Vasco de Quiroga llega

a la Nueva España

Vasco de Quiroga llegó a la Nueva España en enero de 1531, con la clara misión de organizar a los pueblos conquistados nueve años antes por Hernán Cortés.

 

Al informar respecto a la colonia, que entonces sufría una situación caótica, en su carta al Consejo del 14 de agosto de 1531, Quiroga explicó el hambre y desamparo de mujeres y niños indígenas que recorrían las calles y mercados de la ciudad.

 

Al año siguiente de su llegada, Quiroga propuso al Consejo de Indias la necesidad de ordenar la vida de los naturales agrupándolos en poblaciones.

 

Vasco de Quiroga defendió siempre el trato pacífico a los indios en vez de los métodos impositivos de la fuerza; consideró que las buenas obras era el mejor sistema para retener y convertir.

                                                        

Pronto se adentró en los problemas sociales de la Nueva España: "encontró mucho que admirar en los indios. Le atraían sus naturales y sencillas virtudes -humildad, obediencia, pobreza, desprecio del mundo y falta de interés en el vestido-. Para él eran como los apóstoles que iban casi descalzos... eran como una tabula rasa y como una muy suave cera lista para recibir cualquier impresión..."

 

Fundador de Hospitales para los indios

 

Fueron años heroicos y difíciles de acomodación. En Nueva España, Vasco de Quiroga se enfrascó en largos litigios en cuanto a la protección y defensa de los naturales. Quizás entre los pleitos más conocidos están los que tuvo a favor de los hospitales-pueblo que consideraba indispensables para solucionar la situación reinante.

 

Aprovechando la ingenuidad del indígena, Quiroga quiso modelar una nueva sociedad, libre de decadencias occidentales; para ello, y por cuenta propia, se lanzó a un experimento social y adquirió con su dinero unas tierras cercanas a la ciudad de México, ahí fundó el primer hospital que denominó Santa Fe de los Altos.

 

Los naturales empezaron a poblar sus alrededores y los españoles se dirigieron por ello a la Audiencia para responsabilizar a Quiroga del despoblamiento que sufría gradualmente la capital mexicana.

 

En 1533 la Audiencia encargó a don Vasco una visita a Michoacán para poner término al desorden que venía sufriendo esa tierra, tiempo que aprovechó para fundar otro hospital, el Santa Fe de la Laguna a poca distancia de Pátzcuaro; a principios del año siguiente regresó a México.

Otras Notas: