice que la fuerza y tenacidad del trabajo de “Tata Vasco”, en beneficio de los más vulnerables, trasciende el binomio: espacio - tiempo, al ser parte íntegra de los individuos que comparten sus ideales y lo han manifestado en nuestra ciudad a través de su historia: como lo fue el Br. Juan de Villaseñor y Bravo al destinar semanalmente maíz, durante la hambruna de 1749; el fortalecer la educación a la niñez irapuatense sin discriminación de raza, por parte de Dn. Ramón Barreto de Tábora (1804), don Gabino Chávez y doña Josefa Vargas, fundan “Las religiosas del Sagrado Corazón de Jesús” para la educación de los irapuatenses; doña Guadalupe Chávez de Vargas, fundadora del hospital civil (1905), son sólo una muestra de los muchos irapuatenses que siguen la obra de “Vasco”. “Primero lo humano…”, fue, es y será la razón de quienes reciban el “Vasco de Quiroga”.

Fuentes de la investigación Vasco de Quiroga:

 

  • Editorial Centenarios